Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Familiar

Si usted está buscando un niñero ocasional, es posible que decida emplear a adolescentes responsables del vecindario, por lo general adolescentes que están buscando ganar dinero adicional. Hay una ventaja cuando se tienen personas jóvenes como niñeros, ya que por lo general son activos, les gusta jugar, son amantes de la diversión y entretienen a sus hijos. La desventaja es que pueden ser menos estrictos que usted con la disciplina y es posible que no tengan experiencia para manejar situaciones complicadas. Si su hijo está cerca de los doce años de edad, va a necesitar a una persona considerablemente mayor para cuidarlo. Un adolescente solo uno o dos años mayor es posible que no tenga mucha autoridad. Asegúrese de hablar con los padres de cualquier adolescente que esté considerando contratar para tener una idea de cómo él o ella maneja la responsabilidad. También es una buena idea consultar con otras familias que han utilizado un adolescente para cuidar de sus hijos.

La mejor estrategia es elaborar una lista de tres o cuatro cuidadores de niños que conozcan a su hijo a quienes pueda llamar si su cuidador de niños regular está ocupado o enfermo. Asegúrese de que todos entienden las reglas que aplican para trabajar en su casa con relación a ver televisión, visitantes, fumar o beber, el uso del teléfono y sacar a su hijo de la casa.

Si necesita un cuidador de niños de manera más regular, deberá emplear a una persona mayor. Los anuncios del periódico, las agencias y las referencias son los medios más comunes de reclutar personas. A veces, las universidades locales tienen listas de los estudiantes interesados en cuidar niños. Y, ¿qué cualidades debe de estar buscando en este niñero? En general, él o ella debe ser maduro, confiable, amigable y agradable con los niños. Él o ella debe ser alguien con quien su hijo disfrute pasar tiempo. De hecho, a medida que su hijo crece, debe tener algo que decir sobre su selección de encargados del cuidado.

Entreviste a los solicitantes a profundidad para tener una idea de su confiabilidad y competencia. Pregúnteles sobre otros puestos que han ocupado, las edades de los niños que han cuidado y qué se incluía en sus responsabilidades. Averigüe sobre cómo ellos manejarían diferentes situaciones (por ejemplo, si su hijo no quiere hacer la tarea). Pregunte sobre actividades que disfrutan hacer con los niños. Si usted piensa que leer o cantarle a su hijo es importante, busque un niñero que disfrute de estas actividades. Explique detalladamente sus expectativas, por ejemplo, ¿el cuidado de los niños incluye la limpieza de la casa? Pida y revise cuidadosamente las referencias.  

Si hay una persona que sobresale entre las que ha entrevistado, pídale a él o ella que venga a una "visita" mientras usted está en la casa. Preséntelo(a) con su hijo y páguele por una hora de cuidado infantil mientras usted está allí para observar. Evalúe el primer encuentro para ayudarle a tomar la decisión final. Luego, pregunte a su hijo sobre el cuidador de niños y ponga atención a sus comentarios. Confíe en su intuición sobre si el cuidador de niños va a funcionar y siga sus instintos.

La tarifa por hora para el cuidado infantil varía de una comunidad a otra. En general, el pago debe aumentar con la responsabilidad y la competencia del niñero. Cuidar de varios niños o agregar las tareas de la casa al cuidado infantil, amerita una tarifa por hora más alta.

Algunas familias prefieren contratar un "au pair". Típicamente, esta es una persona en edad universitaria de otro país, que acepta vivir y trabajar en Estados Unidos por un período específico (usualmente un año). Si bien un au pair puede ser costoso, él o ella pueden brindarle riqueza cultural a su familia. Reconozca, sin embargo, que a muchas de estas personas se les tiene que brindar apoyo y asistencia para adaptarse a los Estados Unidos. Para encontrar un au pair, utilice una agencia que se especializa en estas colocaciones.  

Algunas familias desarrollan acuerdos de cooperación con vecinos y amigos de la familia que también tienen hijos. Las familias se turnan para proporcionar el cuidado infantil unas a otras. Incluso en estos casos, asegúrese de estar claro sobre las reglas que espera que se apliquen a sus hijos. También es útil dar un seguimiento a cuánto cuidado infantil está proporcionando cada familia para que ninguna de las familias sienta que el intercambio del servicio no es equilibrado.

Independientemente de la clase de cuidador de niños que seleccione, asegúrese de que la persona con quien deja a su hijo tiene una lista de todos los teléfonos de emergencia, incluyendo dónde poder localizarlo y los nombres y números de vecinos de confianza, familiares y el pediatra de su hijo. El número de la línea directa de emergencias (como el 911) en su localidad y el número del centro de control de envenenamientos, debe estar en o cerca del teléfono.

En las siguientes semanas y meses, supervise a su cuidador(a) de niños y compruebe si se lleva bien con su hijo. Trabaje con el cuidador(a) de niños para mejorar su entendimiento de su hijo. Dé asesoría y sugerencias pero también refuerce sus cualidades positivas.

¿Qué debe hacer si su hijo desafía la autoridad del niñero? Primero, averigüe exactamente qué ocurrió, hablando con el niño y el niñero. Luego, excepto circunstancias extraordinarias, apoye al cuidador de niños. Si no lo hace, su hijo perderá el respeto por el cuidador de niños y será mucho más difícil la próxima vez que usted salga de la casa. Sin embargo, si su hijo expresa un disgusto por un cuidador de niños o protesta cuando escucha quien lo va a cuidar, tome en cuenta sus opiniones e inquietudes con seriedad. Explore cuál es el problema y recuerde que con relación al cuidado infantil, la seguridad y bienestar de su hijo son la principal prioridad.

Finalmente, sea considerado con el tiempo de su cuidador de niños. Programe y (si es necesario) cancele con suficiente anticipación. Respete los deseos del cuidador(a) de niños para estar con su familia y amigos los días festivos y otras ocasiones especiales. Recuerde, un buen cuidador de niños es un recurso valioso.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Adapted from Caring for your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.