Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

¿Cómo se si mi hijo tiene una infección de las vías urinarias?

Las infecciones de las vías urinarias (urinary tract infections, UTI) son comunes en los niños pequeños. Es posible que no se traten las UTI porque los síntomas pueden no ser evidentes para el niño o para los padres.

La orina normal no tiene gérmenes (bacterias). Sin embargo, las bacterias pueden entrar en las vías urinarias desde dos fuentes: la piel alrededor del recto y los genitales, y el torrente sanguíneo que viene desde otras partes del cuerpo. Las bacterias pueden causar infecciones en cualquier parte de las vías urinarias o en todas ellas, incluidas las siguientes:

  • La uretra (se denomina “uretritis”).
  • La vejiga (se denomina “cistitis”).
  • Los riñones (se denomina “pielonefritis”).

Las UTI son comunes en los bebés y los niños pequeños. Alrededor del 3% de las niñas y del 1% de los niños tendrá una UTI antes de cumplir 11 años. Un niño pequeño con fiebre alta y sin otros síntomas tiene 1 probabilidad en 20 de tener una UTI. La frecuencia de UTI en niñas es mucho mayor que en los niños. En los niños sin circuncidar, la cantidad de UTI es ligeramente mayor que en los niños que han sido circuncidados.

Síntomas

Los síntomas de UTI pueden incluir los siguientes:

  • Fiebre.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Necesidad de orinar con mayor frecuencia o dificultad para hacer salir la orina.
  • Necesidad urgente de orinar o, en los casos de niños que saben ir al baño, mojar la ropa interior o la cama.
  • Vómitos, negarse a comer.
  • Dolor abdominal.
  • Dolor en el costado o en la espalda.
  • Orina maloliente.
  • Orina turbia o con sangre.
  • Irritabilidad inexplicable y persistente en un bebé.
  • Crecimiento deficiente en un bebé.

Tratamiento

Las UTI se tratan con antibióticos. El modo en el que su hijo reciba el antibiótico dependerá de la gravedad y del tipo de infección. Si su hijo tiene fiebre o está vomitando y no es capaz de mantener líquidos en el estómago, se pueden poner los antibióticos directamente en el torrente sanguíneo o en el músculo usando una aguja. Generalmente, esto se hace en el hospital. Si no, los antibióticos se pueden dar por boca, como líquido o píldoras.

Las UTI deben tratarse de inmediato por los siguientes motivos:

  • Para eliminar la infección.
  • Para evitar que se propague (extienda) la infección.
  • Para reducir las probabilidades de tener daño renal.

Los bebés y los niños pequeños con UTI, generalmente, deben tomar antibióticos durante 7 a 14 días. A veces, durante más tiempo. Asegúrese de que su hijo tome todos los medicamentos que su pediatra le recete. Debe darle a su hijo todo el medicamento que el pediatra haya recetado. No deje de dárselo aunque su hijo se sienta mejor. Las UTI pueden regresar si no se tratan completamente.

 

Última actualización
3/5/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.