Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

Usted no tiene que renunciar a su control del aparato de televisión por su hijo. Estas son algunas sugerencias para ayudarle a mantener el equilibrio en el tiempo que su hijo ve televisión:

  • Establezca límites firmes sobre la cantidad de televisión que ve su hijo. Mantenga la planificación de tiempo para ver televisión a una o dos horas diarias. Normalmente, se deben completar las tareas escolares y las tareas de la casa antes de ver televisión, pero no debe utilizar la televisión como una recompensa. Proporcionar alternativas a la televisión, tales como deportes después del horario escolar, pasatiempos, tareas, actividades familiares, puede hacer más fácil la transición.
  • Anime y ayude a su hijo a planificar su tiempo de ver televisión por anticipado. Con su orientación él debe organizar su tiempo y elegir programas de las listas de televisión al inicio de cada semana. Mantenga las copias del horario familiar para ver televisión en lugares visibles (cerca de la televisión o en el refrigerador) para que sirvan como un recordatorio.

Evalúe los programas de televisión que su hijo mira. Siéntese y mire la televisión con él, y cuando aparezcan las representaciones de abuso sexual, de alcohol o de drogas, violencia o estereotipos negativos, utilícelos como un tema para la discusión familiar, ayudando a su hijo a poner esto en contexto. Utilice la televisión para promover el diálogo que pueda reforzar los valores familiares. Asimismo, guíe a sus hijos hacia convertirse en espectadores más críticos discutiendo el comportamiento y las actitudes de los personajes, así como los argumentos de venta en los anuncios: Los niños pueden querer los juguetes y los alimentos chatarra que se anuncian en la televisión, pero se les puede explicar cómo los anuncios están dirigidos a persuadir a la gente a comprar artículos que no necesitan o que pueden no ser buenos para ellos.

Cuando hay buenos programas al aire en un horario no conveniente, quizás la transmisión por televisión de programas educativos durante las horas de escuela, o programas que entran en conflicto con las actividades de la familia haga un video (si es que tiene acceso al equipo) para que su hijo lo pueda ver en una fecha posterior. Esto le demostrará su respeto por sus derechos a ver televisión y su voluntad para respetar el contrato o acuerdo que ustedes tienen sobre su tiempo de ver televisión.

Mantenga libros y revistas en el cuarto de la televisión, así como juegos de mesa. Haga viajes regulares a la biblioteca con su hijo y ayúdele a seleccionar libros para leer.

  • Ponga el ejemplo de conducta que desea inculcar. Los padres son ejemplos a seguir muy poderosos. Si quiere que su hijo lea más, esto es lo que debe hacer. Si le gustaría que su hijo salga al aire libre para realizar un poco de actividad física, invítelo a hacerlo como parte de un programa de ejercicios agradable para toda la familia.
  • No permita que se vea televisión durante la cena. La cena es a menudo el único momento en que las familias pueden estar juntas durante un período constante. Si el aparato de televisión está encendido al mismo tiempo, va a interferir o terminar la conversación.
  • No permita que su hijo tenga un aparato de televisión en su dormitorio. Él no solo va a tender a ver más televisión indiscriminadamente si hay un aparato de televisión en su habitación, con poca o ninguna supervisión de los padres de su elección de programas, sino que probablemente se va a aislar allí, reduciendo así el tiempo con la familia. Cuando un joven ve la televisión en su dormitorio, esto también puede reducir su sueño, causando problemas con la fatiga al día siguiente en la escuela.
  • Presione a sus estaciones locales de televisión para tener una programación dirigida a los niños y para deshacerse de los anuncios que encuentre ofensivos. Informe a los gerentes de las estaciones no solo lo que no le gusta, sino también lo que disfruta. Los buenos programas suelen tener bajas calificaciones pero las cartas de elogio los pueden mantener en el aire. Organizaciones como Action for Children's Television (46 Austin Street, Newtonville, ID 02160) han tomado un papel enérgico en tratar de mejorar la programación de televisión para niños.
  • Si la televisión se vuelve una fuente de tensión y conflicto, simplemente desconéctela por un tiempo. Algunas familias instituyen los días o semanas sin televisión. Los niños se vuelven muy creativos y ciertamente más disponibles cuando la televisión no está dominando su atención y tiempo.

 

Última actualización
11/1/2013
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.