Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

La epiglotis es un colgado de tejido parecido a una lengua que se encuentra en la parte posterior de la garganta. Regularmente evita que los alimentos y líquidos entren a la tráquea cuando tragamos. En la epiglotitis, una condición rara pero grave, esta estructura se infecta, usualmente por una bacteria conocida como Haemophilus influenzae tipo B. Esta condición es mortal debido a que la epiglotis se inflama y puede bloquear la tráquea e interferir con la respiración normal. Los niños entre las edades de dos a seis años son más susceptibles de sufrir este problema. Afortunadamente, esta condición ahora es poco común gracias a la vacuna Hib que previene las infecciones causadas por Haemophilus influenzae tipo B.

La infección empieza con dolor de garganta y fiebre que usualmente es mayor de 101 grados Fahrenheit (38.3 grados Celsius) y rápidamente hace que su hijo se sienta muy enfermo. La garganta le dolerá mucho. Cada vez que respire hará un ruido ronco y raspante conocido como estridor. Posiblemente tendrá tanta dificultad para tragar que empezará a babear incontroladamente. Probablemente se rehusará a acostarse y se sentirá más cómodo sentado e inclinado hacia adelante.

Tratamiento

Si su hijo tiene dolor de garganta inusual o respira con dificultad, llame a su médico de inmediato. Debido a que la epiglotitis avanza muy rápido y tiene consecuencias muy graves, no intente tratarla en casa. Después de comunicarse con su pediatra, intente calmar a su hijo. No intente examinar su garganta ni insista en que se acueste. Además, evite ofrecerle comida o agua, debido a que eso podría hacer que vomite lo que dificultará aún más la respiración.

Si lleva a su hijo al pediatra durante las primeras etapas de la epiglotitis, el médico podrá determinar si su hijo tiene esta condición sin necesidad de tomar rayos X. Pero si su condición ha empeorado, y empieza a babear incontroladamente o respira con dificultad, su pediatra probablemente le pedirá que lo lleve directamente a la sala de emergencias del hospital, y le recomendará que llame al 911 para que una ambulancia lo transporte. En el hospital, con la ayuda de un anestesiólogo y un otolaringólogo (un especialista en oídos, nariz y garganta; ENT), el médico tomará rayos X de la epiglotis de su hijo. Si consideran que está gravemente inflamada, a su hijo lo trasladarán a la sala de operaciones donde le administrarán un anestésico y le insertarán un tubo en la tráquea, bordeando la inflamación y permitiendo que su hijo respire cómodamente de nuevo. En casos muy graves, es posible que sea necesario realizar una traqueotomía (un tubo para respirar que se coloca en la tráquea a través de una pequeña incisión en el cuello), pero esto se hace con mucho menos frecuencia ahora que antes.

A su hijo también le suministrarán antibióticos. Todas estas decisiones deben hacerse muy rápido y es posible que le impacte saber que su hijo necesite un tratamiento tan extremo para algo que parece un simple dolor de garganta severo. Es importante recordar que la epiglotitis avanza muy rápido y puede ser mortal si no se trata.

Prevención

La vacuna Hib está disponible para combatir la bacteria que causa la epiglotitis. Su hijo debe recibir una serie completa de la vacuna Hib, de acuerdo con las recomendaciones de su pediatra. Sin embargo, incluso si ha recibido la vacuna, consulte con su médico si ha estado expuesto a otro niño que tenga la infección. Su médico podría recomendar que tome precauciones adicionales.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.