Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

Algunos adolescentes no tendrán ningún problema de seguir con sus pediatras hasta que lleguen a la universidad. Otros desearán cambiar de médico, quizá como una manera de anunciar su autonomía y madurez. Varios pediatras han creado áreas de espera separadas para sus pacientes de mayor edad, decoradas con carteles que dan importantes mensajes de salud a la juventud. Además también puede encontrarse a sí mismo en el mercado en busca de un nuevo pediatra ya que su empleador cambió de compañías de seguro o su médico actual sale del plan de atención administrada que necesita que los miembros permanezcan dentro de su red de profesionales aprobados.

Cualquiera que sea la razón, si está en busca, un buen lugar para empezar es American Academy of Pediatrics. Otra de las fuentes potenciales de recomendaciones incluyen el departamento de pediatría en los centros médicos cercanos, la sociedad médica de su estado, el enfermero de la escuela, médicos y, por supuesto, la familia, amigos, vecinos y compañeros de trabajo.

Una vez que haya reunido una lista de nombres, llame al consultorio del pediatra prospecto para programar una sesión para conocerse. Invite a su adolescente para que le acompañe. La reunión frente a frente le dará una visión sobre la filosofía y método integral del pediatra. Hemos sugerido la preparación de una lista de preguntas anticipadas, tales como:

  • ¿Hace cuánto tiempo que es pediatra?
  • ¿Está usted certificado por la junta de American Board of Pediatrics?
  • ¿Es usted miembro del grupo que se subespecializa o está interesado en la medicina para adolescentes?
  • Aproximadamente ¿qué proporción de sus pacientes son adolescentes?
  • ¿Cuál es su política con relación a la confidencialidad?
  • ¿Hay algo que le gustaría saber sobre mi familia?

No dude agregar cualquier otro tema que considere importante. Posteriormente, discuta sus impresiones con su cónyuge (y su adolescente, si está presente). ¿Respondió el pediatra sus preguntas de forma clara, atenta y a conciencia? ¿Fue un buen oyente? Sobre todo, ¿se sintió cómodo al hablar con él y puede imaginarse que se establezca una buena relación con su hijo o hija?

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.