Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

En cada uno de los chequeos de su hijo, el consultorio del pediatra debe diagramar el peso y las medidas de su hijo. En general, usted debe ver una tendencia contínua hacia arriba aunque habrá ocasiones cuando él progresa muy despacio y tal vez algunas semanas cuando realmente pierde un poco de peso debido a una enfermedad. No es normal que él deje de crecer o que baje de peso a excepción de la pequeña cantidad que pierde durante los primeros días de vida. Si pierde peso, es una señal clara ya sea de que no está recibiendo suficiente que comer o que está enfermo El término médico para esta condición es retraso en el desarrollo.Aunque puede ocurrir en los niños mayores que están gravemente enfermos o desnutridos, es más común y más peligroso durante el período de crecimiento activo de los primeros tres años.

Si se permite que continúe por un período prolongado, esta condición se puede volver grave. El aumento de peso estable es especialmente importante para bebés y niños pequeños porque quiere decir que están recibiendo la nutrición adecuada y la atención por el desarrollo físico, mental y emocional normal.

Usualmente, cuando un niño deja de crecer, esto es debido a un problema de alimentación que le impide obtener tantas calorías como necesita. Como recién nacido, él puede ser demasiado quisquilloso para comer lo que necesita o si es amamantado puede no estar recibiendo suficiente leche cuando lo alimentan. Algunos niños pueden requerir más comida de la que sus padres son capaces de proporcionarles. Estos problemas se deben detectar y tratar a tiempo para evitar un daño a largo plazo o permanente.

A veces el retraso en el desarrollo puede señalar un problema médico. El recién nacido puede tener una infección transmitida por su madre durante el embarazo, o puede tener una dificultad hormonal, una alergia o un problema digestivo que impide que el cuerpo absorba los nutrientes de manera adecuada. Las enfermedades como la fibrosis quística, la diabetes o la enfermedad cardíaca pueden también interferir con el crecimiento normal. Si una de estas está presente, el niño puede necesitar una dieta especial así como tratamiento médico.

Cuándo buscar ayuda

Trazar regularmente el crecimiento de su hijo, y comparar su desarrollo general con otros de su edad, son las mejores maneras de asegurarse de que se está desarrollando. Si él no gana peso, ni crece en estatura o no se desarrolla normalmente de otra manera, consulte al pediatra. Él va a medir y examinar a su hijo, preguntarle sobre su dieta y patrones de alimentación y revisará su historial médico para señales de enfermedad que pueden contribuir al retraso en el desarrollo. El médico va a tratar de establecer exactamente cuándo se detuvo el crecimiento o el aumento de peso y le preguntará sobre cualquier cosa que haya contribuido a esto. El pediatra también puede ver a su hijo comer o amamantarse para ver cuánto consume y cómo responde a la comida. A veces, un corto período en el hospital para observación puede ser necesario.

Si el médico descubre una causa física para la disminución en la tasa de crecimiento, él recomendará el tratamiento adecuado. Sin embargo, si no hay razón física, el pediatra va a buscar problemas emocionales o sociales, particularmente dentro de la familia. Estas alteraciones pueden disminuir el apetito de un niño o alterar su ingesta normal de alimentos y la digestión. Una vez descubiertas, estas dificultades se pueden tratar con asesoría individual o familiar.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.