Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Informes escolares diarios

Los comentarios constantes de su hijo y la comunicación frecuente entre usted y su maestro son componentes necesarios para mantener a su hijo en el camino correcto y pueden hacer una enorme diferencia en qué tan rápido se ven los resultados positivos. Ambos objetivos se pueden lograr a través de los informes escolares diarios que completan los maestros o un registro diario de los comentarios de los maestros y los padres que su hijo mantendrá en su mochila. Un informe escolar diario es especialmente efectivo porque identifica las metas diarias de su hijo y le deja ver casi de inmediato qué tan efectivamente las cumplió y lo motiva para esforzarse más por alcanzar sus metas, a medida que recibe las recompensas acordadas por los buenos informes. Usted y el maestro de su hijo pueden encontrar que es mejor proporcionar algunas de estas recompensas en casa debido a que proporcionarlas en clase consume valioso tiempo de clases y algunas de las recompensas más eficaces (como el tiempo en el teléfono y la televisión) o consecuencias negativas (como la restricción de privilegios) no son posibles en la escuela. Su disposición para responder adecuadamente en casa puede aliviar la carga de trabajo del maestro y aumentar su voluntad para trabajar más de cerca con su hijo. Los refuerzos en el hogar también resaltan el vínculo entre el comportamiento que su hijo tiene en la escuela y en la casa.

Para desarrollar este tipo de informe escolar, usted y el maestro de su hijo primero tienen que seleccionar las áreas a mejorar. Se debe describir un número limitado de objetivos específicos de conducta o académicos en la forma más concreta posible, de manera que se puedan contar o medir ("completa al menos el 80% de su hoja de trabajo durante el tercer período" y no "continua con la tarea"). Entonces, estas metas se pueden traducir en puntos a marcar en el informe diario que su hijo lleva a casa de la escuela. Antes de usar el sistema de informe escolar, programe una reunión que lo incluya a usted, a su hijo y al maestro en la que expliquen a su hijo el proceso de un sistema de recompensas en casa que se establecerá para motivarlo. En las reuniones regulares de padres y maestros de todo el año escolar, usted puede utilizar los informes escolares acumulados para controlar el progreso de su hijo en cada tarea y modificar los puntos en la tarjeta cuando sea necesario. Para obtener más información sobre el establecimiento de un informe escolar diario escuela-casa, consulte en el sitio web sobre el Tratamiento integral para el trastorno del déficit de atención (Treatment for Attention Deficit Disorder, CTADD). Usted puede adaptar este formulario para adecuarse al comportamiento objetivo de su hijo y la cantidad de maestros que tiene. De nuevo, cuanto más precisos y cuantitativos sean los maestros al momento de hacer sus comentarios, más efectivos serán estos informes diarios para mejorar el programa de educación de su hijo.

Los maestros de su hijo pueden registrar observaciones más detalladas o solicitudes en un registro diario que su hijo llevará con él de la casa a la escuela y viceversa. También puede utilizar el registro diario para informarle al maestro de la recompensa por modificación del comportamiento o lo que su hijo recibió por su rendimiento escolar. Los informes escolares y un registro diario compartido son formas eficientes de mantenerse en contacto sin tener que programar reuniones constantemente. También pueden ayudar a su hijo a mantener sus objetivos en mente y a comprometerse más con su propio programa de educación.

Idealmente, este sistema de comunicación continua fomentará una relación de trabajo positiva entre usted y el maestro la cual puede ayudar su hijo a lograr sus objetivos. Sin embargo, usted puede encontrar que no está de acuerdo con el enfoque del maestro o se siente en conflicto de alguna otra manera. Si han intentado y fracasado en trabajar como equipo, considere pedir la mediación de su pareja, del director o el asesor de la escuela o incluso del pediatra o terapeuta de su hijo.

Algunos grupos locales de padres para la defensoría proporcionan miembros del personal para acompañar a los padres a la escuela y ayudarles a abogar por los servicios. El pediatra o terapeuta de su hijo puede ayudarle a ubicar este tipo de apoyo. Sin embargo, usted deberá sopesar los beneficios potenciales de este tipo de acciones contra la posibilidad de que el maestro pueda empezar a verle como un adversario en lugar de un compañero de equipo, una posición que va a disminuir su capacidad de abogar por su hijo. Para ayudar a evitar conflictos antes de que sucedan, asegúrese de expresar su apoyo al maestro y ayudarle de cualquier manera que pueda. Si usted está satisfecho con algunos aspectos de su trabajo, dígaselo a él y al director. Su atención positiva al maestro por lo general se traduce en atención positiva para su hijo.

Tareas

"¡No puedo esperar a que llegue el verano!" escribe la madre de un alumno de séptimo grado. "De repente la oscuridad se va, las discusiones se acaban, nos relajamos y recordamos lo mucho que nos podemos divertir como familia". Tratar con los problemas relacionados con las tareas puede ser uno de los elementos más estresantes y que consumen más tiempo a la familia en la crianza de un niño con TDAH. Tratar con éxito la elaboración de las tareas implica el desarrollo de destrezas de manejo del tiempo, organización y hábitos de estudio, utilizando técnicas de manejo de la conducta y la comprensión de los límites de su hijo y la tolerancia a la frustración.

