Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

A finales del año 2002 y principios de 2003, de diferentes partes de Asia surgieron informes de una nueva enfermedad llamada síndrome respiratorio agudo severo (SARS). Desde entonces, la enfermedad se ha encontrado en otras partes del mundo, incluyendo Europa y Norte y Sur América. Durante el primer brote en 2003, solo se diagnosticaron 8 personas con SARS en Estados Unidos. Todas ellas habían viajado a partes del mundo donde había personas infectadas con SARS. En todas esas áreas, el SARS no era común en los niños.

El síndrome respiratorio agudo severo es causado por un virus específico de una familia de organismos llamados coronavirus. Estos recibieron su nombre porque cuando los examinaron bajo el microscopio parecían como un halo o corona. Otros coronavirus son una causa común de infecciones de leves a moderadas del tracto respiratorio superior en niños y adultos. El período de incubación es de 2 a 7 días.

Signos y síntomas

En muchos lugares, el SARS ha sido una enfermedad muy contagiosa. En la mayoría de casos, empieza con fiebre alta. Las personas con la infección pueden luego desarrollar otros síntomas, que incluyen

  • Dolor de cuerpo
  • Dolor de cabeza
  • Sentimientos vagos de enfermedad (malestar general)
  • Problemas respiratorios leves (dificultad para respirar)
  • Diarrea

Una tos seca tiende a aparecer después de varios días. En la mayoría de las personas se desarrolla luego neumonía.

Lo que puede hacer

Antes de viajar a Asia u otras áreas donde los casos de SARS han sido más frecuentes, busque el consejo de su pediatra y manténgase al día acerca de las advertencias a los viajeros de los Centros para el control y prevención de enfermedades.

Cuándo llamar al pediatra

Si su hijo presenta estos síntomas, particularmente dificultades respiratorias que podrían indicar el desarrollo de SARS u otras infecciones como neumonía, comuníquese con el pediatra. Además, comuníquese con el pediatra si su hijo desarrolla cualquier síntoma respiratorio después de viajar a un área donde se conocen brotes de SARS o de estar en contacto con cualquier persona que se sepa o sospeche de padecer SARS.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Debido a que los síntomas del SARS son similares a los de otras infecciones respiratorias, el pediatra realizará un examen físico y pruebas que puedan descartar otras afecciones. Las pruebas de diagnóstico, específicamente para coronavirus, por lo general no están disponibles.

Tratamiento

El tratamiento para el SARS es similar al que se proporciona a los pacientes con neumonía viral y es generalmente de apoyo. Puede incluir la administración de oxígeno durante la hospitalización (en algunos casos se usará un respirador o dispositivo para respiración). Se están probando varios medicamentos antivirales para usarlos para contrarrestar el SARS, pero no se ha comprobado la eficacia de alguno específico.

¿Cuál es el pronóstico?

La mayoría de personas se recuperan del SARS. Sin embargo, en los primeros brotes de 2002 y 2003, hubo 774 muertes entre más de 8,000 casos identificados.

En la actualidad, se piensa que el riesgo del SARS en niños y adultos en Estados Unidos es relativamente bajo. Los funcionarios de salud pública continúan observando el patrón de la enfermedad en todo el mundo.

Prevención

El síndrome respiratorio agudo severo se contagia durante el contacto cercano con una persona con la infección, por lo general al estornudar o toser. Un niño también puede contraer el virus si toca un objeto o juguete u otra superficie contaminada con el virus.

Para reducir el riesgo del SARS, asegúrese de que su hijo se lave las manos con frecuencia con jabón y agua caliente. No hay vacuna disponible para prevenir el SARS.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.