Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

La inclinación de la cabeza es una condición que ocasiona que un niño sostenga su cabeza o cuello en una posición torcida o anormal de alguna manera. Puede recostar su cabeza hacia un hombro y, cuando está acostado boca abajo, gira siempre hacia el mismo lado de su rostro hacia el colchón. Esto puede ocasionar que su cabeza se aplane en un lado y su rostro parezca disparejo o fuera de línea. Si no se trata, la inclinación de la cabeza puede llevar a una deformidad facial permanente o desigual y a un movimiento de cabeza restringido. 

La mayoría de los casos de la inclinación de la cabeza están asociados con una condición llamada tortícolis (descrito posteriormente), aunque en raras ocasiones una inclinación de la cabeza puede deberse a otras causas como la pérdida auditiva, la desalineación de los ojos, reflujo (un flujo que regresa el ácido del estómago), una infección de garganta o nodo linfático o, en ocasiones muy poco comunes, un tumor cerebral. 

Tortícolis muscular congénita 

Con mucho la causa más común de inclinación de la cabeza entre los niños de menos de cinco años de edad, esta condición es el resultado de una lesión en el músculo que conecta al esternón, la cabeza y el cuello (el músculo esternocleidomastoideo). La lesión puede ocurrir durante el nacimiento (particularmente los partos de nalgas y los partos de primerizas complicados), pero también puede ocurrir mientras el bebé todavía está en el vientre. Cualquier que sea la causa, esta condición generalmente se detecta en las primeras seis a ocho semanas de vida, cuando el pediatra observa un pequeño bulto en el lado del cuello del bebé en el área del músculo dañado. Posteriormente el músculo se contrae y ocasiona que la cabeza se incline a un lado y vea hacia el lado opuesto. 

Síndrome Klippel-Feil

En esta condición, que está presente en el nacimiento, la inclinación del cuello es ocasionada por una fusión o conexión ósea entre dos o más huesos en el cuello. Los niños con síndrome Klippel-Feil pueden tener un cuello corto, ancho, línea de cabello baja y un movimiento de cuello bastante restringido. 

Tortícolis debido a una lesión o inflamación

Esto es mucho más probable que ocurra en niños mayores, hasta los nueve o diez años de edad. Este tipo de tortícolis resulta de una inflamación de la garganta ocasionada por una infección de las vías respiratorias altas, un dolor de garganta, una lesión o algún otro factor desconocido. La inflamación, por razones aún desconocidas, ocasiona que el tejido circundante de la columna vertebral superior se afloje, lo que permite que los huesos vertebrales se muevan fuera de la posición normal. Cuando esto sucede, los músculos del cuello sufren de espasmos, lo que ocasiona que la cabeza se incline a un lado. 

Tratamiento 

Cada tipo de inclinación de la cabeza requiere un tratamiento ligeramente diferente. Es muy importante buscar dicho tratamiento de forma temprana, de manera que el problema se corrija antes de que ocasione una deformidad permanente. Su pediatra examinará el cuello de su hijo y es posible que orden rayos X del área con el fin de identificar la causa del problema. También se pueden ordenar rayos X de la cadera, ya que algunos niños con tortícolis muscular congénita también tienen una anormalidad conocida como displasia del desarrollo de la cadera. Si el médico decide que el problema es tortícolis muscular debido a una lesión relacionada con el nacimiento en el músculo esternocleidomastoideo, aprenderá un programa de ejercicios para estirar los músculos del cuello. El médico le mostrará cómo mover suavemente la cabeza de su hijo en la dirección opuesta de la inclinación. Deberá hacer esto varias veces al día, extendiendo muy gradualmente el movimiento a medida que se estira el músculo.

Cuando su hijo duerma, es mejor colocar su cabeza recostada hacia atrás o al lado, con su cabeza colocada al lado opuesto de la dirección de la inclinación. Puede colocarlo boca abajo si le permite que usted gire su rostro lejos del lado de la lesión muscular, y si mantiene entonces su cabeza en esta posición mientras duerme. Cuando esté despierto, colóquelo de manera que las cosas que quiera ver (ventanas, móviles, imágenes y actividad) estén en el lado contrario de la lesión. De esa manera, va a estirar el músculo acortado mientras intenta ver estos objetos. Estas estrategias sencillas curan este tipo de inclinación de la cabeza en la gran mayoría de casos, evitando la necesidad de una cirugía posterior.  Si el problema no se corrige con ejercicios o cambio de posición, su pediatra le referirá con un ortopedista o neurólogo pediatra. En algunos casos es posible que sea necesario alargar el tendón involucrado quirúrgicamente.  

Si la inclinación de la cabeza de su hijo es ocasionada por algo que no es una tortícolis muscular congénita y los rayos X muestran que no hay anormalidad de la columna vertebral, otro tratamiento incluye el descanso, un collarín especial, tracción, aplicación de calor en el área, medicamento o, rara vez, es posible que sea necesario realizar una cirugía. Para tratar el síndrome Klippel-Feil, un especialista puede recomendar tratamientos que van desde la terapia física hasta una operación. Para tratar la tortícolis debida a una lesión o inflamación, su médico puede recomendar la aplicación de calor, así como también usar masaje y estiramiento para aliviar el dolor en el cuello y la cabeza. Su pediatra puede referirlo a un especialista para un diagnóstico definitivo y un programa de tratamiento.

 

Última actualización
10/6/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.