Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

La intoxicación alimentaria sucede luego de ingerir alimentos contaminados por bacterias. Los síntomas de la intoxicación alimentaria son básicamente los mismos que los de una infección gastrointestinal: calambres abdominales, náusea, vómitos, diarrea y fiebre. Pero si su hijo y otra persona que haya ingerido el mismo alimento tienen los mismos síntomas, es más probable que el problema sea una intoxicación alimentaria que una infección gastrointestinal. Las bacterias que causan la intoxicación alimentaria no se ven, huelen ni tienen sabor, por lo que su hijo no sabrá cuando las esté ingiriendo. Estos organismos incluyen:

Estafilococo aureus (Staphylococcus Aureus, Staph)

La contaminación de Staph es la principal causa de la intoxicación alimentaria. Estas bacterias por lo general provocan infecciones en la piel, tales como espinillas o furúnculos y se transfieren cuando los alimentos los manipula una persona infectada. Cuando los alimentos se dejan a una temperatura específica (100° F [37.8 Celsius]), generalmente más baja de la necesaria para mantener los alimentos calientes, la bacteria del staph se multiplica y produce un veneno (toxina) que no lo matará la cocción común. Los síntomas comienzan de una a seis horas luego de haber ingerido el alimento contaminado y las molestias duran por lo general un día.

Salmonella

Las bacterias de la Salmonella (existen muchos tipos) son otra de las principales causas de intoxicación alimentara en los Estados Unidos. Los alimentos contaminados más comunes son la carne cruda (incluyendo el pollo), los huevos crudos o poco cocidos y la leche sin pasteurizar. Afortunadamente, la salmonella se mata cuando los alimentos se cocinan completamente. Los síntomas causados por la intoxicación por salmonella comienzan de dieciséis a cuarenta y ocho horas después de comer y pueden durar de dos a siete días.

E. Coli

La Escherichia coli (o E. coli) es un grupo de bacterias que viven regularmente en los intestinos de niños y adultos. Pocas cepas de estas bacterias pueden provocar enfermedades relacionadas a los alimentos. La carne bovina molida poco cocinada es una fuente común de E. coli, aunque los productos crudos y el agua contaminada han causado algunos brotes.

Los síntomas de una infección incluyen por lo general desde diarrea (que puede ser de suave a grave) a dolor abdominal y en algunos casos, náusea y vómitos. Algunos brotes de E. coli han sido bastante graves y han ocasionado la muerte en casos poco comunes. El tratamiento óptimo para una enfermedad relacionada a E. coli es reposo y líquidos (para contrarrestar la deshidratación). Pero si los síntomas son más graves, debe consultar a su pediatra.

Clostridium Perfringens

Clostridium perfringens (C. perfringens) es una bacteria que se encuentra con frecuencia en el suelo, en agua cloacal y en los intestinos de humanos y animales. Usualmente la transfiere la persona que manipula los alimentos a los alimentos en sí, donde se multiplica y reproduce sus toxinas. C. perfringens se encuentra por lo regular en las cafeterías escolares dado que se desarrolla en los alimentos que se sirven en cantidad y dejan por largos períodos de tiempo a temperatura ambiente o en bandejas al vapor. Los alimentos involucrados con más frecuencia son la carne bovina, de aves de corral, salsas, pescado, guisos, estofados y burritos de frijol cocidos. Los síntomas de este tipo de intoxicación comienzan de ocho a veinticuatro horas después de comer y pueden durar de uno a varios días.

Shigellosis

Las infecciones de shigella , o shigellosis, son infecciones intestinales ocasionadas por uno o varios tipos de bacterias shigella. Estas bacterias pueden transmitirse mediante los alimentos contaminados y agua potable, así como por poca higiene (en centros de cuidados infantiles, por ejemplo). Los organismos invaden el revestimiento intestinal y pueden llevar a síntomas tales como diarrea, fiebre y calambres.

La shigellosis y sus síntomas generalmente se calman luego de cinco a siete días. Mientras tanto, su hijo deberá ingerir líquidos adicionales y (si su pediatra lo recomienda) una solución rehidratante. En casos graves, su médico puede recetar antibióticos, los cuales pueden disminuir la duración y la intensidad de la infección.

Campylobacter

Una de las formas de intoxicación alimentaria la provocan las bacterias Campylobacter, las cuales puede ingerir un niño cuando come pollo crudo o poco cocido o al beber leche sin pasteurizar o agua contaminada. Esta infección es común que lleve a síntomas tales como diarrea acuosa (y a veces con sangre), calambres y fiebre aproximadamente de dos a cinco días luego de que se consuman alimentos con los gérmenes.

Para diagnosticar una infección por Campylobacter, su médico hará que analicen un cultivo de una muestra de materia fecal en el laboratorio. Afortunadamente, la mayoría de los casos de esta infección siguen su curso sin ningún tratamiento formal, además de asegurarse de que su hijo beba líquidos en abundancia para reemplazar los líquidos perdidos por la diarrea. Cuando lo síntomas son graves, sin embargo, su pediatra puede recetar antibióticos. En la mayoría de los casos, su hijo volverá a la normalidad en dos o cinco días.

