Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

¿Está bien llamar al pediatra de mi hijo incluso si no estoy seguro de si mi hijo está enfermo?

Atención de rutina

Siempre debe sentirse libre de llamar al consultorio de su pediatra, incluso si es por temas de rutina, como medicamentos, enfermedades menores, lesiones, cuestiones relacionadas con el comportamiento o incluso consejos sobre la crianza de los hijos. Sin embargo, recuerde que es posible que su pediatra no pueda responder sus preguntas sin antes ver a su hijo.

Atención de urgencia

A veces, es difícil decir qué tan enfermo está su hijo. Sin embargo, por lo general, no es necesario obtener atención de urgencia ni ir al hospital por un simple resfriado o tos, diarrea leve, estreñimiento, berrinches o problemas para dormir. Pero si su hijo tiene alguno de los siguientes síntomas, comuníquese para averiguar si debe verlo un médico:

  • Vómitos y diarrea que duran más de algunas horas en un niño de cualquier edad.
  • Erupción, especialmente si también hay fiebre.
  • Cualquier tipo de tos o resfriado que no mejore en varios días, o un resfriado que empeore y esté acompañado de fiebre.
  • Cortes que puedan necesitar puntos.
  • Cojera o incapacidad de mover un brazo o una pierna.
  • Dolor de oído con fiebre, no poder dormir ni beber líquidos, vomitar, tener diarrea o actuar como si estuviera enfermo.
  • Secreción de un oído.
  • Dolores graves de garganta o problemas para tragar.
  • Dolores punzantes o persistentes en el abdomen o el estómago.
  • Dolor que empeora o que no desaparece después de varias horas.
  • Una temperatura rectal de 100.4 °F (38 °C) o más alta en un bebé menor de 2 meses.
  • Fiebre y vómitos repetidos al mismo tiempo.
  • Sangre en la orina.
  • Diarrea con sangre o diarrea que no desaparece.
  • No beber líquidos durante más de 12 horas.

Atención de emergencia

Llame al 911 (o a su número de emergencia) en el caso de cualquier niño que esté gravemente enfermo o lesionado, o si su bebé o su niño tienen alguno de los siguientes síntomas:

  • Sangrado que no se detiene aplicando presión directa sobre la herida.
  • Sospecha de intoxicación (llame a la línea de ayuda por intoxicación al 1-800-222-1222).
  • Convulsiones (sacudidas rítmicas y pérdida de la conciencia).
  • Dificultad para respirar.
  • Piel o labios de color azul, púrpura o gris.
  • Rigidez en el cuello o erupción con fiebre.
  • Lesión en la cabeza con pérdida de la consciencia, confusión, vómitos o piel con feo color.
  • Pérdida repentina de la energía o incapacidad de moverse.
  • Pérdida del conocimiento o falta de respuesta.
  • Actuar de manera extraña o volverse más retraído y menos alerta.
  • Un corte o una quemadura que sean grandes, profundos o que involucren la cabeza, el pecho, el abdomen, las manos, la ingle o la cara.

Consejos para antes de  llamar a un médico y durante la llamada

Es posible que su pediatra prefiera que, si tiene preguntas generales, llame durante los horarios de atención del consultorio. Algunos consultorios incluso tienen horarios especiales "para llamadas telefónicas". Antes de realizar la llamada, tenga preparado un bolígrafo y papel para escribir cualquier instrucción y pregunta. Es fácil olvidarse de las cosas, especialmente si está preocupado por su hijo. Durante la llamada, asegúrese de que su hijo esté cerca del teléfono, si es posible, por si necesita responder cualquier pregunta.

Además, esté preparado para brindar información sobre la salud de su hijo.

  • Fiebre Si usted cree que su hijo tiene fiebre, tómele la temperatura antes de llamar. Si su hijo tiene fiebre, anote la temperatura y la hora en la que la tomó.
  • Problemas médicos Recuérdele al médico los problemas médicos anteriores (como asma, convulsiones u otras afecciones). Este atiende a muchos niños por día, y es posible que no recuerde la historia clínica de su hijo.
  • Medicamentos Asegúrese de mencionar si su hijo está tomando algún medicamento, incluidos los fármacos recetados y los de venta libre, los inhaladores, los suplementos, las vitaminas, los productos a base de hierbas o los remedios caseros.
  • Vacunas Tenga los registros de las vacunas aplicadas al alcance de la mano. Estas son especialmente útiles si su hijo tiene una lesión que pueda requerir una vacuna antitetánica o si hay pertussis (tos ferina) en su comunidad.
  • Farmacia Tenga preparado el número de teléfono de su farmacia.

Si el médico necesita devolverle la llamada, asegúrese de estar disponible para recibirla. Desbloquee el "bloqueo de llamadas" de su teléfono y mantenga las líneas telefónicas abiertas para que su pediatra pueda devolverle la llamada de manera oportuna. No deje números de localizadores de personas. Si deja un número de teléfono celular, asegúrese de tener su teléfono celular prendido y de estar en un área donde pueda recibir llamadas.

 

Última actualización
9/16/2014
Fuente
You and Your Pediatrician (Copyright © 2002 American Academy of Pediatrics, updated 2/2009)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.