Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

 

Medicamentos

Los medicamentos de venta libre (over-the-counter, OTC) para la tos y los resfriados pueden causar efectos secundarios graves en los niños pequeños. Los riesgos de utilizar estos medicamentos superan cualquier beneficio de la reducción de síntomas. Por lo tanto, en octubre de 2008, la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) recomendó que nunca se administren medicamentos OTC para la tos y los resfriados a niños menores de 4 años. En el caso de los niños de 4 a 6 años, solo deben usarse si el médico de su hijo lo recomienda. Después de los 6 años, el uso de estos medicamentos es seguro, pero debe seguir las instrucciones de dosis que se encuentran en el envase. Afortunadamente, la tos y los resfriados pueden tratarse con facilidad en los niños pequeños sin utilizar estos medicamentos de venta libre.

Remedios caseros

Un buen remedio casero es tan seguro, económico y beneficioso como los medicamentos OTC. También se encuentra en casi todos los hogares. A continuación, se describe cómo puede tratar los síntomas de su hijo con remedios caseros simples pero efectivos, en lugar de medicamentos.

  1. Goteo nasal: Simplemente succiónela o sóplela. Recuerde que cuando la nariz de su hijo gotea como una canilla, esto significa que está eliminando los virus. Los antihistamínicos (p. ej., Benadryl) no son útiles para un resfriado corriente. Sin embargo, son útiles y están aprobados si el goteo nasal es provocado por alergias nasales (fiebre del heno).
  2. Nariz tapada: Haga enjuagues nasales.
    • Utilice un atomizador o gotas nasales de solución salina para aflojar la mucosidad seca, y después sople o succione la nariz. Si estos productos no están disponibles, el agua tibia funcionará bien.
    • Introduzca de 2 a 3 gotas en cada fosa nasal. Aplíquelas en un lado por vez. Luego, succione o sople la nariz. Los adolescentes simplemente pueden echarse agua tibia en la nariz. Repita los enjuagues nasales hasta que la mucosidad sea transparente.
    • Haga los enjuagues nasales siempre que su hijo no pueda respirar por la nariz. En el caso de los bebés que toman biberón o el pecho, utilice las gotas nasales antes de alimentarlos.
    • Las gotas y los atomizadores nasales de solución salina están disponibles sin receta en todas las farmacias. Para hacerlos usted mismo, agregue media cucharadita (2 ml) de sal de mesa a 1 vaso (8 oz o 240 ml) de agua corriente tibia.
    • Mucosidad pegajosa y persistente: Quítela con un aplicador de algodón húmedo.
    • Medicamentos: No existe ningún medicamento que pueda quitar la mucosidad o el pus secos de la nariz.
  3. Tos: Utilice remedios caseros para la tos.
    • Para niños de 3 meses a 1 año: Deles líquidos claros tibios (p. ej., agua tibia, juego de manzana). La dosis es de 1 a 3 cucharaditas (5 a 15 ml), 4 veces al día, cuando tenga tos. Evite la miel, ya que puede causar botulismo infantil. Si su hijo es menor de 3 meses, consulte con el médico de su hijo.
    • Para niños de 1 año o más: Utilice MIEL, de ½ a 1 cucharadita (2 a 5 ml), según sea necesario. Esta diluye las secreciones y afloja la tos. (Si no tiene miel, puede usar jarabe de maíz). Las investigaciones recientes han demostrado que, para reducir la frecuencia y la intensidad de la tos nocturna, la miel es mejor que los jarabes para la tos que se venden en las farmacias.
    • Para niños de 6 años o más: Utilice PASTILLAS PARA LA TOS para suavizar la garganta irritada. (Si no tiene pastillas para la tos, puede utilizar caramelos duros).
    • Espasmos de tos: Exponga a su hijo al vapor tibio de la ducha.
  4. Líquidos: Ayude a su hijo a tomar mucho líquido. Estar bien hidratado diluye las secreciones del cuerpo. Así es más fácil toser y soplarse la nariz.
  5. Humedad: Si el aire de su hogar es seco, utilice un humidificador. El aire húmedo evita que la mucosidad nasal se seque y lubrica las vías respiratorias. Dejar correr el agua tibia de la ducha durante un tiempo también puede ayudar a humedecer el ambiente.

No siempre se necesita tratamiento

  • Si los síntomas no le causan molestias a su hijo, este no necesita medicamentos ni remedios caseros. Muchos niños que tienen tos o congestión nasal están contentos, juegan con normalidad y duermen tranquilamente.
  • Trate los síntomas solo si estos causan molestias, interrumpen el sueño o realmente incomodan a su hijo (p. ej., en el caso de la tosecita).
  • Dado que la fiebre es beneficiosa, trátela solo si hace disminuir la actividad de su hijo o le causa alguna molestia. Por lo general, esto no ocurre hasta que la temperatura de su hijo llega a 102 °F (39 °C) o más.
  • El acetaminofeno (p. ej., Tylenol) o el ibuprofeno (p. ej., Advil, Motrin) pueden administrarse en estos casos, de manera segura, para tratar la fiebre o el dolor.

Resumen:

Si se necesita tratamiento para la tos y los resfriados, los remedios caseros pueden ser más efectivos que los medicamentos.

 

 

Última actualización
7/24/2014
Fuente
My Child Is Sick! Expert Advice for Managing Common Illnesses and Injuries (Copyright © 2011 Barton D. Schmitt, MD, FAAP)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.