Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Durante el embarazo de una mujer, los testículos del bebé se desarrollan en su abdomen. A medida que se acerca el nacimiento, descienden a través de un tubo (el canal inguinal) al escroto. En un reducido número de niños, especialmente los prematuros, uno o ambos testículos no descienden al momento de nacer. En muchos de estos niños, el descenso ocurrirá durante los primeros meses de vida. Sin embargo, en algunos esto no ocurre. La mayoría de niños tendrán una retracción normal de los testículos en ciertos casos, como mientras están sentados en agua fría (por ejemplo, los testículos “desaparecen” temporalmente en el canal inguinal). Sin embargo, en general, cuando el niño tiene una temperatura normal, los testículos deben estar en la posición baja en el escroto. Se desconoce la causa de la mayoría de los casos de testículos no descendidos. Si su hijo tiene testículos no descendidos, es posible que su escroto sea pequeño y al parecer esté poco desarrollado. Si solo un testículo no ha descendido, es posible que el escroto parezca asimétrico (lleno de un lado, vacío del otro). Si algunas veces los testículos están en el escroto y otras veces (por ejemplo, cuando tiene frío o está emocionado) no lo están, y se encuentran arriba del escroto, se dice que son retráctiles. Esta condición generalmente se corrige sola a medida crece el niño.

Pocas veces el testículo no descendido se puede deformar, y en el proceso, se puede detener la irrigación sanguínea, ocasionando dolor en el área inguinal (ingle) o escrotal. Si no se corrige esta situación, el testículo se puede dañar de manera grave y permanentemente. Si su hijo tiene un testículo no descendido y se queja de dolor en la ingle o en el área escrotal, llame inmediatamente a su pediatra. Los testículos no descendidos se debe reevaluar en cada examen médico regular. Si no descienden al escroto al año de edad, debe considerar someterlo a un tratamiento.

Tratamiento

Los testículos no descendidos se pueden tratar con inyecciones hormonales o con cirugía. Actualmente, el tratamiento hormonal está limitado para casos de testículos no descendidos muy bajos o algunos testículos retráctiles. Muchos niños con testículos no descendidos verdaderos también tendrán una hernia inguinal y la hernia desaparecerá al mismo tiempo que los testículos no descendidos se muevan al   escroto. Si es aceptable que el testículo no descendido de su hijo permanezca en esa posición durante dos años, tienen un riesgo mayor que el promedio de no poder tener hijos (infertilidad). También tiene un riesgo ligeramente elevado de desarrollar tumores testiculares de adulto, particularmente si el testículo se queda en su posición anormal. Afortunadamente, con el tratamiento correcto y a tiempo, generalmente todas estas complicaciones se pueden evitar.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.