Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Al igual que con los trastornos de comportamiento perturbador, hay un alto grado de superposición entre los trastornos de ansiedad y el TDHA. Aproximadamente un cuarto de los niños con TDHA también tienen trastornos de ansiedad. De la misma manera, aproximadamente un cuarto de los niños con trastornos de ansiedad tienen TDHA. Esto incluye todos los tipos de trastornos de ansiedad, trastornos de ansiedad generalizados, trastorno obsesivo compulsivo, ansiedad por separación y fobia (incluso la ansiedad social). Los niños más pequeños con trastornos de ansiedad excesiva, o ansiedad por separación es muy probable que tengan TDHA.

Los trastornos de ansiedad con frecuencia son más difíciles de reconocer que los trastornos de comportamiento perturbador ya que los síntomas anteriores están integrados, eso significa que con frecuencia existen dentro de la mente del niño en lugar de un comportamiento externo como arranques verbales o empujar a otros para estar primero en la fila. Un niño ansioso puede experimentar culpa, miedo o incluso irritabilidad y, a pesar de eso, no ser obvio para un padre, maestro o pediatra. Únicamente cuando sus síntomas se expresan en un comportamiento real, como pérdida de peso, insomnio o rechazo para asistir a la escuela, obtendrá la atención que necesita. Es importante pedir al pediatra o psicólogo de su hijo que hable directamente con él si sospecha de la presencia de ansiedad persistente además de su ADHD.

Qué es lo que hay que buscar

La identificación de un trastorno de ansiedad en su hijo puede ser difícil no solamente debido a que los síntomas pueden ser internos, sino debido a determinadas señales de ansiedad, particularmente la falta de descanso y mala concentración, pueden malinterpretarse como síntomas de TDHA. Sin embargo, los niños con trastornos de ansiedad experimentan más que una falta general de enfoque o una respuesta inquieta al aburrimiento. Sus ansiedades y preocupaciones están bien definidas, con frecuencia enfocadas en pensamientos o situaciones específicas. Pueden parecer tensos, irritables, cansados o nerviosos. Es posible que no duerman bien e incluso que experimenten breves ataques de pánico, los cuales involucran el golpeteo del corazón, dificultad para respirar, náuseas, temblores y miedos intensos, lo cual ocurre sin razón aparente. Aunque su rendimiento en la escuela puede ser equivalente a los de niños con solo TDHA, tienden a experimentar una variedad más amplia de dificultades sociales y tienen más problemas en la escuela que los niños con solo TDHA. Al mismo tiempo, pueden comportarse en maneras menos perturbadoras que los niños con solo TDHA ya que sus ansiedades inhiben el comportamiento espontáneo o impulsivo. En vez de eso, tienden a parecer ineficientes o distraídos, teniendo un gran grado de dificultad para recordar hechos o procesar conceptos o ideas.

Su hijo puede ser una importante fuente de información que puede llevar a un diagnóstico de trastorno de ansiedad, aunque algunos niños son renuentes a admitir cualquier síntoma incluso si son muy significativos. Si le preocupa la posibilidad de un trastorno de ansiedad, asegúrese de discutir cualquier miedo o preocupación que tenga y escuche con atención sus respuestas. Reporte sus comentarios a su pediatra o psicólogo y motívelo a hablar directamente con estos profesionales.

