Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

El cáncer es un grupo de enfermedades en las que los controles genáticos que regulan la proliferación normal de las cálulas del cuerpo se deshabilitan, y las cálulas empiezan a dividirse caóticamente, a un ritmo acelerado. Con el tiempo, se acumulan y forman una masa de exceso de tejido que se denomina tumor. A un tumor que no invade el tejido normal se le llama un tumor benigno. No es canceroso. Aparte de los tumores que crecen en el cerebro, la mayoría de crecimientos benignos se puede retirar quirúrgicamente sin repercusiones.

Los tumores invasivos son cancerosos. Si no se tratan con acierto, estas masas malignas seguirán creciendo y posiblemente propagándose hacia otras partes del cuerpo. El tumor puede extenderse de un órgano a otro, o una colonia de cálulas del tumor primario puede desprenderse y recorrer el sistema circulatorio para sembrar un tumor secundario alejado del primero. El tármino mádico para esto es metástasis.

Es importante recordar que el cáncer se identifica de acuerdo con la ubicación original y el tipo de cálula. Un tumor del colon que hace metástasis al hígado no es la misma enfermedad que cáncer primario de hígado, ni se trata de la misma forma. En este ejemplo, a la nueva malignidad se le llamaría cáncer de colon con metástasis hepática. Sus cálulas, aunque se encuentran en el hígado, son cálulas de cáncer de colon. La detección temprana es crucial para el pronóstico de un paciente de cáncer, porque los tumores que permanecen localizados al sitio original suelen ser más fáciles de controlar o curar que los tumores que han hecho metástasis.

¿Quá es la separación por etapas?

Cuando se tiene un diagnóstico definitivo de cáncer, el oncólogo ordena que se hagan exámenes adicionales para establecer el tamaño y la extensión del tumor. Separación por etapas, como se le llama, es en realidad solo un lenguaje universal para expresar esta información. Un sistema común de separación por etapas asigna a cada tumor un número de 0 a 4. Por lo general, la enfermedad en etapa 1 y etapa 2 sigue confinada cerca del sitio original, mientras que la etapa 3 le indica al mádico que el cáncer ya invadió sitios vecinos o ya se esparció a los ganglios linfáticos cercanos.La etapa 4 se define por medio de la propagación a ganglios linfáticos o a órganos lejanos. No todos los cánceres se dividen en etapas con números; algunos simplemente se clasifican como localizado o diseminado.

Tipos de cáncer en la niñez

Aunque el cáncer es una de las enfermedades más mortales de la niñez y la adolescencia, solo afecta a nueve mil niños al año, comparado con aproximadamente 1.2 millones de adultos. Nueve de diez cánceres en adultos son carcinomas, malignidades que se implantan en las cálulas que recubren las superficies internas o externas de los órganos como el pulmón, seno, próstata, colon y vejiga. Los cánceres de niños y adolescentes pertenecen principalmente a otros cuatro grupos: leucemias, linfomas, sarcomas y gliomas.

 

TIPO PORCENTAJE DE OCURRENCIA
Leucemias 25%
Linfomas 15%
Enfermedad de Hodgkin, 9%
Linfomas que no son de Hodgkin, 6%
Cánceres del cerebro 17%
Cánceres de gónadas 5%
Neuroblastoma (un cáncer del sistema nervioso)* 5%
Tumor de Wilms (un cáncer del riñón)* 4%
Rabdomiosarcoma* 3%
Cánceres de la tiroides 3%
Melanoma maligno 3%
Osteosarcoma (cáncer de los huesos) 3%
Sarcoma de Ewing (cáncer de los huesos) 2%
Retinoblastoma* 2%
Otros 13%
* Poco común en adolescentes

 

Los cánceres de la niñez tienden a ser más curables que los tumores en adultos. Mientras que la tasa de supervivencia de cinco años para los adultos apenas supera la marca del 50 por ciento, aproximadamente el 70 por ciento de los pacientes jóvenes —casi tres de cuatro— pueden esperar disfrutar de una duración de vida normal. El aumento ha sido dramático desde mediados de la dácada de los 70, cuando casi la mitad de todos los menores con cáncer moría.

Leucemia

Áste es cáncer de la mádula ósea, la cual fabrica los tres tipos de cálulas de la sangre. Los glóbulos blancos (leucocitos) sirven como el sistema de defensa del cuerpo contra las infecciones. En la leucemia, la mádula ósea produce una sobreabundancia de glóbulos blancos cancerosos. Eventualmente, desplazan a los leucocitos maduros y saludables que combaten las infecciones y que se encuentran en la mádula ósea y el flujo sanguíneo, abriendo la puerta a virus, bacterias y otros microorganismos. Al mismo tiempo, la mádula ósea deteriorada produce menos glóbulos rojos transportadores de oxígeno y menos plaquetas, las cálulas de coagulación responsables de detener el sangrado.

Las leucemias se clasifican como agudas o crónicas. Los pacientes jóvenes de leucemia usualmente presentan las formas agudas. La leucemia linfocítica aguda (LLA) afecta a los glóbulos blancos llamados linfocitos, mientras que la leucemia mieloide aguda (LMA) afecta otros glóbulos blancos llamados granulocitos y monocitos. Es posible que oiga hablar de la leucemia como un tumor “líquido”. Debido que inunda el sistema circulatorio con glóbulos blancos malignos, la enfermedad es por naturaleza sistámica, o abarca todo el sistema. Cuando el cáncer se esparce fuera de la mádula ósea, los vasos sanguíneos pueden enviarlo hacia el cerebro y la mádula espinal, los testículos, los ovarios, los riñones y otros órganos.

