Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Para los niños que tienen vómitos , el principal riesgo es la pérdida de agua o deshidratación, especialmente si la fiebre ocasiona que suden más o siempre están perdiendo líquido a través de la diarrea. Cuando los vómitos son severos o prolongados, un niño puede perder sodio, potasio y cloruros. Estos minerales tienen un papel crucial en la transmisión de los impulsos nerviosos y la contracción de los músculos y en la regulación del balance de fluidos del cuerpo.

Mientras que no comer un tiempo de comida o dos no ocasionará daño a un niño saludable a parte de eso, es importante que un niño enfermo continúe tomando agua para atender las necesidades diarias normales, y para reponer la pérdida de líquidos y evitar la deshidratación. Los niños pequeños son especialmente susceptibles a la deshidratación debido a que son menos eficientes para conservar el agua que los niños mayores y los adultos. Además, un tamaño pequeño del cuerpo significa que se necesita menos pérdida de líquido para ocasionar deshidratación.

Ofrezca pequeños sorbos de agua o, si su hijo no tiene ganas de tomar, pequeños pedazos de hielo para chupar. Aumente hasta 1 oz cada hora, luego 2 oz cada hora hasta que el niño pueda tomar normalmente.

Su pediatra puede recomendar una solución de rehidratación comercial para ayudar a reemplazar la pérdida de sodio y potasio en un niño pequeño. Estos vienen en forma de líquido y helado para que a los niños les parezca más agradable. También garantiza que los líquidos se tomen lentamente. Los niños mayores pueden pedir bebidas deportivas comerciales, pero estas se deben usar con cuidado. Pueden reemplazar las sales, pero también contienen grandes cantidades de azúcar que pueden empeorar la diarrea. Un niño que desea un cambio del agua pura puede disfrutar tragos de jugo de fruta diluidos mitad y mitad con agua o agua mineral. Si su hijo está demasiado enfermo para tomar o está decaído o muestra signos de deshidratación progresiva como boca seca, menos lágrimas u orina con menos frecuencia, busque atención médica de urgencia. Comuníquese con su pediatra inmediatamente.

 

Última actualización
4/14/2014
Fuente
Nutrition: What Every Parent Needs to Know (Copyright © American Academy of Pediatrics 2011)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.