Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

¿Cuáles son las perspectivas para los niños con  discapacidades intelectuales?

Se considera que, aproximadamente, entre el 2% y el 3% de los niños tienen una discapacidad intelectual (lo que antes se denominaba retraso mental). Su inteligencia general es significativamente inferior al promedio y tienen dificultad para adaptarse a su entorno.

Según las mediciones de exámenes estandarizados, el coeficiente intelectual (intelligence quotient, IQ) promedio es de 100. Los rangos normales están entre 90 y 110. El grado de una discapacidad intelectual  depende de qué tan debajo de este rango normal esté el IQ del niño. Los expertos usan estos puntajes bajos de IQ para decir que un niño tiene un retraso leve, moderado, grave o profundo. No se considera que la mayoría de los niños con puntajes de IQ por debajo del promedio tengan una discapacidad  intelectual, sino que están por debajo del promedio, con puntajes entre 70 y 89 en la prueba.

Diagnóstico

El diagnóstico de discapacidad intelectual  solo puede hacerlo un psicólogo certificado capaz de administrar, puntuar e interpretar una prueba de inteligencia o cognitiva estandarizada. El psicólogo también debe ser capaz de observar y evaluar el comportamiento adaptativo.

Si bien la detección de retrasos del desarrollo y  discapacidades intelectuales  es una parte central de la atención pediátrica desde el nacimiento en adelante, a algunos niños con  discapacidades intelectuales  y discapacidades del desarrollo leves no se los identifica hasta los primeros años de la escuela. La identificación temprana es fundamental para lograr un mejor resultado, porque los impedimentos relacionados con el desarrollo de un niño no necesariamente están fijos o establecidos y, de hecho, a menudo responden a un tratamiento adecuado.

El comportamiento adaptativo les permite a los niños interactuar con las exigencias de otras personas y de la vida diaria, ajustarse a estas y cumplir con ellas. El comportamiento adaptativo específico incluye las destrezas motoras de un niño, sus habilidades de comunicación, sus destrezas de autoayuda y vida independiente (comer, vestirse, higienizarse), y otras destrezas diarias (viajar en transporte público, conservar un trabajo adecuado, ocuparse de una casa).

Causas

Las discapacidades intelectuales  pueden tener diversas causas. Estas incluyen trastornos hereditarios, como la fenilcetonuria (phenylketonuria, PKU), alteraciones tempranas en el desarrollo del feto (síndrome de Down) y la exposición a sustancias tóxicas (alcohol) o infecciones mientras que el niño está dentro del útero de la madre. Los problemas durante el trabajo de parto y el nacimiento que causan tensión al bebé o los problemas después del nacimiento, como las lesiones en el cerebro, pueden causar una discapacidad intelectual y/o la pérdida de funciones específicas, como la memoria o las habilidades del lenguaje. En la mayoría de los casos, se desconoce la causa de las  discapacidades intelectuales  por no tener una fuente específica identificable.

Educación

Para cuando son niños mayores, la mayoría de los niños con una discapacidad intelectual  ya han sido evaluados y se les ha proporcionado un entorno escolar adecuado. Si usted tiene un hijo con una discapacidad  intelectual, él tiene derecho a recibir educación como cualquier otro niño. La ley federal exige que se hagan evaluaciones para identificar a los niños con presuntos impedimentos y que se les brinden servicios adecuados.

A medida que  los niños con discapacidades intelectuales avanzan en el sistema escolar y en sus propias etapas de desarrollo, requieren un programa de capacitación y/o educativo que vaya modificándose y sea adecuado a sus habilidades y responda a sus necesidades y a las necesidades de sus familias. Al principio, estos niños pueden necesitar ayuda para adquirir las destrezas de desarrollo básicas (las destrezas motoras finas y gruesas, las destrezas del habla y del lenguaje) que estén dentro de sus capacidades. A medida que los niños adquieren competencia en estas áreas, son más capaces de aprender destrezas académicas y otras destrezas relacionadas con la escuela.

Incluso así, estos niños de todos modos requieren un entorno educativo especial con más atención y apoyo individuales. Esto es especialmente cierto para los niños que también tienen problemas de comportamiento. Sin embargo, algunos de estos niños pueden participar en actividades no académicas, como deportes, educación física, arte y canto, con compañeros que no tienen una discapacidad intelectual. Cada vez más, los niños con impedimentos cognitivos leves (es decir, discapacidades  intelectuales leves) están siendo integrados en aulas de inclusión.

Capacitación vocacional

El objetivo principal de la educación de los niños con discapacidades intelectuales es prepararlos ,  tanto para oficios para toda la vida como para tener tanta independencia como sea posible. Incluso en los años de la escuela primaria, un niño con un interés o talento particulares puede beneficiarse de recibir capacitación especial sobre oficios relevantes o de verse expuesto a ellas. La capacitación en oficios especializada es un objetivo principal durante los años de la escuela secundaria.

Discapacidades intelectuales graves

Los niños con grados graves y profundos de  discapacidad intelectual  constituyen un pequeño porcentaje de los  niños con discapacidades intelectuales . Estos niños carecen de destrezas de cuidado personal. Se comunican en forma deficiente y a menudo tienen problemas del comportamiento, que incluyen comportamiento repetitivo o de autoestimulación. La atención en el hogar frecuentemente es difícil o imposible para los padres. Estos niños, a menudo, son enviados a entornos residenciales y reciben educación especial. Sin embargo, con las nuevas tendencias y filosofías, muchos expertos piensan que es mejor para estos niños, especialmente cuando son adolescentes o adultos, estar en entornos más normales y más pequeños, como hogares grupales dentro de la comunidad.

Los padres pueden obtener información, apoyo y servicios a través de centros médicos, escuelas comunitarias, programas de atención de relevo, redes de apoyo familiar y sus pediatras.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
AskthePed: School Age
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.