Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

¿Qué es la enfermedad de mano-pie-boca?

La enfermedad de mano-pie-boca es una infección viral que se ve con más frecuencia en los niños que empiezan a caminar y niños menores de 10 años. Es ocasionada más comúnmente por el virus Coxsackie A16. Los virus de Coxsackie son un tipo de enterovirus.

A pesar de las similitudes en nombres, la enfermedad de mano-pie-boca es una infección completamente diferente que la enfermedad pie y boca, que ocurre solamente en animales y es provocada por otro tipo de virus.

Síntomas

Las señales y síntomas de la enfermedad de mano-pie-boca incluyen fiebre y pequeñas pero dolorosas ampollas en la garganta, encías y lengua, así como en la parte interna de las mejillas. También puede provocar un sarpullido, a menudo con ampollas, en las manos, plantas del pie y área del pañal, así como dolores de cabeza y poco apetito.

Cuándo llamar al pediatra

Llame a su pediatra si su hijo se queja de dolor de cuello, dolor de pecho, dificultad para respirar, falta de interás, aletargamiento. También consulte a su pediatra si las ampollas en la boca le están causando dificultad para tragar, lo cual puede provocarle a una deshidratación.

Diagnóstico

El pediatra le practicará un examen físico que evalúa las señales y síntomas que pueden indicar una infección enteroviral. Si el médico sospecha que su hijo tiene la enfermedad de mano-pie-boca, buscará si tiene el sarpullido asociado con esta infección así como ampollas en la boca y garganta.

Para confirmar el diagnóstico, el mádico puede hacer pruebas de muestras de la garganta o heces, así como de otras áreas del cuerpo. También, los análisis sangre y orina pueden indicar la presencia de enterovirus. Si se sospecha una meningitis, el pediatra le hará una punción lumbar de manera que se pueda analizar el líquido en el laboratorio. Si se sospecha una miocarditis, se tomará una radiografía de pecho y se le realizará un electrocardiograma (ECG).

Tratamiento

No hay un tratamiento específico autorizado y disponible para las infecciones ocasionadas por enterovirus. Se ha probado un medicamento antiviral, pleconaril, pero aún no ha sido autorizado para uso general. Es posible que el pediatra recomiende el uso de acetaminofén para bajar la fiebre de su hijo y aliviar la incomodidad de las ampollas en la boca.

Pronóstico

En la mayoría de casos, los niños se recuperan de estas infecciones en un plazo de 7 a 10 días sin problemas. Ocasionalmente hay complicaciones, incluyendo falla del corazón relacionada con la miocarditis e incluso muerte súbita relacionada con ritmos cardíacos anormales. Los recién nacidos que tienen enterovirus puede enfermarse de infecciones graves que conducen a una falla renal y hemorragia masiva, que puede ser fatal.

Prevención

Los niños y adultos deben adoptar buenos hábitos de lavado de manos para reducir las probabilidades de propagar estos virus. Específicamente, los padres y otras personas encargadas del cuidado y que cambian de pañal a los bebés deben lavarse las manos con frecuencia. Cuando un niño se enferma con una infección enteroviral, debe abstenerse de asistir a la escuela, piscinas y guarderías durante los primeros días de su enfermedad.

 

Última actualización
7/1/2013
Fuente
Adapted from Immunizations and Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics) and updated 2012
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.