Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

​Para garantizar que los niños sean remitidos para que reciban una evaluación del TDAH que sea lo más confiable y completa posible, la AAP ha creado un sistema de diagnóstico y elaborado unas pautas para la evaluación y recomienda que los pediatras sigan los pasos descritos a continuación. Pueda que el pediatra de su hijo prefiera una variación a lo estipulado o un paso diferente (como hablar en persona o por teléfono con un profesor, o pedirle al maestro que escriba un informe breve en lugar de o además de llenar un cuestionario por escrito), pero en general se debe considerar cada uno de estos pasos.

  1. Los médicos de atención primaria deben recomendar una evaluación del TDAH para cualquier niño de 4 a 18 años de edad que tenga problemas académicos y de conducta significativos y síntomas de falta de atención, hiperactividad o impulsividad. El trastorno de déficit de atención con hiperactividad a menudo se hace evidente cuando un niño entra en un ambiente escolar estructurado, pero los síntomas pueden surgir antes del kínder o pueden no ser reconocidos hasta la adolescencia.
  2. Para hacer un  diagnóstico del TDAH, los médicos clínicos de atención primaria deben cerciorarse de que se hayan cumplido los criterios establecidos en el Manual de Diagnostico y Estadística de los Trastornos Mentales, cuarta edición, revisión del texto (DSMIV-TR) —incluyendo la documentación sobre el deterioro en varios ámbitos—con información obtenida principalmente de los informes de los padres o tutores y los profesores. El DSM-IV-TR es un manual publicado por la Asociación Psiquiátrica Americana que describe todas las enfermedades mentales en niños y adultos. La información obtenida de los padres, tutores, y los encargados del cuidado infantil debe ser la base para determinar si se cumplen los criterios del DSM-IV-TR. La más reciente revisión de este manual se llama DSM-V.
  3. En la evaluación del TDAH en los niños, los médicos clínicos de atención primaria deben incluir una evaluación de otras afecciones que pudieran ocurrir con el TDAH, incluyendo emocionales o de comportamiento (por ejemplo., ansiedad, depresión, oposición desafiante y trastornos de conducta), del desarrollo (por ejemplo, problemas de aprendizaje y trastornos del lenguaje) y de condiciones físicas (por ejemplo, tics, apnea del sueño).

 

Última actualización
5/6/2014
Fuente
ADHD: What Every Parent Needs to Know (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.