Mientras tanto, pregúntese

  • ¿Se ve demasiado preocupado o ansioso sobre algunas situaciones o actividades (como relaciones con sus compañeros o rendimiento escolar)? ¿Son sus miedos bastante irracionales, quiero decir, muy exagerados o irreales, en lugar de ser preocupaciones reales sobre castigos por comportamiento negativo? ¿Le cuesta controlar sus preocupaciones?
  • ¿Le lleva su ansiedad a nerviosismo, fatiga, dificultad para la concentración, irritabilidad, tensión muscular o molestias para dormir?
  • ¿Su ansiedad o síntomas externos le afecta significativamente en sus funciones sociales, académicas u otras?
  • ¿Su ansiedad ocurre más días que los que no ocurre y continúa por una duración significativa? ¿Han durado sus síntomas de ansiedad por lo menos 6 meses? ¿Ocurren sus ataques de ansiedad por lo menos de 3 a 5 veces por semana y durante por lo menos una hora?
  • ¿Su ansiedad no está relacionada con ningún otro trastorno, abuso de sustancias u otra causa identificable? Un niño al que no le afecta un evento de la vida, que abusa de las drogas o cuya familia está en conflicto puede mostrar algunos de los síntomas de trastorno de ansiedad. Es importante considerar estas otras causas como la razón de la ansiedad en lugar de un trastorno de ansiedad formal.
  • Como jovencito, ¿experimentó retrasos en el desarrollo o ansiedad severa al ser separado de sus padres, expresa miedos frecuentes o numerosos o experimenta tensión inusual? Los niños con TDHA y un trastorno de ansiedad coexistente tienen más probabilidad de experimentar retrasos en el desarrollo a inicios de la infancia y más en eventos de vida estresantes como el divorcio de los padres o una separación.
  • ¿Se ha diagnosticado con trastornos de ansiedad a otras personas en la familia? Los trastornos de ansiedad tienden a ser hereditarios. Una revisión cuidadosa del historial médico de su familia puede proporcionar comprensión en la condición de su hijo. Estos son síntomas de trastornos de ansiedad y su presencia puede indicar una necesidad de que se evalúe a su hijo por parte de un pediatra o proveedor de salud mental. Entre más pronto se trate correctamente a su hijo por ansiedad, más pronto podrá mejorar su funcionamiento y balance en su vida diaria.

Tratamiento

El tratamiento para los niños con TDHA y un trastorno por ansiedad se enfoca en una combinación de métodos dirigido para la situación específica de cada niño, incluso la educación del niño y su familia sobre la condición, motivar los datos continuos del personal escolar, iniciar la terapia de comportamiento incluso las técnicas de comportamiento, así como también la psicoterapia tradicional, terapia familiar y administración de medicamentos.

Las terapias de comportamiento se encuentran entre las comprobadas y los tratamientos sin medicamento efectivos para los trastornos de ansiedad. (La efectividad de la psicoterapia tradicional ha sido mucho menos estudiada). Las terapias de comportamiento tienen como objetivo cambiar los comportamientos del niño ocasionados por la ansiedad en lugar de enfocarse en los conflictos internos del niño. Las técnicas de terapia cognoscitiva-comportamiento ayudan a los niños a reestructurar sus pensamientos en un marco más positivo de manera que puedan ser más asertivos y aumentar sus niveles de funcionamiento positivo. Por ejemplo, un niño puede aprender a identificar sentimientos y pensamientos de ansiedad, reconocer cómo su cuerpo responde a la ansiedad y diseñar un plan para cortar estos síntomas cuando aparecen. Otras técnicas de comportamiento que se pueden usar para el tratamiento de la ansiedad incluyen el modelo de comportamientos apropiados, juego de roles, técnicas de relajación y desensibilización gradual a las experiencias específicas que le provocan ansiedad a determinados niños.

La decisión sobre el tratamiento médico de TDHA y un trastorno de ansiedad coexistente depende en gran parte de la relativa fuerza de cada condición. En el Estudio de tratamiento multimodal de niños con trastorno de hiperactividad por déficit de atención (MTA) se estudia un gran número de niños con TDHA y varias condiciones coexistentes, los tratamientos de comportamiento han sido igual de efectivos que el tratamiento médico para los niños con TDHA y los síntomas de ansiedad reportados por los padres. Sin embargo, no se sabía cuántos de estos niños tenían verdaderamente trastornos de ansiedad.

En general, si los síntomas de TDHA de su hijo impiden su funcionamiento más que lo hace la ansiedad, y se recomienda un método con medicamento, su pediatra puede escoger empezar a tratarlo primero con estimulantes. A medida que se ajusta a su dosis para un máximo efecto, lo supervisará para conocer los efectos colaterales como nerviosismo o sobre enfoque, posibles respuestas a los estimulantes entre niños con TDHA y un trastorno de ansiedad. Si los síntomas de TDHA de su hijo mejoran con medicamento estimulante y su ansiedad disminuye también, es posible que su pediatra desee revisar su diagnóstico para discernir si la ansiedad derivaba del comportamiento relacionado con TDHA y no era una señal de un trastorno de ansiedad. Si los síntomas de TDHA mejoran pero la ansiedad del niño continúa, su pediatra puede decidir agregar otro tipo de medicamento. Estos medicamentos pueden incluir un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (SSRI) o un antidepresivo tricíclico (TCA). 

 

Última actualización
7/5/2013
Fuente
ADHD: A Complete and Authoritative Guide (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.