Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Los adenovirus son una familia de virus que pueden infectar a personas de todas las edades. Estas infecciones con mayor frecuencia afectan las vías respiratorias superiores. Son levemente más comunes a finales de invierno, primavera y a inicios de los meses de verano, pero pueden desarrollarse en otros momentos del año también. Los diferentes adenovirus pueden ocasionar enfermedades en diferentes áreas del cuerpo. Algunas cepas pueden ocasionar infección en la mucosa de los párpados, las respiratorias y pulmones, mientras que otras afectan los intestinos o la vejiga.

Los adenovirus se transmiten por contacto de persona a persona, incluso a través de las secreciones que se estornudan o tosen en el aire o en las manos y la cara. Algunos adenovirus están presentes en los intestinos y los excrementos. Una persona que adquiere el virus en sus manos mientras se baña o usa un baño puede transmitir estos virus. El virus puede ir de unas manos a otras y luego a la boca o nariz o en los ojos. Los niños que están en guarderías, especialmente aquellos de 6 meses a 2 años de edad, tienen una mayor probabilidad de contraer estos virus. Los virus también se transmiten en escuelas o campamentos de verano. En ocasiones, los niños pueden infectarse a través del agua de piscina contaminada o al compartir toallas.

Señales y síntomas

Las señales y síntomas de las infecciones por adenovirus son similares a aquellas del resfriado común. Los niños enfermos pueden desarrollar congestión o secreción nasal, así como también dolor de garganta (faringitis), inflamación de la mucosa del párpado (conjuntivitis), infección de las vías respiratorias en los pulmones (bronquitis), neumonía, una infección del oído medio o fiebre. Algunos jóvenes pueden tener una tos fuerte similar a la tosferina. Algunas veces hay un sangrado en el revestimiento de los ojos. Este virus puede ocasionar que los ojos se vean mal, pero la visión no resulta afectada. Los niños infectados con algunas de las cepas del adenovirus desarrollan inflamación del estómago y el tracto intestinal, lo que puede ocasionar diarrea y dolores abdominales (gastroenteritis). Este virus puede infectar también la vejiga y ocasionar sangrado en la orina y dolor al orinar. Ocasionalmente, el virus ocasiona infección en o alrededor del cerebro (meningitis o encefalitis). En niños con un trasplante de órgano u otras condiciones en las cuales está debilitado el sistema inmune, la infección por adenovirus puede ser bastante grave y tener como resultado una fuerte infección y la muerte.

Una vez que un niño está expuesto al virus, existe un período de incubación de 2 a 14 días antes de que tenga los síntomas. El período de incubación para la gastroenteritis puede ir de 3 a 10 días.

Qué puede hacer

Asegúrese de que su hijo haga bastante reposo y beba grandes cantidades de líquidos. Si no se siente bien, puede considerar darle acetaminofén para reducir la fiebre o disminuir el dolor de garganta, pero recuerde que la fiebre es una manera en que el cuerpo de su hijo combate estos virus.

Cuándo llamar a su pediatra

Si su hijo en edad escolar tiene dolor de garganta y fiebre, comuníquese con el pediatra para estar seguro que no es ocasionado por una bacteria de estreptococo grupo A (estreptococo de la garganta). Llame si su hijo tiene síntomas que le duran más de unos pocos días, si tiene dificultades para respirar o si parece empeorar. Además, deje que su pediatra sepa si su hijo muestra señales de deshidratación, tal como disminución en la cantidad de orina o llanto sin lágrimas.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

La mayoría de veces su pediatra examinará a su hijo y le hará un diagnóstico en base a las señales y síntomas. Si la garganta de su hijo está inflamada, el pediatra puede revisar si no hay un estreptococo. Existen pruebas especiales para la detección del virus, pero debido a que no hay ningún medicamento específico para combatir estos virus, generalmente no vale la pena el dolor de obtener la muestra o el costo de las pruebas. Si su hijo está muy enfermo o tiene un problema de fondo, su pediatra puede tomar una muestra de las secreciones de la garganta, ojos y otras regiones del cuerpo para realizar pruebas de laboratorio para identificar la presencia del adenovirus. Las pruebas de salud también se pueden llevar a cabo en las muestras de excrementos, sangre u orina.

Tratamiento

Hasta el 2011, no hay ningún tratamiento específico para el adenovirus. Su pediatra puede sugerir una atención de apoyo que le ayude a facilitar los síntomas de su hijo y que lo haga sentirse más cómodo.

¿Cuál es el pronóstico?

La mayoría de los niños con infecciones de adenovirus tienden a mejorar en unos pocos días, aunque la tos y las infecciones en los ojos pueden durar más tiempo. Las complicaciones ocasionalmente se desarrollan, particularmente en infantes y niños con sistemas inmunes debilitados. Estos pueden incluir la neumonía grave que puede llevar a la insuficiencia respiratoria o una infección grave que puede llevar a la insuficiencia de varios órganos y la muerte subsecuente.

Prevención

El lavado de manos frecuente puede ayudar a reducir las oportunidades de transmisión de las infecciones de adenovirus. Los juguetes y otros objetos que manejan los niños deben mantenerse limpios y desinfectados. Su hijo debe nadar únicamente en piscinas que estén adecuadamente cloradas.

 

Última actualización
11/1/2013
Fuente
Adapted from Immunizations and Infectious Diseases: An Informed Parents Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics) and updated 2011
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.