Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

En pocas palabras, la terapia conductual/capacitación conductual para los padres consiste en un conjunto de procedimientos prácticos y probados diseñados para ofrecerle las estrategias necesarias para mejorar las interacciones familiares y la capacidad de su hijo para controlar su comportamiento.

La capacitación de los padres es solo un programa dirigido a capacitarles a ustedes, los padres, para manejar y formar con éxito el comportamiento de su hijo. Al centrarse menos en el estado emocional del niño y más en su comportamiento real, trata de convertir a los padres en los "terapeutas" de sus hijos, enseñándoles cómo fomentar y mantener comportamientos positivos, determinar qué comportamientos pueden ser activamente ignorados, y saber cuándo y cómo establecer y hacer cumplir las reglas.

Todas las formas de terapia conductual, incluyendo la capacitación para padres, comparten un conjunto de principios comunes y ofrecen una variedad de técnicas que pueden combinar diferentes formas para ayudar a aumentar las habilidades de un niño por la autorregulación. Un buen programa de capacitación para los padres debe ayudarle a

  • Adquirir una mejor comprensión de cuáles comportamientos son normales para su hijo.
  • Aprender a lograr interacciones consistentes y positivas.
  • Reducir las interacciones negativas, como discutir o tener que repetir las instrucciones constantemente.
  • Proporcionar consecuencias adecuadas para el comportamiento de su hijo.
  • Ser más comprensivo con el punto de vista de su hijo.
  • Ayudar a su hijo a mejorar sus habilidades para manejar su propio comportamiento.

¿Quién se beneficia más de la terapia conductual?

En la mayoría de los casos, cuanto más joven es el niño, más probabilidades hay de éxito en un programa de terapia conductual debido a que es más fácil cambiar conductas negativas que no han estado presentes durante mucho tiempo. (Sin embargo, incluso los adolescentes se pueden beneficiar de un enfoque conductual acertado y consistente). Debido a que la capacitación conductual para los padres requiere habilidades verbales suficientes para que su hijo entienda lo que le están diciendo, y para discutir sus patrones de comportamiento actuales y el plan para el cambio de comportamiento, por lo general se recomienda para las familias cuando el niño tenga al menos edad preescolar. Los niños que tienen problemas de conducta más graves pueden necesitar ayuda profesional adicional o un tipo de ayuda diferente para mejorar su funcionamiento.

La terapia conductual puede ser más eficaz en algunas situaciones cuando se usa con un medicamento estimulante que permite que el niño esté más atento a las técnicas que se introducen. La combinación de la administración de medicamentos con la terapia conductual puede, en muchos casos, aumentar modesta pero significativamente las posibilidades de que los padres y los maestros consideren el comportamiento de un niño como comparable a los niños que no tienen TDAH.

Para los niños que tienen TDAH sin condiciones coexistentes y que tienen un funcionamiento social adecuado y pocos problemas de comportamiento significativos, una administración de medicamentos bien planificada y supervisada puede ser la mejor opción de tratamiento. Para los preescolares, niños y jóvenes que tienen TDAH complicado por síntomas de oposición, funcionamiento social deficiente y problemas de comportamiento por prácticas de crianza subóptimas o negativas, una combinación de la administración de medicamentos y la terapia conductual ha demostrado ser la opción de tratamiento más eficaz. Para los niños pequeños y preescolares con comportamientos de oposición con o sin TDAH, la capacitación conductual para padres/terapia conductual es el tratamiento de primera línea sugerido.

Ya sea que su hijo tome medicamentos o no, la terapia conductual le puede ayudar a mejorar su relación con él. Los padres y los niños reportan una mayor satisfacción cuando la terapia conductual se incluye en su plan de tratamiento general, y en algunos casos, los beneficios de la capacitación para padres incluye el ser capaces de reducir la dosis del medicamento estimulante necesaria para lograr las metas conductuales propuestas. Un beneficio adicional de la capacitación para los padres es que los principios funcionan bien para todos los niños en la familia y no solo para los niños con TDAH, y adoptar un enfoque de crianza que utiliza estas técnicas puede llevar a mejorar las relaciones familiares en general.

