Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

El hongo Candida generalmente se encuentra dentro y en el cuerpo en pequeñas cantidades. Está en la piel y en la boca, así como también en el tracto intestinal y el área genital. La mayor parte del tiempo, la Candida no ocasiona ningún síntoma. Cuando estos organismos crecen excesivamente, pueden ocasionar infecciones (candidiasis), lo que algunas veces se convierte en crónico. Si el hongo entra al flujo sanguíneo, la infección se puede esparcir a otras partes del cuerpo. Las infecciones en el flujo sanguíneo son las más comunes en los recién nacidos, niños con catéteres intravenosos de largos períodos y niños con sistemas inmunes debilitados ocasionado por enfermedades o medicamentos.

La candidiasis puede afectar la piel, las membranas mucosas (por ejemplo, boca, garganta), uñas, ojos y pliegues de la piel del cuello y las axilas, así como también la región del pañal (por ejemplo, vagina, pliegues de la ingle). La infección oral, denominada afta, ocurre con frecuencia en infantes y niños pequeños. Si las infecciones por candida se vuelven crónicas u ocurren en la boca de niños mayores, puede ser un signo de deficiencia inmunológica, como una infección del virus de inmunodeficiencia humano (VIH). Los bebes con un peso muy bajo al nacer son susceptibles a la candidiasis también. Los recién nacidos pueden adquirir la infección de sus madres, no solamente mientras estaban en el útero, sino también durante el paso a través de la vagina durante el nacimiento. La mayoría de estas infecciones son ocasionadas por Candida albicans, un hongo, aunque otras especies de Candida algunas veces son responsables. En algunos casos, los niños pueden desarrollar candidiasis después de haber recibido un tratamiento con antibacteriales.

Signos y síntomas

Cuando un infante desarrolla una infección por Candida , los síntomas incluyen parches dolorosos amarillos o blancos en la lengua, labios, encías, paladar (cielo de la boca) y parte interior de las mejillas. También se pueden esparcir en el esófago, ocasionando dolor cuando se traga. La candidiasis puede empeorar una dermatitis del pañal, produciendo un enrojecimiento y sensibilidad del área afectada y un borde rojo elevado en algunos casos. Las adolescentes que desarrollan una infección por hongos en la vagina y el área circundante puede tener síntomas como picazón; dolor y enrojecimiento; un flujo vaginal espeso con apariencia de «queso»; y dolor al orinar. La infección del flujo sanguíneo ocurre en niños que han estado hospitalizados o en casa con catéteres intravenosos. Una infección de hongos con frecuencia va seguida de una terapia de antibióticos. Las infecciones ocurren en niños con cáncer que reciben quimioterapia. En estos casos, el hongo en el intestino entra en el sistema sanguíneo. Una vez en la sangre, el hongo puede viajar a través del cuerpo, ocasionando infecciones en el corazón, pulmones, hígado, riñones, cerebro y piel. Las primeras señales de una infección son la fiebre y el bloqueo en catéter intravenoso.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Su pediatra, con frecuencia, le realizará el diagnóstico al examinar a su hijo y sus síntomas. Los raspados de las lesiones de Candida dentro de la boca o en otro lugar se pueden examinar debajo de un microscopio para buscar signos de infección. Un ultrasonido o un examen de tomografía computarizada puede detectar las lesiones de candida que se han desarrollado en el cerebro, riñones, hígado o bazo. Los cultivos de sangre o lesiones en la boca se toma para que crezca el hongo en el laboratorio e identificar el tipo y sensibilidad del hongo.

Tratamiento

Los medicamentos antimicóticos se utilizan para tratar la candidiasis. El antibiótico nistatina se recta con frecuencia para niños con infecciones superficiales como candidiasis bucal o Candida-relacionada con la dermatitis del pañal. Los medicamentos específicos proporcionados para la candidiasis varían, dependiendo de la parte del cuerpo donde se concentra la infección. Por ejemplo:

  • Boca y vías respiratorias (asociado con un sistema inmune debilitado): nistatina, clotrimazol, fluconazol, itraconazol
  • Esófago: nistatina, fluconazol, itraconazol
  • Piel: medicinas tópicas como nistatin, miconazol, clotrimazonl, naftifina y ketoconazol, entre otros
  • Vagina: clotrimazol tópico, miconazol, butoconazol, terconazol, tioconazol

Si la candidiasis se ha diseminado a través del flujo sanguíneo a varias partes del cuerpo, su pediatra usualmente recomendará el tratamiento con un medicamento intravenoso como la anfotericina B. Este medicamento ocasiona muchos efectos secundarios, pero aún así es un medicamento confiable para infecciones graves de hongos invasivos.

¿Cuál es el pronóstico?

Una vez que inicia el tratamiento, la mayoría de infecciones por candidiasis mejoran en un período de aproximadamente 2 semanas. Las recurrencias son bastante comunes. La candidiasis muy duradera algunas veces está relacionado con los chupetes. La infección es mucho más difícil de tratar en niños con catéteres o sistemas inmunes debilitados. El catéter generalmente se retira o reemplaza y se realizan pruebas para determinar si la infección se ha diseminado a otras partes del cuerpo. Es posible que la terapia antimicóticos deba suministrarse de semanas a meses.

Prevención

Para reducir el riesgo de candidiasis en el área del pañal del bebé, mantenga la piel tan limpia y seca como sea posible, cambiando frecuentemente los pañales. Las infecciones por hongos (candidiasis o vaginitis) frecuentemente sigue el curso de los antibacteriales. Para evitar esto, es importante usar únicamente antibióticos cuando es   necesario. La nistatina y fluconazol oral se utilizan con frecuencia para evitar la candidiasis en niños con sistemas inmunes debilitados.

 

Última actualización
10/1/2013
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.