Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Los anquilostomas son pequeños gusanos parásitos (menos de 0.5 pulgadas de largo) que pueden ocasionar infecciones en el intestino delgado. Las principales especies de anquilostomas asociadas con infecciones en humanos son el Ancilostoma duodenal y Necator americanus. Reciben su nombre de los dientes (“ganchos”) o placas de corte en su boca con las que se adhieren a la pared intestinal.

Las enfermedades por anquilostomas son muy comunes en climas tropicales y subtropicales. Estas infecciones se desarrollan después de que una persona ha tenido contacto con tierra contaminada con heces humanas. Los niños están en un mayor riesgo ya que con frecuencia juegan con los pies descalzos en áreas con tierra contaminada. En la tierra, los huevos de anquilostomas se incuban y forman larvas, que luego excavan a través de la piel de los pies de una persona y avanzan por la sangre. La sangre lleva las larvas a los pulmones, donde entran en los alvéolos. Los anquilostomas suben entonces por los conductos respiratorios a la garganta, donde se tragan. Las larvas pasan a través del estómago y maduran en gusanos adultos en el intestino. Los gusanos se sostienen en la pared del intestino con ganchos, que causan un sangrado menor. Los anquilostomas adultos viven en el intestino y ponen huevos que salen del niño con los excrementos

Señales y síntomas

La mayoría de los niños con infecciones por anquilostomas no tienen señales ni síntomas. Sin embargo, especialmente cuando la infección ha sido a largo plazo, puede ocasionar deficiencia de hierro y anemia (recuento bajo de glóbulos rojos) debido al sangrado de la pared intestinal donde está adherido el gusano. Otros síntomas incluyen una diarrea leve y calambres en el estómago. Puede aparecer un salpullido rojo y con picazón en la piel (anquilostomosis cutánea) en los pies donde la larva entró al cuerpo. La inflamación de los pulmones con tos, jadeos y fiebre ocurre en pocas ocasiones mientras las larvas migran a través de los pulmones. Varias semanas después de la exposición a estos anquilostomas, puede ocurrir una pérdida del apetito y pérdida de peso. Las infecciones crónicas pueden llevar a una nutrición deficiente.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Deben hacerse pruebas en laboratorio de una muestra de excrementos de su hijo para ver si hay evidencia de huevos de anquilostomas.

Tratamiento

Los medicamentos antiparásitos se utilizan para tratar las infecciones por anquilostomas. Los medicamentos orales que se recetan comúnmente incluyen una dosis única de albendazole o 3 días de mebendazole o pirantel. Una a 2 semanas después del tratamiento, su pediatra debe realizar pruebas en otra muestra de excrementos de su hijo. La terapia con medicamentos debe repetirse si continúa la infección.

Los suplementos de hierro ayudan a reemplazar el hierro que su hijo ha perdido.

¿Cuál es el pronóstico?

El tratamiento adecuado para las infecciones por anquilostomas resulta en una alta tasa de recuperación.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

La reinfección es común. Usar zapatos previene que las larvas entren al cuerpo a través de los pies. Si su hijo anda descalzo, asegúrese de evitar el contacto con la tierra que puede estar contaminada con heces humanas.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Adapted from Immunizations and Infectious Diseases: An Informed Parents Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics) and updated 2011
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.