Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

La leptospirosis es una infección bacteriana ocasionada por una especie de organismos de Leptospira que pueden infectar a los animales domésticos y salvajes. Las bacterias se excretan en la orina del animal y pueden sobrevivir en el suelo o agua durante semanas o meses. Los humanos pueden infectarse del suelo o agua contaminada, con frecuencia durante las actividades como nadar o el canotaje en lagos o ríos. La bacteria entra en el cuerpo a través de cortes en la piel; a través de la nariz, ojos o boca (membranas mucosas); o al tragar agua contaminada. Es muy raro que la infección se transmita de persona a persona. El tiempo desde la exposición a la bacteria hasta el inicio de la enfermedad es de aproximadamente una semana, pero algunas veces puede tomar hasta un mes. La leptospirosis es una enfermedad poco común. Los Centros para control y prevención de enfermedades estiman que aproximadamente 100 a 200 casos se identifican cada año en los Estados Unidos, aproximadamente la mitad de esos casos ocurren en Hawai. Es más común en otras partes del mundo.

Señales y síntomas

Los malestares que se ven con la leptospirosis incluyen:

  • Fiebre y escalofríos
  • Dolores de cabeza
  • Dolores musculares en la pantorrilla y la espalda
  • Enrojecimiento de los ojos (conjuntivitis)
  • Dolor abdominal, náuseas y vómitos
  • Salpullido en la piel sobre las espinillas (frente a la tibia)

Estos síntomas pueden durar inicialmente de 3 a 7 días. Luego habrá un período corto (de 1 a 3 días) durante el cual desaparece la fiebre, seguido por una segunda fase en la cual regresa la fiebre, con cualquiera de los síntomas descritos anteriormente así como también una inflamación aumentada de los ojos (uveitis, iritis), cubierta del cerebro (Meningitis), hígado (Hepatitis) y ganglios linfáticos. El salpullido puede empeorar. En ocasiones, la leptospirosis puede ser un peligro para la vida (síndrome Weil). Cuando la infección no se trata, infección del hígado (Hepatitis) con la piel y los ojos amarillentos (Ictericia), sangrado, fallo renal, arritmia del corazón, inflamación del revestimiento del cerebro y la médula espinal (meningitis) y se puede desarrollar una forma de neumonía denominada neumonitis hemorrágica.

Cuándo llamar a su pediatra

Comuníquese con su pediatra si su hijo tiene síntomas que le sugieren la presencia de leptospirosis.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Con mucha frecuencia, la leptospirosis se diagnostica con la prueba de anticuerpos en las muestras de sangre. 

Tratamiento

Su pediatra recetará antibióticos para tratar la leptospirosis. Los niños con una infección leve pueden ser tratados con amoxicillina oral si tienen menos de 8 años de edad. La doxiciclina se utiliza para niños de 8 años de edad en adelante. (En niños más pequeños, las tetraciclinas como la doxiciclina pueden mancharle los dientes). Algunos pacientes con leptospirosis pueden enfermarse mucho y deben ser hospitalizados para recibir penicilina intravenosa.

¿Cuál es el pronóstico? 

Esta enfermedad puede durar desde unos pocos días hasta varias semanas, pero la mayoría de los niños se recuperan completamente. Aún así, algunas de las complicaciones graves como la inflamación del cerebro o la médula espinal o los daños renales pueden ocasionar problemas de salud duraderos. En ocasiones raras, puede ocurrir la muerte. 

Prevención

Asegúrese de que su hijo siga buenos hábitos de higiene. Debe lavar sus manos con frecuencia y evitar el contacto directo con la orina de las mascotas y otros animales. Su hijo no debe jugar en y cerca de los charcos sucios de agua estancada al aire libre. Aunque hay una vacuna para proteger a las mascotas de la leptospirosis, no hay vacuna aprobada para el uso en personas.

 

Última actualización
10/6/2014
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.