Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Un ascáride grande, el Ascaris lumbricoides es la causa de una infección parasitaria de los intestinos delgados denominada ascariasis. Los humanos son los huéspedes preferidos de este parásito. Los niños se infectan con esta enfermedad con más frecuencia que los adultos. La enfermedad con frecuencia se desarrolla después de que un niño se mete las manos en la boca después de jugar en la tierra contaminada por las heces que contienen los huevos de ascáride. Comer frutas o vegetales sin lavar que crecieron en la tierra contaminada también puede ocasionar ascariasis. A pesar de que la infección puede ocurrir en cualquier parte del mundo, es más común en países en desarrollo con una higiene deficiente y áreas en donde las heces humanas se utilizan como fertilizantes.

Todo el ciclo de vida de este parásito ocurre dentro de los humanos. El gusano adulto coloca miles de huevos al día en los intestinos de un niño, los cuales después pasan dentro de los excrementos. En las áreas con una higiene deficiente o en donde las heces humanas se utilizan como fertilizantes, los huevos madurarán de 2 a 3 semanas en la tierra y se volverán infecciosos en la superficies de las frutas y vegetales sin lavar. Si un niño juega en la tierra contaminada, puede adquirir los huevos directamente en sus dedos y meterse los dedos en la boca, o una persona puede comer los huevos del parásito que pueden terminar en la superficie de los vegetales sin lavar. Después de que los huevos se incuban en el intestino, las larvas se esconden en la pared del intestino y en el flujo sanguíneo. La sangre transporta las larvas al pulmón, en donde los parásitos pueden ingresar a los sacos de respiración. Las larvas después suben por las vías respiratorias hacia la garganta, donde se tragan. Una vez que están de regreso en el intestino, las larvas se transforman en gusanos adultos.

Señales y síntomas

La mayoría de niños con infecciones por A lumbricoides no presentan ninguna señal ni síntomas. Algunas veces los jóvenes tienen calambres estomacales y, en los casos más graves, incluso la obstrucción intestinal puede provocar vómitos. Las lombrices que viajan dentro de los conductos biliares pueden ocasionar el bloqueo e infección del hígado, del páncreas o ambos. Cuando las larvas de ascáride migran hacia los pulmones, pueden ocasionar una inflamación alérgica del pulmón (neumonitis) junto con fiebre, tos y dificultades para respirar. Algunas veces, se observa que las lombrices salen del ano, boca o nariz.

Cuándo llamar a su pediatra

Comuníquese con su pediatra si su hijo tiene alguno de los síntomas o señales que se describen aquí, especialmente si continúa empeorando. Hágale saber a su médico si su hijo ha viajado a alguna parte del mundo en donde las infecciones parasitarias son comunes (es decir, áreas con higiene deficiente, el trópico).

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

En la mayoría de los casos, esta infección se diagnostica observando una lombriz o lombrices en el pañal o en la taza del inodoro, o al detectar los huevos en una muestra de materia fecal de su hijo. Los huevos microscópicos en tamaño, mientras que las lombrices tienen varias pulgadas de largo y tienen una apariencia similar a la de una lombriz de tierra.

Tratamiento

Para tratar las Infecciones por a lumbricoides, es posible que su pediatra recete una sola dosis de una medicina llamada albendazol o 3 días de pirantel o mebendazol. Estos tratamientos se deben administrar ya sea que la infección ocasione síntomas o no.

En ocasiones son necesarias las cirugías para aliviar el bloqueo intestinal o del conducto biliar.

¿Cuál es el pronóstico?

Con el tratamiento adecuado, los niños se recuperan completamente de la ascariasis.

Prevención

La reinfección es común. Mantenga a su hijo alejado de la tierra que puede estar contaminada con heces humanas. Asegúrese de lavar los vegetales y las frutas antes de comerlas.

 

Última actualización
7/9/2014
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.