Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Las infecciones vaginales son causadas por el hongo Candida albicans, uno de los varios hongos que viven en la vagina, boca, garganta y piel sin causar daño. El contenido químico ligeramente ácido de la vagina controla el equilibrio entre las bacterias y los hongos que viven normalmente en la vagina. Si el frágil equilibrio entre la acidez y la alcalinidad se altera, la cantidad de hongo crece a tal grado que ocurre una infección por Candida (conocida como candidiasis). Una tregua similarmente incómoda existe entre las bacterias “amistosas” (lactobacilos) y las bacterias “enemigas” (anaerobias). En la vaginosis bacteriana, las bacterias anaerobias se multiplican a un ritmo acelerado hasta que desplazan a varios de los lactobacilos. Como en el caso de la candidiasis, el ecosistema vaginal cambia de ácido a alcalino. “Nadie está absolutamente seguro de qué ocasiona el crecimiento excesivo de las bacterias”, dice la Dra. Meg Fisher, una pediatra en St. Christopher’s Hospital for Children, en Philadelphia. De modo interesante, a pesar de que la vaginosis bacteriana no se transmite por medio de las relaciones sexuales, las mujeres sexualmente activas tienen mayor índice de infección, y mayor aún si han tenido intimidad con varias parejas.

Examen físico, incluyendo un examen pélvico y un historial médico completo, más uno o más de los siguientes procedimientos: Análisis microscópico en el laboratorio del fluido vaginal (es posible que su pediatra se refiera a estas pruebas como preparación en húmedo y preparación de KOH) para descartar la infección.

Cómo se tratan las infecciones vaginales

Terapia con medicamentos: Las infecciones vaginales se manejan con agentes antimicóticos como el butoconazole, clotrimazol, miconazol y tioconazol, que vienen en forma de cremas, ungüentos y supositorios. El fluconazol se puede administrar por vía oral. El tratamiento más corto consiste de una sola dosis, que es 80 por ciento eficaz.

Para la vaginosis bacteriana, los antibióticos clindamicina y metronidazol son la base de la terapia.

Síntomas de infección vaginal

 

Vaginosis bacteriana

Infección vaginal por hongos

  • Flujo gris o blanco lechoso
  • Flujo blanco grueso como requesón
  • Mal olor que a menudo se describe como "olor a pescado"; es más notorio después de
    tener relaciones sexuales
  • Sin olor
  • Picazón o ardor ocasional
  • Picazón o ardor extremo, especialmente al orinar
  • Inflamación, enrojecimiento e inflamación de los labios externos de la vagina (labios) y la piel circundante (vulva)
  • Incomodidad durante o después de tener relaciones sexuales

 

 

Última actualización
10/6/2014
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.