Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

La fiebre de las garrapatas de las montañas (RMSF) es una infección muy común que ocurre en Estados Unidos continental. Esta fiebre es causada por la bacteria Rickettsia rickettsii. Aunque el nombre implica que la enfermedad está relacionada con las Montañas Rocosas, es más común verla en los estados del sureste y sur centro. La enfermedad se propaga a los humanos por medio de la picadura de una garrapata infectada. La mayoría de las veces, la garrapata infectada es una garrapata de perro, pero algunas veces puede ser una garrapata del bosque. Los casos tienden a ocurrir entre abril y septiembre. La enfermedad afecta más a menudo a niños y adolescentes menores a 15 años, especialmente a aquellos que pasan tiempo en el exterior o que tienen mascotas que pueden tener garrapatas.

Señales y síntomas

Los niños infectados con RMSF primero tienen síntomas comunes a muchas otras enfermedades infecciosas, incluso síntomas parecidos a los de la gripe, como fiebre, dolor muscular, dolores severos de cabeza, vómitos, náuseas y pérdida de apetito. En la mayoría de casos de RMSR se desarrolla un salpullido, generalmente el sexto día de la enfermedad. Este salpullido tiende a aparecer primero en las muñecas y tobillos, pero dentro de unas horas puede propagarse al torso. Además puede propagarse a las palmas de las manos y las plantas de los pies. El salpullido es rojizo, con manchas y ampollas. Otros síntomas pueden incluir dolor en las articulaciones, dolor de estómago y diarrea. En casos severos, la presión sanguínea puede bajar y el paciente puede sentirse confuso. Cuando la infección se propaga, muchos órganos, incluso el cerebro, pueden verse afectados. Los descubrimientos del laboratorio incluyen conteos bajos de trombocitos y bajo nivel de sodio.

Los síntomas generalmente aparecen aproximadamente 1 semana después de la picadura de la garrapata. Sin embargo, el período de incubación puede variar de 2 hasta 14 días.

Cuando debe llamar a su pediatra

Si su niño ha estado expuesto a garrapatas o si usted sabe que le ha picado una garrapata, comuníquese con su pediatra si desarrolla cualquiera de estos síntomas.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Su pediatra evaluará las señales y síntomas de su niño y también utilizará pruebas de sangre para confirmar el diagnóstico de RMSF. Los hallazgos del laboratorio que podrían ayudar a identificar la RMSF incluyen disminución en el conteo de trombocitos en la sangre (trombocitopenia), disminución en la concentración de sodio en la sangre (hiponatremia) y aumento en el nivel de enzimas hepáticas (transaminasas elevadas).

Tratamiento

Si su pediatra sospecha que su niño tiene RMSF, le recetará una dosis de antibacterianos que debe empezar inmediatamente. El medicamento elegido con más frecuencia para tratar la RMSF es la doxiciclina. El tratamiento con este medicamento generalmente continúa por 7 a 10 días o hasta que la fiebre del niño haya desaparecido por lo menos por 3 días. Aunque la doxiciclina y otros antibióticos con tetraciclina no se utilizan normalmente en niños menores de 8 años, en este caso, la necesidad de tratamiento contra la bacteria tiene más peso que el pequeño riesgo de manchar los dientes. El otro antibacteriano utilizado para tratar la RMSF es el cloranfenicol. Este medicamente se evita siempre que sea posible debido a los posibles efectos secundarios que afectan la médula ósea.

¿Cuál es el pronóstico?

Con tratamiento oportuno, casi todos los niños se recuperan completamente de la RMSF. Aún sin la terapia antibacteriana, la mayoría de los niños se recupera. Sin embargo, la infección puede volverse severa y abrumante. Aunque sucede rara vez, algunos pacientes pueden tener complicaciones a largo plazo que incluyen daño a los nervios, pérdida auditiva, incontinencia, parálisis parcial de las piernas y gangrena, lo que puede causar amputación de los dedos de pies o manos. Algunos niños pueden morir por RMSF.

Prevención

La mejor medida de prevención es mantener a su niño alejado de las áreas donde hay garrapatas, como bosques y áreas con arbustos y hierba alta. Si pasa tiempo en regiones infestadas con garrapatas, aplique repelente contra insectos que contenga DEET sobre la piel expuesta, siguiendo las instrucciones del producto. No utilice cantidades excesivas de DEET en los niños. Inspeccione regularmente la ropa y cuerpo, cuero cabelludo y pelo de su niño para buscar garrapatas. Si su hijo usa ropa de colores claros, será más fácil ver las garrapatas que caminen sobre la ropa. No olvide revisar que sus mascotas no tengan garrapatas. Las garrapatas pueden entrar a la casa en la piel de los perros y pasárselas a un niño.

Los antibióticos no deben tomarse como medida preventiva después de una picadura de garrapata debido a que el riesgo de infección es muy bajo.

 

Última actualización
7/9/2014
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.