Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Se ve y suena como resfriado, pero el virus sincicial respiratorio (VSR) se puede convertir en algo más. ¿Cuál es la diferencia? ¿Qué debe hacer al respecto? Y, ¿cuándo debe llevar su hijo al pediatra?

Janie, de dieciocho meses de edad se despertó con fiebre, congestión nasal e irritabilidad. Estaba tosiendo y su respiración parecía un poco forzada. Genial, otro resfriado, pensó su mamá.

Pero, es un resfriado o ¿podría ser el virus sincicial respiratorio (VSR)? Si su hijo está sano, igual que Janie, entonces el VSR podría solo producir los síntomas del resfriado común. También pueden ocurrir sibilancias y gruñidos con cada respiración o respiración rápida.

Cuándo es más que una preocupación

Pero, si un bebé prematuro, un bebé pequeño o un niño con una condición de salud que afecta los pulmones, el corazón o el sistema inmune se presenta con VSR, entonces el impacto puede ser mucho mayor. Los que están en alto riesgo podrían desarrollar bronquiolitis o neumonía. De hecho, el VSR es la principal causa de hospitalizaciones de bebés por bronquiolitis en los Estados Unidos, de acuerdo con Henry Bernstein, D.O. FAAP, Jefe de General Academic Pediatrics en Children's Hospital en Dartmouth y profesor de pediatría en Dartmouth Medical School.

“La pared torácica de un bebé no es muy dura porque no está bien desarrollada”, dice John Bradley, M.D., FAAP, Director, de Division of Infectious Diseases, Children’s Hospital San Diego. "Un niño mayor tiene una pared torácica mejor desarrollada y puede toser el moco causado por VSR. Pero un bebé no puede hacer esto, por lo que es más propenso a tener las vías respiratorias bloqueadas y tiene un riesgo mayor de inflamación. Es por eso que el VSR es una preocupación cuando son muy pequeños".

Al igual que la mayoría de otros resfriados comunes, el VSR es altamente contagioso y ocurre con más frecuencia en el otoño e invierno (de noviembre a abril). Se puede contagiar directamente de persona a persona o indirectamente cuando alguien toca cualquier objeto infectado con el virus, como juguetes, mostradores, perillas o plumas. Los niños menores de 2 años de edad se infectan con más frecuencia con los síntomas más graves del VSR.

Prevenir el contagio

La mejor defensa contra el VSR es enseñar y recomendar a sus hijos el buen hábito de lavarse manos. De hecho, esta es la manera más eficaz de evitar la infección. Además, trate de mantenerse alejado tanto como pueda, de cualquier persona que tenga síntomas obvios de un resfriado.

Debido a que el VSR es tan infeccioso, se contagia fácil y rápidamente en centros comerciales, centros de cuidado infantil y escuelas. Muchas veces, los niños más pequeños se infectan porque un niño mayor lleva el virus a la casa. Si un niño se contagia con el virus, es mejor separar al niño que tiene los síntomas de otros hasta que los síntomas desaparezcan.

Si es posible, los padres de bebés prematuros o muy pequeños y los padres de los niños con una condición de salud que afecta a los pulmones, el corazón y el sistema inmunológico deben mantener a sus hijos lejos de los centros de cuidado infantil durante el pico de la temporada de VSR.

"Aquellos con VSR pueden eliminar el virus en un plazo de una semana", dice el Dr. Bernstein, un miembro del Comité de Enfermedades Infecciosas de American Academy of Pediatrics (AAP). "Eso hace que sea necesario mantener a los niños infectados separados de los que no tienen síntomas durante un buen tiempo".

Además, manténgase alejado del humo del tabaco. "Evitar fumar es clave", enfatiza el Dr. Bernstein. "Los padres que fuman tienen más probabilidades de adquirir infecciones respiratorias virales y luego las transmiten a sus hijos".

Diagnóstico y tratamiento

Si por el contrario un niño está sano, realmente no es necesario obtener un diagnóstico formal de VSR. La condición generalmente seguirá su curso sin tratamiento médico específico. Si su hijo está en mayor riesgo como un bebé prematuro o debido a otras condiciones médicas, entonces un médico puede diagnosticar el VSR tomando una muestra de los fluidos nasales con un hisopo.

Los médicos también pueden decidir qué niño pequeño o prematuro se podría beneficiar de los anticuerpos del VSR durante la estación pico del año. Esto probablemente serían para los niños que tienen profundas cicatrices en los pulmones porque estuvieron en un respirador al nacer. Los anticuerpos ayudan a reducir la probabilidad de que el niño desarrolle neumonía y pueden por lo tanto, evitar una hospitalización. "Estas inyecciones son técnicamente diseñadas, muy costosas y no son para todos los niños. Pero pueden hacer que los niños en riesgo se enfermen mucho menos de lo que sería de otra manera", dice el Dr. Bradley, que también es miembro del Comité de Enfermedades Infecciosas de AAP.

Debido a que el VSR es un virus y no una infección bacterial, no se puede tratar con antibióticos y todavía no hay vacuna disponible. "Hay una vacuna en la etapa de laboratorio, pero probablemente no vamos a ver nada en pruebas en humanos durante los siguientes dos años", explica el Dr. Bradley. "Y, debido a que incluso la infección natural con el virus no proporciona una inmunidad perfecta de volver a contraer el VSR, es posible que una vacuna tampoco proporcione una inmunidad perfecta".

Entonces, ¿qué es lo que tiene que hacer un padre con un niño que sufre de VSR? Aquí presentamos algunos lineamientos:

  • Proporcione suficientes líquidos.
  • Utilice un vaporizador de vapor frío durante los meses de invierno para mantener el aire húmedo. (Asegúrese de limpiar el vaporizador regularmente).
  • Limpie la nariz con frecuencia (o utilice un aspirador para bebés).
  • Administre un medicamento para el dolor que no contenga aspirina, como el acetaminofén. La aspirina no se debe utilizar porque está relacionada con el síndrome de Reye, una enfermedad que afecta el cerebro y el hígado.

Saber cómo evitar la propagación del virus puede ayudar a que sus hijos estén saludables. Y, para los que están en mayor riesgo, reconocer los síntomas que indican una inflamación mayor puede evitar el viaje al hospital. La buena noticia es que la mayoría de niños que entran en contacto con el VSR nunca sabrán que tuvieron nada más que solo un "mal resfriado".

Cuándo llamar al médico

Los niños pueden necesitar tratamiento si muestran cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Mucha dificultad para respirar o respiración rápida
  • Jadeo excesivo
  • Color gris o azul de la piel
  • Fiebre alta
  • Secreción nasal espesa de color amarillo, verde o gris
  • Empeoramiento de la tos
  • Cansancio extremo (especialmente durante los momentos en que están normalmente activos)

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Healthy Children Magazine, Winter 2008
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.