Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

El oído de nadador, que los médicos llaman otitis externa, es una inflamación del conducto auditivo externo. Se produce cuando entra agua en el oído, usualmente al nadar o bañarse, y no se drena adecuadamente. Cuando esto ocurre, el conducto se irrita y se infecta.

Los niños con esta condición se quejan de picazón o dolor en el oído, este último sobre todo cuando la cabeza o el oído mismo se mueve. A medida que el conducto se inflama, la audición disminuye. El oído infectado puede supurar pus amarillenta.

Su médico le diagnosticará otitis externa después de examinar el conducto auditivo con un otoscopio. Él o ella le pueden tratarla con gotas óticas recetadas. A veces tendrá que introducir una mecha de gasa en el oído de su hijo para asegurarse de que las gotas llegan al sitio de la inflamación. Si es necesario, su médico le demostrará este procedimiento. Además, trate de mantener el conducto auditivo de su hijo lo más seco posible durante el proceso de curación, lo que significa retrasar el lavado y la aplicación de champú hasta que la inflamación haya desaparecido.

Una vez que un niño tenga una infección de oído de nadador, debe tratar de prevenir incidentes futuros. Para ayudar a evitarlos, su hijo debe poner gotas en los oídos después de nadar, ya sea una solución de alcohol al 70 por ciento o una mezcla de la mitad de alcohol y la mitad de vinagre blanco. Además, seque los oídos con una toalla inmediatamente después de la natación o del baño.

 

Última actualización
7/23/2013
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.