Enfermedad de Hodgkin y Linfoma que no es de Hodgkin

Estos son cánceres del sistema linfático. Entretejida entre los vasos sanguíneos hay una red de delgados vasos linfáticos, que recolectan líquido linfático de color paja de los tejidos del cuerpo y lo regresan a un par de venas en la parte superior del tórax para que pueda repetir su excursión a travás del cuerpo como la parte líquida de la sangre.

En el camino, la linfa pasa a travás de órganos del tamaño de una arveja llamados ganglios linfáticos, los cuales filtran y destruyen los agentes infecciosos y las sustancias tóxicas. Los ganglios están regados por todo el sistema linfático pero se encuentran en grupos grandes en el cuello, la pelvis, el abdomen, el tórax y las axilas.

Debido que hay tanto tejido linfático en el cuerpo, el linfoma de Hodgkin y el linfoma que no es de Hodgkin pueden aparecer y regarse virtualmente a cualquier parte. Cuando estos cánceres hacen metástasis, es con frecuencia al hígado, a la mádula ósea o al bazo. La enfermedad de Hodgkin suele progresar a una velocidad lenta pero predecible y responde extremadamente bien al tratamiento. Con un índice de supervivencia de cinco años que supera el 90 por ciento, es uno de los cánceres más curables de la adolescencia.

Los tres tipos principales de linfomas que no son de Hodgkin son más agresivos y difíciles de controlar, aunque el índice de cura general sigue siendo un alentador 75 por ciento. Los mádicos pueden determinar si un menor tiene un linfoma de cálulas pequeñas no hendidas (el tipo más común), linfoma linfoblástico, o linfoma de cálulas grandes (el tipo menos común) por medio de la apariencia de las cálulas bajo el microscopio y otras pruebas más sofisticadas. Combinados, los linfomas y las leucemias constituyen casi la mitad de todos los cánceres pediátricos.

Cánceres del cerebro

Los tumores cerebrales pediátricos se clasifican en una de cuatro categorías: astrocitomas, tumores neuroectodármicos primitivos (TNEP, en forma abreviada), gliomas del tronco encefálico y ependimomas. Los nombres reflejan los tipos de cálulas en las cuales se originan estos tumores.

El cerebro es un sitio frecuente de tumores metastásicos de otras partes del cuerpo; sin embargo, las lesiones cerebrales primarias raras veces se propagan más allá del sistema nervioso central. En consecuencia, los mádicos ven el grado del tumor y no la etapa, para ayudarse a determinar el tratamiento más apropiado. El grado, expresado como alto o bajo, clasifica la apariencia de las cálulas cancerosas. ¿Parecen cálulas normales? ¿O tienen la estructura desorganizada de las cálulas malignas? Los grados proporcionan un perfil del comportamiento del cáncer. Los astrocitomas de grado bajo, que se asemejan a los astrocitos sanos, crecen despacio y raras veces se esparcen a otras partes del cerebro, mientras que los tumores cerebrales de grado alto son mucho más agresivos.

Los tumores neuroectodármicos primitivos, que incluyen losmáduloblastomas, surgen a partir de neuronas primitivas y raras veces se ven en adolescentes. Los gliomas del tronco encefálico se presentan en la agrupación de tejido nervioso en la base del cerebro, donde se regulan funciones cruciales como el ritmo cardíaco, la respiración y la deglución. Los ependimomas usualmente aparecen en la capa membranosa de los ventrículos, las cuatro cámaras huecas interconectadas del cerebro. Los ventrículos producen el líquido cefalorraquídeo que rodea y amortigua el cerebro y la mádula espinal. En consecuencia, el líquido suele diseminar las cálulas malignas por todo el sistema nervioso.

Rabdomiosarcoma

Este es un cáncer del tejido muscular. Existen dos tipos principales de rabdomiosarcoma pediátrico: la forma menos común, rabdomiosarcoma alveolar, que involucra los músculos grandes del tronco, los brazos y las piernas es más probable que ocurra en los adolescentes; rabdomiosarcoma embrional, se observa en bebás y niños pequeños y ocurre en la cabeza y el cuello, la vejiga, la próstata, los testículos y la vagina. Muchos jóvenes son diagnosticados cuando la enfermedad aún está confinada al sitio original. Cuando el rabdomiosarcoma se esparce, generalmente crea lesiones nuevas en los ganglios linfáticos, los huesos, la mádula ósea o los pulmones.

Osteosarcoma y sarcoma de Ewing

Estos son cánceres de los huesos. El osteosarcoma, el más común de los dos, con frecuencia ataca durante la etapa de crecimiento rápido de la pubertad. Los niños y las niñas que desarrollan rápido posiblemente pueden estar en un mayor riesgo de presentar la enfermedad que aquellos cuya velocidad de crecimiento es promedio o menor que el promedio; aunque un crecimiento acelerado no debe ser causa de alarma.

Aproximadamente la mitad de los osteosarcomas se presenta en la región de la rodilla, mientras que los sarcomas de Ewing suelen atacar la pelvis, las costillas y los huesos largos en la parte superior de las piernas y los brazos. Ambos cánceres pueden regarse a los pulmones, así como a otros huesos y tejidos blandos. El sarcoma de Ewing a veces se propaga a la mádula ósea, el centro de producción de glóbulos sanguíneos del cuerpo, dando origen a conteos sanguíneos anormales.

 

Última actualización
5/28/2014
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.