Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Las mascotas peludas se encuentran entre las causas más comunes y más poderosas de los síntomas de alergia. Sin embrago, la piel generalmente no es el único alérgeno. Incluso los animales con pelo corto que “no sueltan pelo” dejan un rastro de caspa y saliva.

Los gatos son generalmente más alergénicos que los perros. A pesar de que se dice que ciertas razas de perros son menos alergénicas que otras, los estudios no respaldan esa afirmación. Las comparaciones entre perros también muestran grandes diferencias en los niveles de creación de alérgenos entre los perros individuales de la misma raza. Los reptiles, peces y anfibios generalmente no son causantes de alergias.

Realizar ajustes

Para las familias con un miembro alérgico a un animal qué están muy encariñadas con sus mascotas, la idea de buscar otro hogar para una mascota es difícil de aceptar. Muchas prefieren quedarse con el animal y luchar contra los síntomas de la alergia. Si no puede apartarse de su mascota, al menos manténgala alejada de la habitación de su hijo alérgico, y barra, desempolve y aspire con frecuencia.

Otra solución puede ser mantener a su gato o perro permanentemente afuera de la casa con el refugio adecuado. Bañarlos semanalmente con agua tibia también a demostrado que disminuye los posibles alérgenos de la mascota, incluyendo animales que nunca salen de la casa, pero al hacer esto regular y constantemente no es con frecuencia realista. Mucho tiempo después de que el animal ha salido de la casa de la familia, los alérgenos animales pueden persistir debido al pelo y caspa que dejó.

Antes de considerar adquirir una nueva mascota…

Es poco aconsejable llevar a casa una mascota peluda si tiene fuertes antecedentes familiares de alergias y, consecuentemente, un alto riesgo de que los infantes y niños pequeños en su casa puedan desencadenar alergias. Es mejor esperar unos cuantos años y, entonces, si no hay señales de problemas y las pruebas de alergia de su hijo son claras, es posible que desee buscar una mascota. Intente exponer a su hijo a la mascota unas cuantas veces antes de llevarla a casa, solo para observar si existe algún síntoma de alergia que podría indicar que esta no es la decisión correcta para su hijo.

Una mascota doméstica puede ser injustamente culpada de ocasionar los síntomas de alergia. No expulse automáticamente a Fido a la casa de perro amenos que se le haya realizado la prueba a su hijo y los resultados sugieran que su hijo es alérgico a los animales.

Ocasionalmente, los síntomas que aparentemente ocasiona un perro pueden ser, de hecho, consecuencia de otras alergias, como polen o moho. Lo que sucede es que Fido y Félix exploran al aire libre, después entran nuevamente a la casa con una carga de gránulos de polen y esporas de moho en su pelo. Cada vez que la víctima de la fiebre del heno acaricia a la mascota, levanta una nube invisible de alérgenos que desencadenan los síntomas.

Sugerencias para controlar las alergias a las mascotas

Más del 70 por ciento de los hogares en los Estados Unidos tienen un perro o un gato, de acuerdo con el Colegio Estadounidense de Alergias, Asma e Inmunología (ACAAI). Las personas con alergias deben ser cautelosas al decidir qué tipo de mascota pueden llevar sin ocasionar daños a su casa. El ACAAI ofrece el siguiente consejo:

La exposición a las mascotas puede ocasionar estornudos y dificultad para respirar. Es posible que un estimado del 10 por ciento de la población sea alérgica a los animales, y del 20 al 30 por ciento de las personas con asma padecen de alergia a las mascotas.

Los mejores tipos de mascotas para un paciente alérgico son las mascotas que no tienen pelo o plumas, sueltan caspa o producen el excremento que crea los problemas alérgicos. Los peces tropicales son ideales, pero los acuarios muy grandes se pueden sumar a la humedad en una habitación, lo que puede ocasionar un aumento de moho y de ácaros del polvo en la casa. Entre otras mascotas hipoalergénicas se encuentran los reptiles y las tortugas, pero tenga en cuenta que las tortugas pueden dispersar salmonella, una enfermedad bacterial altamente contagiosa.

Si la familia no desea separarse de la mascota, al menos la debe mantener fuera de la habitación del paciente y, si es posible, afuera de la casa. Las personas alérgicas no deben acariciar, abrazar ni besar a sus mascotas debido a los alérgenos en el pelo o saliva del animal.

Las mascotas que viven adentro de la casa solo deben tener acceso a la menor cantidad de habitaciones posible. Sin embargo, aislar a la mascota en una habitación, no limitará completamente los alérgenos a esa habitación. Las corrientes de aire del aire acondicionado y de la calefacción dispersarán los alérgenos en toda la casa. Las casas con calefacción y aire acondicionado se pueden ajustar con un depurador de aire central. Esto puede eliminar cantidades significativas de alérgenos de mascotas de la casa. El depurador de aire se debe utilizar al menos cuatro horas al día. El uso de filtros de la calefacción y de aire acondicionado, y filtros de HEPA (detención de partículas de alto rendimiento) así como aspirar alfombras, limpiar paredes y bañar a la mascota con agua son todas las maneras de reducir la exposición al alérgeno de la mascota.

Cuando se trata de diagnosticar alergias a mascotas, la mayoría son muy obvias, los síntomas ocurren después de la exposición. Pero algunas veces la alergia es delicada. Se pueden realizar pruebas cutáneas o pruebas de sangre de alergias especiales, si es necesario, para confirmar la suposición de alguna alergia a animales. Una manera de confirmar el significado de la mascota como un alérgeno, es sacar a la mascota de la casa durante varias semanas y hacer una limpieza profunda para eliminar los residuos de pelo y caspa. Es importante recordar que pueden tomar semanas de limpieza profunda para retirar todo el pelo y caspa animal antes de observar el cambio en el paciente alérgico.

Es posible que las vacunas para la alergia (inmunoterapia) sean necesarias para las alergias a gatos o perros, particularmente cuando el animal no se puede evitar. Generalmente se suministran durante al menos tres años y pueden disminuir los síntomas de asma y alergia. Sin embargo, no se recomienda suministrarlas como tratamiento de rutina en niños para tratar la alergia a las mascotas. La evasión y separación de la mascota son el enfoque preferido.

 

Última actualización
12/5/2014
Fuente
Healthy Children Magazine, Allergy/Asthma 2007
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.