Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Afección

Tratamiento 

Astigmatismo. Córnea de forma irregular que puede causar visión borrosa. Anteojos, si causara visión borrosa.
Blefaritis (párpados inflamados). Inflamación en las glándulas sebáceas del párpado. Esto suele provocar hinchazón en los párpados y costra excesiva en las pestañas.

Compresas tibias y lavado de los párpados con champú de bebés. Tal vez sea necesario algún antibiótico si hubiera infección.

Conductos lagrimales obstruidos. En algunos bebés, los ojos se desbordan de lágrimas y juntan mucosidad.
Un suave masaje del conducto lagrimal puede ayudar a aliviar la obstrucción. Si eso no funciona, tal vez sea necesario un procedimiento de colocación de sonda o una cirugía.

Catarata. Nubosidad del cristalino del ojo.

La mayoría de las cataratas pueden extirparse quirúrgicamente. Las cataratas son poco comunes en bebés y niños, y no suelen tener relación con las cataratas en adultos.
Chalazión. Bulto firme e indoloro en el párpado causado por una glándula sebácea obstruida. Puede resolverse por sí solo o tratarse con gotas oftálmicas o compresas tibias. En algunos casos es necesaria una cirugía.
Abrasión corneal (córnea raspada). Raspón en la superficie frontal del ojo (la córnea). Puede ser muy doloroso, y por lo general los ojos lagrimean y son sensibles a la luz. Gotas o ungüentos antibióticos, y ocasionalmente un parche en el ojo.
Párpados caídos (ptosis). Cuando los párpados no están tan abiertos como deberían. Esto es causado por debilidad en el músculo que abre el párpado. Si fuera grave, puede causar un mal desarrollo de la visión (ambliopía) y necesitar cirugía en los párpados.
Ojos falsamente mal alineados (pseudoestrabismo). Causado por un puente nasal ancho o pliegues de piel adicionales entre la nariz y el ojo, por lo cual los ojos sólo parecen estar cruzados.  Ninguno
Hipermetropía (hiperopia). Dificultad para ver los objetos cercanos. Es normal un pequeño grado de hipermetropía en bebés y niños. Si se tornara grave o causara bizquera, se necesitan lentes.

Glaucoma. Afección en la cual la presión dentro del ojo es demasiado alta. Si no se tratara, el glaucoma puede causar ceguera. Los signos de advertencia son sensibilidad extrema a la luz, lágrimas, dolor persistente, ojo agrandado, córnea turbia y espasmo de párpado.

Es normal que un glaucoma en la infancia requiera cirugía.

Ojo vago (ambliopía). Visión reducida por falta de uso en un ojo por lo demás normal. Suele aparecer porque los ojos enfocan mal o están desalineados.

Aplicación de un parche o gotas oftálmicas especiales en el ojo "bueno". Entre otros tratamientos suelen incluirse anteojos o cirugía de los músculos oculares para corregir el estrabismo.
Ojos mal alineados (estrabismo). Cuando un ojo se tuerce hacia adentro, hacia arriba, hacia abajo o hacia afuera. Esto es causado por músculos del ojo que no funcionan bien en conjunto. Anteojos o, en algunos casos, cirugía.

Miopía. Dificultad para ver los objetos lejanos. La miopía es muy poco frecuente en bebés, pero se vuelve más común en niños en edad escolar.

Se usan anteojos para corregir la visión borrosa a distancia. Una vez que son miopes, los niños no suelen superar la afección.

Ojo irritado (conjuntivitis). Enrojecimiento de la parte blanca del ojo, generalmente por infecciones, alergias o irritación. Los signos incluyen lágrimas, secreciones y sensación de que hay algo extraño en el ojo.

Dependiendo de su causa, la conjuntivitis suele tratarse con gotas o ungüentos oftálmicos. El lavado frecuente de las manos puede limitar el contagio de las infecciones de los ojos a los demás miembros de la familia y compañeros de clase.
Orzuelo (hordéolo). Un bulto rojo doloroso en el párpado causado por una glándula sebácea o sudorípara infectada. Compresas tibias y gotas o ungüento antibiótico.

 

Última actualización
8/29/2013
Fuente
Your Child's Eyes (Copyright © 2005 American Academy of Pediatrics, Updated 11/2011)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.