Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Síncope (mareo y desmayos)

Una disminución temporal en el flujo sanguíneo al cerebro lo que tiene como resultado una inconsciencia o desmayo. Muchos desórdenes, algunos de ellos graves, pueden ocasionar esto. “En adolescentes”, dice la neuróloga pediatra Dr. Patricia Crumrine del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, “los desmayos generalmente resultan ser debidos a un síncope vasovagal”. Su pediatra también lo referirá como un síncope mediado neuralmente. La condición no es grave, aunque un niño puede llegar a lesiones en la cabeza y laceraciones debido al colapso. El síncope comenzar por dolor, fatiga, calor, ejercicios, estrés, incluso emociones intensas, como el golpe de escuchar algunas noticias alarmantes o ver una escena de miedo en una película. En respuesta, el corazón se contrae con más fuerza que la usual. El sistema nervioso, detecta esto y sobrereacciona. Disminuye la velocidad de la acción de bombeo, incluso una caída repentina en la presión sanguínea. Al mismo tiempo, estrecha los principales vasos sanguíneos, incluso aquellos que llevan sangre al cerebro. Generalmente, las víctimas jóvenes recobran la conciencia después de unos pocos minutos, sin ningún efecto crónico, y tienen una memoria completa. 

Síntomas del síncope

Repentino mareo leve, seguido por pérdida de conciencia y colapso.

Cómo se diagnostica el síncope

  • Examen físico y un minucioso historial médico
  • Prueba en la mesa de inclinación

El síncope vasovagal pasa a través de muchos árboles familiares. “Cuando tomamos el historial de familia del paciente”, dice la Dr. Crumrine, “con frecuencia descubrimos que un pariente cercano experimentó síntomas similares a una misma edad aproximada”. Con frecuencia se puede llegar a un diagnóstico solamente con base en el historial y posiblemente en una mesa de inclinación. Este procedimiento sencillo y no invasivo conlleva a sujetar al joven paciente a una mesa mecánica, luego inclinarla a una posición casi parada. Permanece en este ángulo durante diez a quince minutos. El desmayo que ocurre debido a una caída rápida de la presión sanguínea y la frecuencia cardíaca se considera un resultado positivo para el síncope vasovagal. No se preocupe, ya que una vez la mesa se baje, los latidos del paciente y la circulación regresarán a lo normal y recuperará la conciencia. El médico puede ordenar una variedad de pruebas adicionales para descartar otras condiciones, como convulsiones (epilepsia) y desórdenes cardíacos. 

Cómo se trata el síncope

  • Medidas de dieta: Los adolescentes que están propensos a los desmayos no comen la cantidad recomendada diaria de dos mil a tres mil miligramos de sal. Aunque una dieta alta en sodio puede eventualmente llevar a la hipertensión, muy poca sal tampoco es saludable, ya que dos de las funciones minerales son regular la presión sanguíneo y retener fluidos en la circulación. Los niños con frecuencia no toman suficientes líquidos. Esto también contribuye al síncope vasovagal. Sus jóvenes deberían tomar el equivalente de por lo menos ocho tazas de agua y otros líquidos al día.
  • Terapia de medicamentos: Si se utiliza un medicamento, uno de tres medicamentos generalmente se requiere para controlar los síntomas del síncope vasovagal. Fluorocortisona, un esteroide corticoide mineral, obliga a que los riñones recirculen la sal consumida en lugar de excretarla en la orina. A cambio se sacrifica el potasio; por lo cual, con frecuencia, se agrega un suplemento de potasio cuando los jóvenes pacientes empiezan con los medicamentos. El atenolol trabaja por una vía de un mecanismo completamente diferente. El beta bloqueador desacelera el latido y evita las poderosas contracciones que cambian en el reflejo de desmayo. La Disopiramida, también disminuye la fuerza de la contracción, pero pertenece a dos grupos diferentes de agentes: antiarrítmicos y anticolinérgicos. 

Ayudar a los adolescentes a ayudarse a sí mismos

La medidas posteriores pueden ayudar a los adolescentes que están propensos a desmayos a reducir la frecuencia de episodios futuros:

  • Aprenda a reconocer las señales tempranas de un desmayo. Un desmayo completo se puede evitar al colocar la cabeza entre las rodillas o al recostarse.
  • Reducir la cantidad de tiempo que se pasa en ambientes calientes, como duchas y baños y un radiante sol de medio día. Se deben evitar los saunas, tinas calientes y jacuzzis.
  • Cuando esté parado durante largos períodos de tiempo, cambie el apoyo de su peso y flexione los músculos de sus piernas, para mantener el movimiento de la circulación. Incluso los movimientos más sutiles, como recostarse hacia adelante desde la cintura ayuda a que el flujo de la sangre llegue al cerebro.
  • Cuando se siente durante períodos largos de tiempo, siéntese en una silla baja, recuéstese hacia adelante con sus manos sobre las rodillas y lleve sus rodillas hacia su pecho.
  • Use almohadas para elevar la cabeza levemente de la cama.
  • Evite el alcohol, que ocasiona que se agranden las venas, reduciendo así la presión sanguínea. 

Qué hacer si un joven se desmaya 

  • Si puede, intente agarrarlo antes de que llegue al piso.
  • Recuéstelo suavemente sobre su espalda.
  • Si tiene comida en su boca, recuéstelo hacia un lado con su cara orientada al piso.
  • No intente despertar al joven con amoniaco o cápsulas de amoniaco o al zambullirlo en agua fría o abofetear sus mejillas. Él regresará en sí en unos pocos minutos.
  • Informe a su pediatra. 

Otras causas de desmayos en jóvenes.

Las otras dos causas comunes de mareos y desmayos en los jóvenes son la hiperventilación  y la hipotensión ortostática. “Ortostática” significa “ocasionada por posición erguida”; “hipotensión,” “baja presión arterial”. Los adolescentes con esta condición pueden sentirse mareados y débiles debido a que se paran demasiado rápido de una posición prona. La caída en la presión sanguínea está relacionada con el crecimiento de la pubertad que ocasiona un centro de elevación rápida de gravedad y expansión del volumen de sangre.

 

Última actualización
3/31/2014
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.