Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

La mayoría de adolescentes actúan impulsivamente de vez en cuando y los adolescentes son conocidos por preferir los placeres a corto plazo sobre los beneficios a largo plazo. Sin embargo, los adolescentes que sufren de TDAH hiperactivo-impulsivo o TDAH de tipo combinado pueden tener mucha más dificultad que otros para regular sus impulsos, incluso cuando saben que su comportamiento es autodestructivo. Al igual que cuando era más pequeño, su hijo puede actuar primero y pensar después, pero ahora las probabilidades son mayores y la impulsividad puede ocasionar potencialmente un abuso de sustancias, comportamiento agresivo, sexo sin protección, conducir descuidadamente u otras situaciones de alto riesgo. Incluso un comportamiento impulsivo menor, interrumpir a otros, movimientos inquietos en su escritorio, pueden ocasionar problemas académicos o sociales para su adolescente ya que otras personas pueden esperar un comportamiento más “maduro” a pesar de la presencia del TDAH.

Es importante que usted y su adolescente entiendan que tener un comportamiento impulsivo no es una falla moral de su parte, sino un aspecto de su TDAH que requiere atención especial durante este período. Su adolescente se beneficiará de aprender maneras para minimizar los efectos potencialmente dañinos de este comportamiento. Más adelante en este capítulo encontrará una cantidad de sugerencias que pueden ayudar a manejar la impulsividad en la vida personal, académica y social de su adolescente.

Dificultad para concentrarse y organizarse

Los adolescentes con un TDAH de tipo combinado o predominantemente distraídos por lo general no se concentran ni mantienen su atención tan bien como sus compañeros de clase. Algunas veces ellos pueden descubrir que es casi imposible enfocarse en una clase, tomar buenas notas o completar la tarea u otras asignaciones. Otras personas pueden clasificarlos como “caprichosos” o que “sueñan despiertos”, pero estos comportamientos son aspectos del TDAH, no comportamientos voluntarios o rasgos de su personalidad. Claramente, dichas dificultades pueden interferir con el deseo de su adolescente por tomar mayor control de su propio éxito académico. Él puede iniciar el año escolar determinado a llevar a casa una tarjeta de calificaciones “excelente” y no tener idea de por qué está luchando con sus calificaciones mucho más que sus compañeros. Una incapacidad para enfocarse también puede vencer sus esfuerzos por tener éxito socialmente o en un empleo. Ayude a su adolescente a comprender que es posible que necesite apoyo adicional para ayudarle a alcanzar las demandas mayores de la adolescencia y que este soporte temporal es un paso necesario a lo largo del camino hacia la independencia.

Problemas con la planificación a largo plazo

El surgimiento adolescente hacia la independencia está acompañado por una explosión de madurez que ayuda a la mayoría de adolescentes a alcanzar un objetivo eventual de personalización exitosa. Este desarrollo se centra en lo que se llaman funciones ejecutivas, la capacidad de planificar con anticipación, conceptualizar y asignar prioridad a los pasos necesarios para alcanzar un objetivo y moverse sistemáticamente y no de manera impulsiva hacia ese objetivo hasta que se haya alcanzado. Sin embargo, los adolescentes con TDAH, pueden retrasarse en esta forma de madurez. Como resultado, mientras que su adolescente puede tener tanta determinación como sus compañeros por “controlar su propio destino”, desear tener un empleo o presentar solicitudes para las universidades por su cuenta, posiblemente necesitará apoyo adicional para alcanzar estos objetivos. Hable con tiempo sobre lo que usted y otros pueden hacer para ayudarlo y apoyarlo a tomar los pasos que necesita para tener éxito. Ayúdelo a comprender que una clave para ser una persona verdaderamente autosuficiente incluye saber cuándo y cómo buscar ayuda, ya sea que involucre programar una reunión con su maestra, pedir a un asesor guía especial o utilizar a un entrenador para ayudarle a planificar y organizar sus tareas.

Baja autoestima

Los adolescentes con TDAH pueden experimentar bastante dificultad en las áreas académicas, sociales o personales. Incluso con su apoyo y empatía, dichas experiencias pueden disminuir la autoestima y confianza de su hijo. La baja autoestima puede hacer que rechace el medicamento, que evite las actividades educativas especiales o que haga algo más que pueda hacer que se vea o se sienta diferente a sus compañeros. La falta de confianza también puede dejar a los adolescentes con TDAH más vulnerables a la presión de los compañeros en relación con el uso de drogas u otros comportamientos peligrosos mientras intentan probar que son tan “espectaculares” como todos los demás. Esta es una época en que los niños necesitan tener la capacidad de seguir sus pasiones e identificar las islas de competencia. Es importante respaldar estas pasiones, incluso si son actividades como videojuegos y considerar que estas actividades pueden representar que las destrezas del aprendizaje a través de la repetición y el trabajo duro traen su recompensa. Esto puede ayudar a los adolescentes a darse cuenta que son competentes y que pueden aprender cualquier cosa al aplicar la misma persistencia para la escuela, la música o cualquier otra cosa.

Problemas de independencia

Los adolescentes desean y esperan asistir a fiestas, obtener una licencia de conducir y en general disfrutar de cantidades cada vez mayores de privacidad e independencia con cada año que pasa. Aún así es importante que usted y su adolescente comprendan que tener TDAH potencialmente puede hacer que algunas actividades sean más riesgosas y es posible que estas se deban supervisar más estrechamente que en el caso de sus compañeros que no padecen de TDAH. Un adolescente que trata con falta de atención, por ejemplo, posiblemente tendrá que aceptar conducir un vehículo únicamente mientras su medicamento estimulante está haciendo efecto. Si los problemas de su hijo para completar las tareas han ocasionado notas deficientes o perdidas, es posible que necesite ayuda para revisar su trabajo cada noche para asegurarse que cumple con sus objetivos. Por supuesto, su adolescente probablemente resentirá y se resistirá a algunas de estas medidas potencialmente útiles, pero también confiará en usted para establecer y aplicar límites necesarios. Puede hacer que sea más fácil para él aceptar esta dependencia continua al resolver los problemas con él de una manera que respete sus necesidades asegurándose que se sienta invitado a ayudar a crear las reglas y rutinas que necesita.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
ADHD: What Every Parent Needs to Know (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.