Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

La mayoría de las formas de discapacidad intelectual (antes denominada retraso mental) se reconocen al principio de la vida de un niño cuando éste no alcanza logros importantes estándar del desarrollo en las edades apropiadas. Sin embargo, a una edad temprana, los retrasos del desarrollo no necesariamente predicen que las discapacidades intelectuales estarán presentes cuando el niño llegue a la edad escolar.

Las habilidades esperadas (IQ) de un niño dado se pueden comenzar a medir en niños en edad escolar. Mientras que un IQ promedio es aproximadamente 100, las discapacidades intelectuales se diagnostican en el 2% a 3% de niños que promedian más bajo en una prueba estándar de IQ y están retrasados en la misma extensión en destrezas de la vida como cuidarse solos, instruirse solos y el uso de habilidades académicas. Ochenta y cinco por ciento de los niños con discapacidades intelectuales caen en el rango medio, con promedios de IQ de 70 a 55.

Con frecuencia se sospecha de una discapacidad intelectual en los primeros años de vida si los niños experimentan retraso en el índice de desarrollo de habilidades sociales, de auto ayuda, destrezas motoras y desarrollo del idioma. Los niños con formas más leves de discapacidad intelectual pueden escapar de la detección hasta sus años de escuela, cuando los padres o maestros comienzan a preguntarse si las dificultades del aprendizaje indican la presencia de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o discapacidades del aprendizaje y los llevan al pediatra para que los evalúe.

Tratamiento

En el pasado, los médicos no creían que el TDAH ocurría en niños con discapacidades intelectuales. Como resultado, los tratamientos para TDAH, incluso medicamentos estimulantes, rara vez se usaban para niños que realmente tenían TDAH y discapacidades intelectuales coexistentes. Pero investigaciones recientes revelan que tanto como 25% a 40% de los niños con discapacidades intelectuales también tienen TDAH, significativamente más que en la población en general.

El tratamiento para niños con discapacidad intelectual incluye apoyo familiar; educación familiar y asesoría; programas de educación especial; prestar atención a las necesidades de transición y derechos educativos; identificar grupos de apoyo y de apoyo comunitario (como The Arc) y prestar mucha atención a las fortalezas, habilidades y autoestima de su niño.

 

Última actualización
10/6/2014
Fuente
ADHD: What Every Parent Needs to Know (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.