Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Aún no se ha identificado una única causa del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Se han mencionado, sin embargo, una serie de factores de riesgo que afectan el desarrollo y el comportamiento del cerebro, lo que en combinación puede producir los síntomas del TDAH. Entre los cuales se encuentran:

  • Factores genéticos
  • Variaciones en el temperamento (las diferencias individuales de un niño respecto a la reactividad emocional, el nivel de actividad, la atención y la autorregulación)
  • Las causas médicas (especialmente aquellas que afectan el desarrollo del cerebro)
  • Influencias ambientales para un cerebro en desarrollo (lo que incluye toxinas como plomo, alcohol y deficiencias nutricionales)

Algunas investigaciones muestran que los niños con TDAH pueden experimentar un retraso en la maduración normal de su cerebro. A pesar de los avances en la investigación de las causas del TDAH, ninguno de los hallazgos está listo aún para que los médicos lo utilicen para el diagnóstico del TDAH.

Los investigadores están seguros que el TDAH tiende a ser un rasgo de la familia. Los familia directa de las personas con TDAH tiene alrededor de 5 veces más posibilidades de padecer TDAH, así como un riesgo mayor de padecer los tan comunes trastornos que lo acompañan como ansiedad, depresión, discapacidades de aprendizaje y trastornos de conducta. Un gemelo idéntico está en un riesgo alto de compartir el TDAH de su gemelo, y el hermano de un niño con TDAH tiene cerca del 30% de posibilidades de padecer problemas similares. Aunque no se han identificado genes del TDAH, la investigación en esta área continúa y es probable que se encuentren varios genes que contribuyan a los síntomas del TDAH. Los estudios de imágenes cerebrales han encontrado algunas diferencias entre la anatomía del cerebro de los niños diagnosticados y de los no diagnosticados con TDAH, pero aún no ha surgido un patrón congruente de estos estudios.

El hecho de que los niños y los adolescentes respondan tan consistentemente a los medicamentos estimulantes y que esos medicamentos influyan en los sistemas biomédicos del cerebro, sugiere que las causas bioquímicas también pueden contribuir a los síntomas del TDAH. Esto continua en un área de investigación activa. En los próximos años, continuarán apareciendo herramientas más modernas para captar imágenes del cerebro, así como técnicas genéticas más sofisticadas que contribuirán a los procesos subyacentes del TDAH. Es poco probable que se identifique una única causa.

TDAH en el futuro

El trastorno de déficit de atención/hiperactividad es un trastorno complejo con diferentes desafíos que surgen en cada nueva etapa de desarrollo del niño. Los niños que están en riesgo de desarrollar TDAH generalmente padecen algunos síntomas desde la edad preescolar y continúan hasta la adolescencia e incluso hasta la edad adulta. El trastorno de déficit de atención/hiperactividad algunas veces es diagnosticado en niños en edad preescolar, que muestran niveles de actividad extremadamente altos e impulsividad. A medida que un niño crece y alcanza la adolescencia, las conductas asociadas con el TDAH pueden continuar y ser tan problemáticas como lo eran en sus primeros años de vida. Es posible que tenga dificultad para concentrarse y que sea desorganizado y se distraiga. Los problemas en los adolescentes con síntomas de TDAH probablemente se manifiesten de diferentes formas que en la niñez. La hiperactividad, por ejemplo, a menudo es el principal problema en la niñez pero disminuye y posiblemente ya no sea un problema en la adolescencia o en los primeros años de la edad adulta. La falta de atención y la impulsividad probablemente continúen y pueden afectar la experiencia educativa del adulto, la vida laboral y las relaciones. Las discapacidades de aprendizaje que estuvieron presentes durante la niñez también continúan existiendo en el futuro, así como cualquier problema emocional, de comportamiento y social que no haya sido completamente resuelto.

En un momento o el otro todos los niños y los adolescentes con TDAH pueden enfrentar algunos desafíos relacionados con las relaciones familiares, el estado entre sus compañeros, las destrezas sociales, los logros académicos, la autoestima, la autopercepción y otra lesión accidental. Con ayuda, sin embargo, los niños pueden aprender a manejar sus síntomas en la niñez así como a través de la adolescencia y en la edad adulta. El diagnóstico temprano y exacto es el primer paso para organizar un plan que puede hacer una diferencia para su hijo y su familia.

A medida que empieza a enfocarse en los problemas y los asuntos que enfrenta su hijo, no olvide apreciar y fomentar sus fortalezas y habilidades únicas y hacérselas saber. Un niño con TDAH (como todos los demás niños) no solo progresa con refuerzo positivo y elogio, sino también necesita desesperadamente conocer que sus síntomas no lo hacen "malo", "indisciplinado", "estúpido" o "perezoso", tal como a menudo está implícito. Educarlo sobre lo que el TDAH es, y lo que no es, le ayudará a superar cualquier comentario desalentador o desconfianza de sí mismo que pueda surgir. Cuanto más lo entienda, mayores son sus posibilidades de éxito.

Por último, los niños con TDAH con frecuencia crecen y llegan a ser adultos exitosos y felices.

 

Última actualización
11/4/2014
Fuente
ADHD: What Every Parent Needs to Know (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.