Administración de medicamentos

Además de implementar las técnicas de capacitación conductual que pueden ayudar a su hijo a tener un rendimiento exitoso en la escuela, el maestro de su hijo es un recurso esencial para manejar con éxito los asuntos relacionados con la administración de medicamentos, al proporcionar información que puede ayudar al equipo de tratamiento de su hijo a decidir si se inicia con el medicamento, se ajusta la dosis, entre otros.

El pediatra de su hijo debe estar en comunicación estrecha con el maestro, debe llamarlo antes de cada visita de seguimiento o revisar la narrativa escrita actual del maestro o las escalas de calificación que reflejan el rendimiento académico, conductual y social de su hijo en la escuela. Los maestros deben estar enterados de lo que se espera que los medicamentos hagan y no hagan, así como los posibles efectos secundarios de determinado medicamento. El pediatra de su hijo debe proporcionarle al maestro folletos que expliquen los métodos de administración de los medicamentos así como los efectos positivos y los efectos secundarios.

Como padre, usted puede jugar un papel esencial en el manejo del caso al alentar esta comunicación entre el maestro y el médico de su hijo para asegurarse de que ellos pueden obtener la información que necesitan.

En la mayoría de los estados, un proveedor médico autorizado debe administrar los medicamentos a los estudiantes, a menudo el enfermero de la escuela, particularmente porque los medicamentos estimulantes se consideran legalmente como sustancias controladas. Debido a que muchos de los medicamentos estimulantes tienen "precio de reventa", normalmente no es apropiado (o legal) que su hijo o adolescente los lleven a la escuela o que se los autoadministre, incluso si una escuela en particular es indulgente en sus políticas.

Si los medicamentos se deben tomar durante el horario de la escuela, asegúrese de completar los formularios de consentimiento pertinentes para la administración de medicamentos y que el personal de la escuela sea informado de inmediato sobre cualquier cambio en la dosis y el horario de las dosis. Tenga en cuenta que existen varios medicamentos de acción prolongada para eliminar la necesidad de tomar medicamentos durante el horario de la escuela, lo que le permite a su hijo evitar los problemas de vergüenza, así como los asuntos de cumplimiento normativo asociados con la administración de medicamentos en la escuela.

Un entrenador/asesor personal

Si se puede decir que los padres y los maestros comparten un objetivo con respecto a los niños con TDAH, es que les ayudan a aprender a cómo manejar su propio comportamiento y vida académica para que puedan disfrutar de una vida adulta independiente y feliz. Al inicio, la mayoría de niños con TDAH requieren mucha vigilancia externa debido a que no pueden hacerlo por sí mismos. Gradualmente, con apoyo y estimula, empezarán a internalizar este rol.

En los últimos años, se ha desarrollado el concepto de "asesoramiento". La técnica implica la identificación de una sola persona para que sirva como el supervisor diario del niño, al hablar con él por un momento todos los días, preguntarle cuáles son sus tareas más importantes para ese día y como planifica lograrlas, y elogiarlo por esforzarse para lograr sus objetivos. Si bien los padres tienen tales conversaciones con sus hijos como una cuestión de rutina, alguien que no es el padre, como un empleado de la escuela, un vecino, un amigo de los padres, un compañero de clases responsable o incluso un estudiante universitario contratado o una persona jubilada, pueden a veces tener un mayor impacto simplemente por su condición de ser desconocidos.

La conversación diaria entre su hijo y su entrenador es breve y se puede llevar a cabo por teléfono. Se podría realizar en la mañana antes de que empiecen las clases, en la tarde antes de que el niño empiece su tarea o en cualquier otro momento que el niño sienta que es más adecuado. Su eficacia parece surgir de la combinación de asistencia práctica con apoyo emocional, así como la regularidad y fiabilidad de su presencia en la vida del niño. Si bien esta breve forma diaria de asesoramiento no reemplaza el rol de un padre, psicólogo, pediatra o efecto de un medicamento, puede hacer una diferencia sustancial en el rendimiento de un niño en la escuela. Además, se puede aliviar un poco de la tensión que pueda existir en las interacciones diarias entre padres e hijos cuando una parte neutral está ayudando a facilitar temas difíciles como el flujo de la tarea.

Cuando se reúna con el maestro de su hijo, considere pedirle que le recomiende a alguien en la escuela, un asesor, un oficinista o incluso un estudiante responsable que podría estar dispuesto a actuar como asesor de su hijo.

Apoyo en casa

No se puede negar que los niños con TDAH pueden hacer que la enseñanza, el aprendizaje e incluso jugar sean a veces más difícil. Tampoco hay duda que los niños con TDAH a menudo tienen un tipo especial de intensidad, energía y entusiasmo que puede mejorar la experiencia diaria de todos. A medida que usted apoya a su hijo a través de su carrera profesional, haga énfasis en enfocarse en estas cualidades positivas y pida a otros que lo hagan también. Su hijo tiene mucho que aportar a su salón de clases y a la escuela. Haga lo que sea posible para ayudar a mejorar su oportunidad de éxito en este ambiente desafiante pero potencialmente gratificante.

Cuando ingresan a la universidad, muchos estudiantes con TDAH se han acostumbrado a buscar apoyo externo, si es necesario, como, por ejemplo asesoría especial, entrenamiento en condiciones de pruebas o ambientes de estudio alterados y para adaptar su horario de medicamentos a las demandas del programa académico de cada semestre. Como estos estudiantes lo demuestran, la presencia del TDAH no significa el fin del éxito académico, pero es probable que requiera de una planificación cuidadosa, positiva y bien informada.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
ADHD: What Every Parent Needs to Know (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.