Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

La bacteria Salmonella es más conocida por los problemas gastrointestinales que puede causar. Este tipo de enfermedad, denominada gastroenteritis, generalmente afecta el intestino delgado y es un motivo común de diarrea en los niños.

Sin embargo, la Salmonella (específicamente, los llamados organismos Salmonella no tifoideos) también puede causar una cantidad de otros trastornos. Estos incluyen la presencia de bacterias en la sangre (bacteremia), la inflamación de las membranas del cerebro o de la médula espinal (meningitis) e inflamación de los huesos (osteomielitis). Otros tipos de Salmonella pueden causar otras enfermedades, como una enfermedad bacteriana especialmente duradera conocida como fiebre tifoidea (o entérica). La fiebre tifoidea es poco frecuente en los Estados Unidos, pero es un problema para los viajeros a áreas del mundo donde la fiebre tifoidea es común (p. ej., India, América Latina, África, partes del Lejano Oriente).

Las infecciones por Salmonella se producen con más frecuencia en los niños menores de 4 años. Generalmente, es transmitida a los seres humanos por los productos animales, como las aves de corral, la carne de res, el pescado, los huevos y los productos lácteos. A veces, sin embargo, otros alimentos, como las frutas, las verduras y los productos de panadería han causado brotes. Con más frecuencia, esto ha sucedido cuando se contaminaron por contacto con un producto animal. Las bacterias también se pueden propagar bebiendo agua contaminada, así como a través del contacto con mascotas infectadas, como pollitos, serpientes, tortugas, lagartijas y otros reptiles. La fiebre tifoidea solo se transmite a través del contacto con una persona infectada o con un artículo contaminado por una persona infectada.

Signos y síntomas

Cuando su hijo tiene una infección por Salmonella que causa gastroenteritis, es posible que tenga síntomas como

  • Diarrea.
  • Cólicos y sensibilidad abdominal al tacto.
  • Fiebre.

La fiebre tifoidea se desarrolla gradualmente, con signos y síntomas que pueden incluir fiebre, dolor de cabeza, falta de apetito, letargo, dolor abdominal, cambios en el estado mental, aumento del tamaño del bazo y estreñimiento o diarrea.

El período de incubación de la gastroenteritis oscila entre 6 y 48 horas, mientras que la fiebre tifoidea tiene un período de incubación más largo, de 3 a 60 días.

Cuándo llamar a su pediatra

Comuníquese con su pediatra si su hijo no muestra mejoras en el término de 2 a 3 días desde que aparecen los síntomas, si tiene sangre en sus deposiciones o muestra signos de deshidratación (p. ej., no tiene lágrimas cuando llora, una disminución en la cantidad de veces que orina).

¿Cómo se llega al diagnóstico?

Su pediatra puede hacer pruebas para detectar la presencia de organismos Salmonella con cultivos de deposiciones, sangre u orina, que se examinan en el laboratorio.

Tratamiento

Los antibióticos no ayudan a tratar la gastroenteritis causada por Salmonella porque no acortan la duración de la enfermedad. Sin embargo, los antibióticos son necesarios cuando la infección se encuentra en la sangre, el cerebro, los huesos u otros órganos. Es posible que se administren antibióticos a los bebés menores de 3 meses debido al riesgo de que la infección se extienda a la sangre y otros órganos del cuerpo.

Un niño con diarrea intensa puede deshidratarse mucho y necesitar líquidos intravenosos o líquidos adicionales administrados por boca.

¿Cuál es el pronóstico?

La mayoría de las infecciones gastrointestinales por Salmonella duran de 4 a 7 días y desaparecen solas sin tratamiento.

Prevención

Las infecciones por Salmonella, a menudo, pueden prevenirse practicando buenas técnicas de higiene durante la preparación de los alimentos, así como lavándose las manos en forma regular. Asegúrese de cocinar bien los huevos, las aves y la carne molida. Siempre debe lavarse las manos después de jugar con mascotas, especialmente con lagartijas y tortugas. Si su hijo tiene un problema en su sistema inmunitario, debe evitar tener reptiles de mascota, como las lagartijas y las serpientes. Los niños con anemia de células falciformes tienen riesgo de tener una infección por Salmonella en los huesos. Los padres de estos niños deben evitar tener reptiles y anfibios de mascota.

Hay dos vacunas aprobadas contra la fiebre tifoidea para su uso en los Estados Unidos. Sin embargo, aunque solo pueden brindar protección limitada y solo se recomienda usarlas antes de viajar a áreas en las que el riesgo de tener fiebre tifoidea es elevado. Hable con su pediatra antes de viajar a otros países.

 

Última actualización
3/31/2014
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.