Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

¿Cuáles son los síntomas de una infección de oído?

Su hijo podría tener varios síntomas durante una infección de oído. Consulte a su pediatra sobre la mejor manera de tratarlos.

  • Dolor. El síntoma más común de una infección de oído es el dolor. Los niños mayores pueden indicarle que les duele el oído. Los niños más pequeños solo puede parecer que están irritables y llorar. Es posible que esto sea más evidente durante las tomas de leche, ya que succionar y tragar puede causar dolorosos cambios de presión en el oído medio.
  • Párdida del apetito. Es posible que su hijo tenga menos apetito a causa del dolor de oído.
  • Dificultad para dormir. Su hijo podría tener problemas para dormir a causa del dolor de oído.
  • Fiebre. Su hijo podría tener una temperatura entre 100 °F (normal) y 104 °F.
  • Secreción del oído. Es probable que note un líquido amarillo o blanco, posiblemente con restos de sangre, que escurre del oído de su hijo. El líquido puede tener mal olor y verse distinto a la cera normal del oído (que es de color naranja amarillento o marrón rojizo). Una vez que el líquido comienza a supurar, el dolor y la presión generalmente disminuyen, pero esto no siempre significa que la infección está pasando. Si esto sucede, no es una emergencia, pero será necesario que lleve a su hijo al pediatra para que lo examine.
  • Dificultad para oír. Durante y despuás de una infección de oído, es posible que su hijo tenga problemas auditivos durante varias semanas. Esto se debe a que el líquido que está detrás del tímpano interfiere con la transmisión del sonido. El problema generalmente es temporal y desaparece una vez que se drena el líquido del oído medio.

Importante: Su mádico no puede diagnosticar una infección de oído por teláfono; debe examinar el tímpano de su hijo para confirmar si hay acumulación de líquido y señales de inflamación.

Otras causas de dolor de oído

Hay otras razones por las cuales su hijo puede tener dolor de oído además de una infección. Estas son algunas de ellas:

  • Una infección de la piel que recubre el canal auditivo, conocida como “oído de nadador”
  • Disminución de la presión en el oído medio a causa de resfriados o alergias
  • Dolor de garganta
  • Dentición o encías inflamadas
  • Inflamación del tímpano durante un resfriado (sin acumulación de líquido)

 

Última actualización
5/21/2013
Fuente
Acute Ear Infections and Your Child (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics, Updated 12/2010)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.