Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Tal vez le sea difícil creer que una mascota pequeña de casa como un gato pueda provocar que su hijo se enferme por un período largo de tiempo. Una infección bacteriana común llamada enfermedad por arañazo de gato (EAG) puede hacer que su jovencito se enferme por semanas o incluso meses, todo porque, como el nombre lo sugiere, un gato lo ha mordido o arañado. La mayoría de casos ocurre en personas menores de 20 años de edad.

La enfermedad por arañazo de gato es provocada por un organismo llamado Bartonella henselae, que es transmitido a los humanos por los gatos (normalmente los gatitos) que parecen estar saludables, pero que están infectados con esta bacteria. La enfermedad se contagia de gato a gato por medio de pulgas, pero no se puede transmitir de persona a persona. Toma una semana o más desde el momento en que la persona fue arañada para que aparezcan los primeros síntomas, algunas veces puede tomar hasta un mes y medio. 

Señales y síntomas

El síntoma más común de la enfermedad por arañazo de gato es una o más glándulas o nodos linfáticos inflamados, una afección llamada linfadenopatía. Los nodos linfáticos afectados pueden estar en la axila de su hijo, en el cuello o en el área de la ingle. En la mayoría de casos, los niños tiene una pequeña herida en la piel en donde ocurrió la mordida o el arañazo. Este golpe normalmente aparece entre 1 a 2 semanas antes de que se inflamen los nodos linfáticos y puede durar varias semanas.

La piel que está sobre los nodos linfáticos inflamados se calienta, enrojece, endurece y se siente blanda al tacto. Es posible que los niños tambián tengan fiebre, dolores dolores de cabeza, cansancio y poco apetito.

En un número pequeño de casos, los niños con la enfermedad por arañazo de gato, normalmente aquellos que tambián tienen un sistema inmune dábil debido a cáncer, virus de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) o un trasplante de órgano, pueden presentar infecciones en otras partes del cuerpo. Algunos niños con sistemas inmunes normales presentan infecciones en el hígado y el bazo. Estos niños tienen fiebre prolongada, que se denomina fiebre de origen desconocido. Raras veces, un niño con la enfermedad por arañazo de gato presenta inflamación del cerebro (encefalitis), inflamación de la retina del ojo, una infección del hueso, neumonía o chichones blandos de color morado rojizo en la piel (eritema nudoso).

Una complicación inusual conocida como síndrome oculoglandular de Parinaud ocurre cuando la bacteria ingresa al cuerpo por el párpado. En este caso, la piel del párpado, la parte blanca del ojo (conjuntiva) o ambos, se enrojecen. El nódulo linfático en la parte del frente de la oreja del mismo lado del ojo infectado se puede inflamar.

Lo que puede hacer

Si un gato araña o muerde a su hijo, lave inmediatamente el área con agua y jabón.

¿Cuándo llamar a su pediatra?

Comuníquese con su pediatra si a su hijo se le inflaman los nódulos linfáticos. Esta inflamación puede tener varias causas, incluida la enfermedad por arañazo de gato.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El pediatra preguntará si su hijo ha estado expuesto a gatos y gatitos. El pediatra buscará alguna pequeña herida en donde haya ocurrido el arañazo del gato y evaluará cualquier nódulo linfático inflamado que pueda haber. Existen pruebas de laboratorio para detectar anticuerpos en la sangre relacionados con la enfermedad por arañazo de gato, pero varias pruebas comerciales se consideran poco confiables. En la mayoría de casos, su pediatra no usará esta prueba. 

Tratamiento

Su pediatra puede recomendar tratamientos dirigidos a calmar los síntomas de la enfermedad por arañazo de gato en su hijo. Por ejemplo, si su hijo tiene dolor en un nódulo linfático y está lleno de pus, el mádico puede drenar la pus con una aguja para que está más cómodo.

Los antibióticos pueden acelerar la recuperación.

¿Cuál es el pronóstico?

La enfermedad por arañazo de gato es auto-limitante, lo que significa que la infección y la inflamación del nódulo linfático desaparecerán normalmente por sí solas entre 2 y 4 meses, incluso sin tratamiento.

Prevención

No permita que su hijo juegue bruscamente con gatos y gatitos. Este tipo de juego puede aumentar las posibilidades de un arañazo o una mordida. Ensáñele a su hijo cómo interactuar con los animales. Un niño jamás debe intentar quitarle la comida a un gato y debe evitar molestar, acariciar o tratar de atrapar gatos callejeros.  

 

Última actualización
11/1/2013
Fuente
Adapted from Immunizations and Infectious Diseases: An Informed Parents Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics) and updated 2011
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.