Condiciones coexistentes y asuntos familiares

Si su hijo fue diagnosticado con TDAH y otras condiciones coexistentes, el pediatra le puede ayudar a determinar las prioridades de tratamiento conductual para su hijo en base a sus necesidades individuales. Por ejemplo, si su hijo fue diagnosticado con TDAH y también tiene ansiedad, ya sea la terapia conductual o la administración de medicamentos puede dar lugar a beneficios similares. Sin embargo, los niños con TDAH y trastorno de oposición desafiante o de la conducta pueden beneficiarse más del tratamiento que combina la administración de medicamentos y la terapia conductual en lugar de solo medicamentos. Si bien la terapia conductual intensiva es el tratamiento de primera línea y más eficaz para los niños con trastornos del espectro autista, los niños que tienen además síntomas de TDAH pueden necesitar un diferente enfoque con administración de medicamentos para estos síntomas que los niños que solo tienen TDAH. Los niños con TDAH y depresión severa pueden además requerir una administración de medicamentos diferente y un tipo diferente de plan de tratamiento conductual. La clase de capacitación para padres descrita en este capítulo puede ser adecuada también en estas situaciones.

Idealmente, en el momento en que su hijo fue diagnosticado con TDAH, se identificó también cualquier trastorno coexistente. Tenga en cuenta, sin embargo, que ciertas condiciones pueden pasar desapercibidas y solo surgen tiempo después. Si su hijo muestra síntomas que le hacen sospechar que tiene un trastorno de comportamiento perturbador, depresión o ansiedad, discuta sus inquietudes con el pediatra. Puede ser necesario reconsiderar su diagnóstico y las condiciones coexistentes y cambiar su plan de tratamiento como corresponda.

Las circunstancias familiares también pueden afectar su capacidad de obtener beneficios mediante el uso de las técnicas de terapia conductual. Si la comunicación entre los miembros de la familia es extremadamente difícil, usted está experimentando fuertes problemas matrimoniales o los miembros de la familia se enfrentan a varios problemas importantes, incluyendo cualquier forma de violencia familiar, la capacitación para padres podría no funcionar para usted. En estas circunstancias, reunirse con un psicoterapeuta para terapia familiar podría ser una estrategia más útil.

¿Dónde puedo encontrar un programa de capacitación para padres?

Si los programas de capacitación para padres existen en su comunidad y están cubiertos por su seguro médico, el pediatra de su hijo le puede dirigir al recurso adecuado. Verifique para asegurarse que el terapeuta o líder de la capacitación es un profesional de salud mental o médico calificado y que el programa sigue un formato sistemático adaptado específicamente para padres que tienen hijos con TDAH. Puede ser útil comprobar si un determinado terapeuta conductual está certificado por American Board of Professional Psychology. Su propio pediatra o recurso de salud mental, o los departamentos de salud mental, del desarrollo o conductual en el hospital infantil local, pueden ser capaces de ayudarle a encontrar algún recurso. Los mejores programas son los basados en la evidencia y que ya han demostrado ser eficaces a través de una investigación llevada a cabo cuidadosamente. Si bien hay programas de capacitación para padres menos estandarizados que pueden estar disponibles, pueden no ser tan útiles para las familias que tratan con el TDAH.

Algunas escuelas pueden ser capaces de financiar y capacitar a sus maestros en el uso de las técnicas de terapia conductual. Si el maestro de su hijo tiene la oportunidad de participar en dichos cursos, él y su hijo probablemente se beneficiarían enormemente. Mediante la participación en la capacitación para padres con su pareja y al compartir las estrategias de la terapia conductual con los otros encargados del cuidado de su hijo (incluyendo el maestro), puede ayudar a otros a apoyar los esfuerzos de su hijo para cumplir con los resultados objetivo que usted y el resto del equipo de tratamiento han identificado.

Si actualmente no hay programas formales de capacitación para padres en su comunidad, todavía puede aplicar estos principios a las características específicas de su propia situación y poder ser capaz de utilizar esta información para abogar por el desarrollo de estos servicios a través del pediatra de su hijo, su sistema escolar u otras agencias locales o grupos de apoyo. Tómese el tiempo para revisar la información que sigue en este capítulo y piense sobre las formas en las que puede ser capaz de incorporar estas prácticas en su vida diaria con su hijo.

 

Última actualización
8/29/2014
Fuente
ADHD: What Every Parent Needs to Know (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.