Botulismo

Esta es una intoxicación alimentaria mortal provocada por Clostridium botulinum. Aunque estas bacterias se encuentran normalmente en el suelo y el agua, la enfermedad que provocan es poco común dado que necesitan condiciones muy especiales para multiplicarse y producir veneno. El Clostridium botulinum se desarrolla mejor sin oxígeno y en condiciones químicas determinadas, lo cual explica porqué los alimentos enlatados inadecuadamente son los que con mayor frecuencia se contaminan y los vegetales bajos en ácido, tales como habichuelas o guisantes verdes, maíz, remolacha y arvejas o guisantes son los más comunes. La miel también puede estar contaminada y con frecuencia provoca enfermedades graves, particularmente en niños menores de un año de edad. Esta es la razón por la que no debe proporcionarse miel a un bebé menor de un año.

El botulismo ataca el sistema nervioso y provoca visión doble, párpados caídos, disminución en el tono muscular y dificultar para tragar y respirar. También puede causar vómitos, diarrea y dolor abdominal. Los síntomas se desarrollan de dieciocho a treinta y seis horas y pueden durar de semanas a meses. Sin tratamiento, el botulismo puede provocar la muerte. Incluso con tratamiento, puede causar daño a los nervios.

Criptosporidiosis

En situaciones muy poco comunes, una infección conocida como criptosporidiosis puede provocar diarrea acuosa, fiebre leve y dolor abdominal. Esta infección es de especial cuidado en niños que no cuentan con sistemas inmunológicos normales.

Otras fuentes de intoxicación alimentaria incluyen hongos venenosos, productos de pescado contaminados y alimentos con condimentos especiales. A los niños jóvenes no les preocupa la mayoría de estos alimentos, por lo que ingerirán muy poco de estos. Sin embargo, es muy importante estar consciente del riesgo. Si su hijo tiene síntomas gastrointestinales inusuales y existe la posibilidad de que haya ingerido alimentos contaminados o venenosos, llame a su pediatra.

Tratamiento

En la mayoría de casos de enfermedades transmitidas por alimentos solo es necesario limitar por un tiempo la ingesta de alimentos y bebidas a su hijo. Por lo general, el problema se resolverá por sí mismo. Los bebés puede tolerar de tres a cuatro horas sin alimentos o líquidos; lo niños mayores, de seis a ocho. Si su hijo aún vomita y la diarrea no ha disminuido considerablemente durante este período de tiempo, llame a su pediatra.

Avise a su médico si su hijo:

  • Muestra síntomas de deshidratación
  • Tiene diarrea sangrante
  • Tiene diarrea continua con mucho volumen de agua en la materia fecal o diarrea alternada con estreñimiento
  • Probablemente fue envenenado por hongos
  • De repente se debilita, está adormecido, confundido o inquieto y siente hormigueos, se tambalea o tiene alucinaciones o dificultar para respirar

Indique a su médico los síntomas que tiene su hijo, qué alimentos ha ingerido recientemente y en dónde se obtuvieron. El tratamiento que le proporcione su pediatra dependerá de la condición de su hijo y del tipo de intoxicación alimentaria. Si está deshidratado, se recetará una reposición de líquidos. A veces, los antibióticos son útiles, pero solo si se conocen las bacterias. Los antihistamínicos ayudan si la enfermedad se debe a una reacción alérgica a un alimento, toxina o condimento. Si su hijo tiene botulismo, necesitará hospitalización y cuidado intensivo.

Prevención

La mayoría de enfermedades transmitidas por alimentos pueden prevenirse si se observan las siguientes directrices.

Limpieza

  • Sea especialmente cuidadoso al preparar carnes crudas y de aves de corral. Luego de lavar la carne a fondo, lave sus manos y las superficies que estuvieron en contacto con la carne cruda y de aves de corral con agua caliente y jabonosa previo a continuar con la preparación.
  • Siempre lave sus manos antes de preparar las comidas y luego de ir al baño o cambiar el pañal de su bebé.
  • Si tiene heridas abiertas o llagas en sus manos, use guantes mientras prepara los alimentos.
  • No prepare los alimentos cuando esté enfermo, principalmente si tiene náuseas, vómitos, calambres abdominales o diarrea.

Selección de alimentos

  • Revise cuidadosamente cualquier alimento enlatado (especialmente artículos enlatados en casa) por señales de contaminación bacterial. Vea si hay líquidos lechosos alrededor de los vegetales (deben ser claros), frascos rajados, tapaderas flojas y latas o tapaderas infladas. No use productos enlatados o enfrascados que muestren estos signos. Ni siquiera los pruebe. Deséchelos para que nadie más los ingiera. (Envuélvalos primero con plástico y luego en una bolsa de papel grueso).
  • Adquiera todas las carnes y mariscos de proveedores de confianza.
  • No use leche o queso crudo (sin pasteurizar) hechos con leche cruda.
  • No ingiera carne cruda.
  • No proporcione miel a un bebé menor de un año de edad.

Preparación y maneras de servir los alimentos

  • No deje alimentos preparados (especialmente los ricos en fécula), carnes cocidas o curada, queso o cualquiera con mayonesa a temperatura ambiente por más de dos horas.
  • No interrumpa la cocción de la carne o aves de corral para terminarla después.
  • No prepare alimentos de un día para otro a menos que se congelen o refrigeren de inmediato. (Siempre coloque los alimentos calientes en el refrigerador. No espere a que se entibien).
  • Asegúrese de que todos los alimentos se cocinen completamente. Use un termómetro para carnes para trozos grandes como asados o pavos y córtelo en pedazos para comprobar que estén listos.
  • Al recalentar comidas, cúbralas y recaliéntelas completamente.

 

 

Última actualización
4/1/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.