Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

El asma es una enfermedad crónica de los tubos que transportan aire a los pulmones. Estas vías respiratorias se contraen y sus paredes se hinchan, se irritan y se inflaman. En pacientes con asma, las vías respiratorias siempre están irritadas e inflamadas, aún cuando los síntomas no siempre están presentes. El nivel y la severidad de inflamación de las vías respiratorias varía con el tiempo.

Los niños que padecen de asma pueden tener síntomas iniciales o estos pueden empeorar cuando se exponen a muchas sustancias al aire libre como

  • Polvo y ácaros del polvo
  • Cucarachas
  • Animales como gatos y perros
  • Moho
  • Humo de cigarros de segunda mano

Los niños con asma a la vez pueden ser sensibles a los resfriados y otras infecciones virales, aire frío y partículas o químicos en el aire. Las exposiciones continuas a estas sustancias no solo empeorarán los síntomas de asma, sino que a la vez aumentarán la inflamación de las vías respiratorias.

La inflamación ocasiona hipersensibilidad en las vías respiratorias y las vuelve “tensas”, con frecuencia se denomina “hiperreactividad”. Cuando las vías respiratorias son hiperreactivas, pueden desencadenar espasmos, ocasionando bloqueos y síntomas como dificultad para respirar, opresión en el tórax y disnea.

¿Quiénes padecen de asma?

El asma es una enfermedad común en la niñez. En los Estados Unidos, del 10% al 15% de niños en la escuela primaria padecen o han padecido de asma. El asma puede ocasionar muchas enfermedades y resultar en hospitalizaciones e incluso la muerte. El número de niños con asma está aumentando, y es posible que la cantidad de enfermedades debido al asma también esté aumentando en algunas partes del país. Las razones de estos aumentos no se conocen con exactitud; sin embargo, la contaminación del aire en el exterior y la mayor exposición a los alérgenos no son probablemente las causas.

Estudios recientes sugieren que con la frecuencia y anticipación que se exponga un niño a ciertas infecciones y animales puede influir en el desarrollo del asma. Por ejemplo, los niños que vienes de grandes familias, viven con animales o pasan una cantidad considerable de tiempo en guarderías durante el primer año de vida tienen menos probabilidades de desencadenar asma. Esta exposición temprana a los alérgenos comunes pueden en realidad protegerlo contra el desarrollo del asma.

Los estudios también han demostrado que la exposición de un niño a infecciones en los primeros años de vida puede determinar si desencadena alergias o asma. Al parecer algunas infecciones disminuyen el riesgo de desencadenar asma, mientras que una infección, virus sincital respiratorio, aumenta el riesgo.

¿Cómo se trata el asma?

Cualquier niño que tiene síntomas de asma más de dos veces a la semana debe recibir tratamiento. Uno de los tratamientos más importantes del asma es controlar la inflamación de fondo de las vías respiratorias. Esto se puede tratar con medicamentos o evitando los factores ambientales que ocasionan o empeoran la inflamación de las vías respiratorias.

Conocer las causas y desencadenantes del asma puede permitirles a las familias reducir o evitar estos desencadenantes y reducir la inflamación e hiperreactividad continua de las vías respiratorias. Esto puede reducir la severidad y frecuencia de los síntomas del asma y, con optimismo, la necesidad de tanto medicamento para el asma.

 

Última actualización
5/24/2013
Fuente
AAP Section on Allergy and Immunology (Copyright © 2003)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.