Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

¿Qué es una sinusitis bacteriana y cómo diferenciar la sinusitis y el resfriado?

Cuando su hijo tiene un resfriado viral o alergia nasal, el recubrimiento de las paredes internas de la nariz y las cavidades nasales se inflama y produce más fluido de lo usual. Ésta es la razón por la cual la nariz se congestiona y "chorrea" durante un resfriado.  La mayoría de las veces la inflamación desaparece por sí sola a medida que el resfriado o la alergia se van. Sin embargo, si la inflamación persiste, las aberturas que normalmente permiten a los senos paranasales drenar su contenido hacia la parte posterior de la nariz se ven bloqueadas y la cavidad de los senos se llena de fluido. Debido a este bloqueo y la imposibilidad de un drenaje adecuado, las bacterias son atrapadas en el interior y crecen allí.  Esto se llama una sinusitis bacteriana.

¿Es un resfriado o una sinusitis bacteriana?

Usualmente es difícil decir si una enfermedad es tan sólo un resfriado viral o si se ha complicado por una infección bacteriana de los senos paranasales.

Generalmente los resfriados virales tienen las siguientes características:

  • Los resfriados usualmente duran de cinco a diez días.
  • Los resfriados típicamente comienzan con descarga nasal clara y acuosa. Después de uno o dos días, es normal que la descarga nasal se torne más espesa y blanca, amarilla o verdosa. Luego de varios días, la descarga vuelve a aclararse y se seca.
  • Los resfriados incluyen una tos diurna que frecuentemente empeora en las noches.
  • Si se presenta fiebre, usualmente es al comienzo del resfriado y generalmente es de baja graduación y dura de uno a dos días.
  • Los síntomas del resfriado por lo común tienen un pico de severidad a los tres o cinco días, luego mejoran y desaparecen alrededor de los siguientes siete a diez días.

Los signos y síntomas de que su niño podría tener una sinusitis bacteriana incluyen:

  • Síntomas de resfriado (descarga nasal, tos diurna o ambos) que duran más de diez días sin mejoría.
  • Descarga nasal espesa de color amarillento y fiebre por lo menos de tres a cuatro días seguidos.
  • Dolor de cabeza severo detrás o alrededor de los ojos que empeora cuando el niño se agacha.
  • Hinchazón y ojeras oscuras alrededor de los ojos, especialmente en las mañanas.
  • Mal aliento persistente junto con síntomas de resfriado. (Sin embargo, ¡esto también puede ser producto de infección de garganta o un signo de que su niño no se está lavando los dientes!)

En casos muy raros, una infección por sinusitis bacteriana puede diseminarse al ojo o al sistema nervioso central (el cerebro). Si su hijo tiene los siguientes síntomas, llame a su pediatra inmediatamente:

  • Hinchazón y/o enrojecimiento alrededor de los ojos, no sólo en las mañanas sino durante todo el día
  • Dolor de cabeza severo y/o dolor en la nuca
  • Vómitos persistentes
  • Sensibilidad a la luz
  • Irritabilidad incrementada.

Tratamiento para la sinusitis bacteriana

Los siguientes son los tratamientos para la sinusitis bacteriana y sus síntomas relacionados:

Sinusitis

Si su hijo tiene una sinusitis bacteriana, su pediatra podría recetarle un antibiótico por lo menos por diez días. Una vez que el niño esté medicado, los síntomas comienzan a remitir alrededor de los siguientes dos o tres días—la descarga nasal se aclarará y la tos mejorará. Sin embargo, a pesar de que su niño se sienta mejor, continúe dándole los antibióticos por el tiempo que han sido prescritos. El descontinuar la medicación antes de tiempo podría causar un retorno de la infección.

Si los síntomas de su hijo no muestran mejoría alguna a los dos o tres días de haber comenzado a tomar el antibiótico, hable con su pediatra. Es probable que el niño necesite una medicación diferente o volver a ser examinado.

Dolor de cabeza o de senos paranasales

Para tratar un dolor de cabeza o de senos paranasales intente colocar una toallita tibia en la cara del niño por unos minutos. Los medicamentos para el dolor tales como el acetaminofén o el ibuprofeno también pueden ser de ayuda. (Sin embargo, no le dé al niño aspirina puesto que su uso se ha visto asociado a la rara pero potencialmente fatal enfermedad llamada Síndrome de Reye.)

Congestión nasal

Si las secreciones en la nariz de su hijo son especialmente espesas, su pediatra podrá recomendarle el uso de gotas de solución salina para ayudar a ser drenadas. Las mismas se venden sin receta médica o pueden ser hechas en casa, añadiendo un cuarto de cucharadita de sal de cocina (1/4) a un vaso con ocho onzas de agua. A menos que el pediatra lo recomiende, no use gotas que contengan medicación porque pueden ser absorbidas en cantidades que puedan provocar efectos secundarios.

El colocar un humidificador de aire frío en el dormitorio de su hijo hará que el niño esté más cómodo. Limpie y seque el humidificador diariamente para prevenir el crecimiento de bacterias o moho (siga las instrucciones que vienen con el aparato). Los vaporizadores con agua caliente no son recomendables porque pueden causar escaldaduras o quemaduras.

 

Última actualización
11/1/2013
Fuente
Sinusitis and Your Child (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics, Updated 07/2013)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.