Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Sentirse ansioso es parte de la adolescencia al tener primeras citas, exámenes finales y acné, por nombrar solo tres de las fuentes perennes de la ansiedad adolescente. En una encuesta en 1999 realizada a ocho mil jóvenes, llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Michigan, dos tercios indicaron que se sentían estresados al menos una vez a la semana; un tercio informó estar al límite al menos una vez al día.

La ansiedad es una reacción normal a las tensiones de la vida. Un caso de nerviosismo no es necesariamente dañino; de hecho, puede motivarnos a ser mejores. Regularmente, una situación de estrés provoca un frenesí de actividades cerebrales y hormonales, en lo que se llama la respuesta de luchar o huir. Los sistemas corporales se movilizan para enfrentar el desafío y la persona se siente más alerta, centrada y enérgica.

Por el contrario, un trastorno de ansiedad puede incapacitar. Esta es una enfermedad que con frecuencia se da en familias de manera hereditaria. La ansiedad puede ser abrumadora y a veces aterrorizante, o puede ser relativamente suave pero incesante, a menudo sin razón aparente. Un joven tiene una posibilidad entre siete de desarrollar un trastorno de ansiedad, el más común de las afecciones mentales entre todos los grupos de edad.

 

Última actualización
6/27/2014
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.