Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Las enfermedades infecciosas son enfermedades ocasionadas por gérmenes (microbios). Es importante comprender que no todos los gérmenes (bacterias, virus, hongos y parásitos) ocasionan enfermedades. De hecho, un huésped de las bacterias generalmente vive en la piel, párpados, nariz y boca, y en el intestino. Estas bacterias se denominan flora normal y se consideran habitantes normales. ¡Esta flora normal es útil para nosotros! Las bacterias en nuestros intestinos descomponen los alimentos y forman la vitamina K, una vitamina esencial para todos nosotros. Las bacterias normales en nuestra piel y en nuestra boca nos protegen evitando o disminuyendo el riesgo de infectarnos con bacterias y hongos dañinos.   

El equilibrio normal de bacterias se puede alterar con antibióticos y algunas enfermedades. Las infecciones virales con frecuencia dañan las superficies del cuerpo y son la antesala de una infección por bacterias dañinas.

Con frecuencia, las bacterias existen en una superficie del cuerpo como la nariz o la garganta, o en los intestinos, pero no existe ninguna enfermedad. Esto se denomina transportede las bacterias y la persona con las bacterias se denomina un portador. No existe ninguna enfermedad en el portador, pero el portador algunas veces puede transmitir o propagar las bacterias hacia otra persona. Muchas de las bacterias transportadas pueden ocasionar infecciones y enfermedades.

No siempre está clara la razón por la cual las mismas cepas de bacterias ocasionan el transporte en un niño, una leve enfermedad en otro y una infección grave en otros. Algunas veces se debe a los factores en el niño o en las bacterias, pero con frecuencia los médicos no comprenden los motivos.

Algunos factores importantes en el niño incluyen la edad, inmunidad, nutrición, composición genética y salud en general. Los recién nacidos están en riesgo ya que sus sistemas de protección aún no han sido puestos a prueba y no siempre están maduros. Los bebés están en riesgo ya que tienen la tendencia de meterse todo a la boca y raras veces se lavan las manos. Los niños más grandes tienen menos riesgos ya que su higiene es mejor y se han vuelto inmunes a través de infecciones anteriores o el transporte de bacterias.

Otro factor importante para un niño es el uso de dispositivos médicos como catéteres (tubos colocados en los vasos sanguíneos o en la vejiga) y otros tubos (por ejemplo, de la nariz al estómago, de la nariz a los pulmones). Estos catéteres y tubos proporcionan una ruta directa para que las bacterias y los hongos ingresen a la sangre, vejiga o pulmones. Las Medicinas como corticosteroides (que se usan para el asma y muchas otras condiciones) y quimioterapia para el cáncer puede interferir con la capacidad que tiene un niño para combatir una infección. Incluso los antibacteriales pueden ser un factor al matar la flora normal de protección.

Los factores en las bacterias, virus y hongos incluyen genes que determinan qué tan dañino (virulento) puede ser el microbio. Algunos gérmenes crean toxinas que ocasionan enfermedades por sí mismas o contribuyen con las infecciones ocasionadas por el germen. Entre los ejemplos están las enterotoxinas, que ocasionan diarrea; toxinas del tétanos, que ocasionan tétanos; y toxinas de shock tóxico, que ocasiona un presión arterial baja y colapsos (shock).

Las infecciones son una parte normal de la niñez. La mayoría de niños tendrá al menos de 6 a 8 infecciones respiratorias (tracto respiratorio) cada año. Entre éstas están los resfriados, infecciones de oído, sinusitis, bronquitis y neumonía. Las infecciones de los intestinos también son comunes.

Cuando los niños se reúnen en entornos de cuidado infantil y en la escuela, existe la oportunidad de que se propaguen las infecciones de un niño a otro.

No todas las infecciones son contagiosas (se pueden propagar de persona a persona). Las infecciones de oído y vejiga no se propagan de niño a niño, mientras que la diarrea y los resfriados se propagan fácilmente.

El período de incubación es el tiempo que transcurre después de que se infecta un niño hasta que se vuelve una enfermedad. Algunas veces la incubación es más corta (por ejemplo, un día o más para la gripe), mientras que otras veces es un poco más (por ejemplo, 2 semanas para la varicela y muchos años para el virus de inmunodeficiencia humana [VIH]). En algunos casos, una persona es contagiosa durante el período de incubación, mientras que otras personas no son contagiosas hasta que empieza la enfermedad. La cantidad de tiempo que un niño permanece contagioso depende de la infección y del niño. Los niños pequeños con frecuencia son contagiosos más tiempo que los niños más grandes.

Las infecciones algunas veces son tan leves que existen pocos o ningún síntoma. Otras infecciones ocasionan enfermedades más severas. Las infecciones son perjudiciales al dañar las partes del cuerpo de una persona (células y órganos) y ocasionar inflamación. La inflamación es una manera en la cual un niño se protege a sí mismo de la infección. La inflamación generalmente destruye al agente infeccioso. Desafortunadamente, la inflamación puede ser dañina para el niño también. La inflamación puede dañar órganos, ocasionar dolor e interferir con las funciones normales del cuerpo.

Muchas infecciones aparecen y desaparecen sin dañar al niño. Otras ocasionan dolor y, algunas veces, la muerte. Algunas infecciones se curan, pero dejan a un niño con daños en un órgano. A pesar de que muchos gérmenes aparecen y desaparecen, algunos gérmenes permanecen con su hijo incluso después de que la enfermedad se cura. Por ejemplo, el virus del herpes (virus del herpes simplex, citomegalovirus, virus de Epstein Barr, varicela y virus del herpes humano 6 y 7) permanecen en su hijo durante toda la vida. Si su hijo se contagia de varicela, ese virus permanece dentro de sus terminaciones nerviosas después del salpullido y de que la enfermedad desaparece. El virus puede volver a aparecer en el futuro como herpes zóster (herpes zoster). 

Gérmenes y niños: Terminología

flora normal Bacterias que viven en un niño
patógeno Un germen que puede ocasionar una enfermedad
colonización Presencia de un germen en usted sin enfermedades.
infección Un germen que ocasiona una enfermedad. Su cuerpo reaccionará al crear anticuerpos
intoxicación Enfermedad debido a una toxina creada por un germen
infección latente Un germen (con frecuencia un virus) en un período de inactividad
reactivación El germen latente se activa y se reproduce
portador Un niño que está colonizado pero no enfermo
contagiosas Puede propagar la enfermedad
incubación. Tiempo entre la infección y los síntomas

 

Última actualización
11/4/2014
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.