Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Cuando al TDAH lo acompaña el trastorno de oposición desafiante, trastorno de conducta y los trastornos en el estado de ánimo y de ansiedad, estas condiciones coexistentes pueden agravar los problemas conductuales que presentan los niños y adolescentes con TDAH y pueden contribuir a un comportamiento agresivo, poca tolerancia a la frustración, falta de flexibilidad, destrezas deficientes para la resolución de problemas, mayor dificultad en el cumplimiento de las instrucciones de los padres y conflictos familiares importantes. Cuando dichas condiciones están presentes, los enfoques de tratamiento adicionales pueden ser útiles.

Uno de dichos modelos, desarrollado por el Dr. Ross Greene, se conoce como el enfoque de solución de problemas en conjunto (Collaborative problem-solving, CPS). Este enfoque cognitivo conductual se deriva de algunos de los mismos fundamentos teóricos de formación de los padres, pero se centra más en ayudar a los adultos y niños a volverse competentes en la resolución de problemas en conjunto como medio para neutralizar los conflictos y enseñarles a los niños las destrezas cognitivas que les podrían faltar. A través de este enfoque conjunto, tanto el padre como el niño aprenden a resolver los problemas de una forma mutuamente aceptable.

Según este modelo, la forma en que los adultos solucionan los problemas con sus hijos es un factor importante que influye en la frecuencia y la intensidad de los arrebatos de oposición. El enfoque CPS describe 3 opciones básicas para la resolución de problemas que segura y previsiblemente están precipitando el conflicto entre adultos y niños:

  1. Imposición de la voluntad del adulto (resolución de problemas unilateral), a menudo acompañado por consecuencias impuestas por el adulto
  2. Solución de problemas en conjunto
  3. Aplazar la resolución del problema, al menos por ahora

La imposición de la voluntad del adulto es la causa más común de los arrebatos de oposición. Aplazar la resolución de un determinado problema elimina las expectativas de baja prioridad de los adultos, al menos temporalmente, de modo que el adulto y el niño pueden concentrarse primero en los problemas de mayor prioridad. Esta opción es eficaz para reducir la tensión entre el niño y el padre y disminuye los arrebatos explosivos. La segunda opción, la resolución de problemas en conjunto proactiva ayuda a los adultos a seguir sus expectativas conductuales sin aumentar la posibilidad de arrebatos de oposición. También brinda a los padres y a los hijos la enseñanza y práctica para controlar sus emociones, lidiar con la frustración y resolver los problemas de una manera realista y mutuamente satisfactoria. Las sesiones de tratamiento se enfocan en ayudar a niños y adultos a dominar con éxito el enfoque CPS.

Los adultos se consideran como "facilitadores" del proceso de colaboración para la solución de problemas. De hecho, a los adultos se les suele decir que su función consiste en (a) ayudar a sus hijos a reducir el riesgo de arrebatos de oposición en el momento y (b) ayudar a sus hijos a desarrollar destrezas para manejar la frustración y resolver los problemas a largo plazo. Se ayuda a los adultos a identificar los "problemas sin resolver" específicos que seguramente provocan episodios difíciles.

Los problemas comunes sin resolver incluyen lavarse los dientes, irse a dormir por la noche, despertarse por la mañana, las tareas, el tiempo de ver televisión, las elecciones alimenticias y la interacción con los hermanos. El proceso de identificación de problemas específicos sin resolver ayuda a los adultos a reconocer que el comportamiento desafiante de un niño es, de hecho, muy previsible y que los problemas que preparan el escenario para la conducta desafiante se pueden resolver de forma proactiva. Por consiguiente, en lugar de simplemente reaccionar ante los arrebatos al imponer consecuencias, se ayuda a padres a resolver los problemas que motivan esos arrebatos. En otras palabras, se recomienda fuertemente a los adultos que adopten una mentalidad de "prevención de crisis" en lugar de una mentalidad de "manejo de crisis".

Se ayuda a los adultos a dominar los "ingredientes" involucrados en la resolución de problemas en conjunto, que incluyen (1) lograr el entendimiento más claro posible de las inquietudes o perspectivas del niño acerca de un determinado problema sin resolver, (2) incorporar la inquietud o perspectiva del adulto acerca del mismo problema sin resolver y (3) aportar lluvia de ideas acerca de las soluciones que son realistas y mutuamente satisfactorias (es decir, que se abordan las inquietudes de ambas partes).

El enfoque CPS se diferencia de los otros programas de capacitación en el control de la ira y de resolución de problemas por su énfasis en ayudar a los adultos y niños a desarrollar las destrezas necesarias para resolver los desacuerdos en conjunto. El proceso de resolución de problemas en conjunto puede aplicarse justo en el momento en que la conducta de oposición esté a punto de suceder, pero es mucho más eficaz cuando los problemas que puedan provocar episodios de oposición se resuelvan de forma proactiva, con suficiente antelación y cuando todos los adultos en el hogar, e incluso los maestros, estén involucrados y capacitados. Para más información acerca de enfoque visite www.livesinthebalance.org.

Probablemente oiga o lea acerca de otros tratamientos orientados de manera conductual para el TDAH. Algunos con poca o ninguna evidencia de eficacia incluyen terapia cognitiva conductual (aunque esta puede ser muy valiosa para algunas de las condiciones coexistentes y promete un poco más para los adolescentes con TDAH), enseñanza de destrezas sociales, psicoterapia orientada al entendimiento y terapia de juego. Otras terapias alternativas, tales como la estimulación vestibular, la biorretroalimentación, los ejercicios de relajación, la biorretroalimentación electroencefalográfica y los ejercicios de integración sensorial, carecen del suficiente apoyo científico necesario para recomendarlas como tratamientos eficaces. Recuerde que estos tratamientos conductuales, al igual que el manejo de medicamentos, no son curativos. Además, nadie afirmaría que el TDAH se debe al aprendizaje deficiente o que varios meses de manejo de contingencias produciría beneficios sostenidos para los niños con TDAH una vez que el tratamiento se retire. Los enfoques conductuales son en gran medida un método para reorganizar los entornos por medios artificiales para obtener una mayor participación en las actividades principales de la vida.

Sin importar qué enfoque utilice en última instancia, busque la orientación de un profesional especialmente capacitado para proporcionar terapias conductuales eficaces. No todos los enfoques recomendados para el TDAH son útiles para los niños con TDAH, incluyendo la terapia de juego y la terapia de conversación, que no han demostrado ser eficaces en el tratamiento de los síntomas principales de esta afección. Además, recuerde que el TDAH es una afección altamente hereditaria, por lo que es probable que uno o ambos padres hayan tenido también algunas de las mismas dificultades que su hijo. Debido a eso, los resultados exitosos para su hijo pueden ser más difíciles de lograr. Las técnicas de terapia conductual pueden también ser más difíciles de usar si uno de los padres está deprimido, tiene otro problema emocional o de salud mental o si está bajo estrés excesivo. Esto es solo un recordatorio que cuidar de usted y de sus necesidades es una de las consideraciones primarias para ayudar a su hijo.

 

Última actualización
2/18/2014
Fuente
ADHD: What Every Parent Needs to Know (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.