Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Cuando sabe que los ácaros del polvo son una de las causas de los síntomas alérgicos de su hijo, es posible que desee utilizar la aspiradora cada vez que descubra una huella de polvo en los muebles. Pero es posible que aspirar no sea la solución. El uso de una aspiradora generalmente eficiente levanta nubes de polvo fino que pueden permanecer suspendidas en el aire hasta por 8 horas y empeorar los estornudos, la secreción nasal y la picazón. Es mejor esperar hasta que su hijo alérgico esté fuera de la casa, en la escuela, por ejemplo, antes de aspirar. O para evitar levantar polvo, invierta en una aspiradora con un filtro de partículas de aire de alta eficiencia (HEPA). Para mantener bajos los niveles de polvo en el hogar, limpie todos los pisos sin alfombra al menos una vez a la semana con un trapeador húmedo y utilice un paño húmedo para limpiar las superficies planas, persianas, cornisa de las ventanas y marcos de cuadros.

El aire acondicionado y mantener cerradas las puertas y ventanas son maneras efectivas de mantener su casa sin alérgenos e irritantes que ingresan por medio del aire del exterior. Aunque puede ser muy costoso instalar aire acondicionado en toda su casa, es posible que encuentre una manera económica de instalar una unidad en la habitación del niño alérgico. Esto puede ayudarle a dormir mejor durante la noche y disminuir los alérgenos cuando el conteo de polen es alto. Los filtros de aire acondicionado se deben revisar y limpiar con regularidad, y rociar con un aerosol antimoho para controlar el crecimientos de moho.

Las familias pueden descubrir que sus miembros alérgicos tienen menos síntomas cuando el aire de la habitación se filtra a través de un purificador de aire de HEPA. Sin embargo, la filtración de aire debe complementar, no reemplazar, las medidas para controlar ácaros. De hecho, los purificadores de aire no reducen significativamente la exposición a los ácaros y no se deben recomendar para el control de ácaros del polvo. Un purificador de aire de HEPA se puede instalar centralmente en un sistema de ventilación de aire forzado, o utilizar como una unidad portátil y dejarla encendida durante la noche en la habitación de su hijo (ver abajo). Cuando ejecuta una unidad de limpieza de HEPA en la habitación, asegúrese de que las ventanas y la puerta de la misma estén cerradas.

Caros del polvo al polvo

Los ácaros del polvo son la fuente principal de alérgenos en el polvo de la casa. Es difícil para muchas personas alérgicas aceptar que estas criaturas, invisibles excepto bajo un microscopio, puedan existir en grandes cantidades incluso en una casa completamente limpia. Algunos se convencen solo cuando los síntomas mejoran como resultado de las medidas de contención de ácaros.

Los ácaros del polvo son miembros de la misma familia que las arañas. Demasiado pequeños para ser observados a simple vista, encuentran una casa dondequiera que vivan los humanos. Los ácaros del polvo no piden mucho en la vida. Se alimentan con cualquier proteína que se les cruce en el camino y encuentran presas fáciles en las escamas de piel muerta que los humanos sueltan cada día. Aparte de esta simple dieta, solo necesitan una atmósfera húmeda moderadamente cálida, con una temperatura de 65 °F o más y humedad alrededor del 65%. La ropa de cama es el hogar ideal del ácaro del polvo; después de todo, la ropa de cama ofrece calidez, suficiente humedad, bastante piel y materiales fibrosos a los cuales los ácaros del polvo pueden adherirse con sus patas dentadas. También se crecen en muebles tapizados, ropa, juguetes suaves y alfombras.

El ácaro del polvo come y defeca partículas fecales que son aproximadamente del tamaño de granos de polen, y encuentran a otros ácaros del polvo con quienes se reproducen. Sus partículas fecales se incorporan al polvo de la casa en general para convertirse en la principal fuente de alérgenos. Eventualmente, a medida que mueren los ácaros, sus cuerpos secos, compuestos de proteínas alergénicas, también se unen al polvo. Con el tiempo, pueden sumarle muchas libras al peso de un colchón.

Mantenga bajos los niveles de humedad para disminuir la cantidad de ácaros

Los ácaros del polvo se reproducen cuando la humedad está alrededor del 75% al 80%. Estos diminutos primos de las arañas necesita agua para sobrevivir pero no tienen ningún medio de conservarla en sus tejidos. Cuando la humedad circundante disminuye debajo del 50%, los ácaros pronto se secan y mueren. De esta manera, reducir la humedad del hogar puede reducir drásticamente la población de ácaros del polvo. Un deshumidificador es útil para secar el aire. Tenga el cuidado de vaciar y limpiar minuciosamente el recipiente de agua diariamente para detener el crecimiento de los microscópicos ácaros.

El uso del humidificador puede estimular el crecimiento de ácaros y moho

Cualquier aumento de humedad, como cuando se utiliza un humidificador, estimulará el crecimiento de ácaros y moho en la habitación de su hijo. Si su hijo tiene problemas con el crup u otra dificultad respiratoria, pídale consejo a su pediatra acerca de la mejor manera de garantizar que el aire en la habitación está lo suficientemente húmedo para respirar cómodamente pero lo suficientemente seco para disminuir la cantidad de ácaros y moho.

 

Última actualización
11/4/2014
Fuente
Guide to Your Childs Allergies and Asthma (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.