Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Debido a que los niños pasan tantas horas al día en la escuela o guardería, uno de los más grandes retos que enfrentan los padres es mantenerse actualizados de lo que está sucediendo allí, incluso la manera en que se ven afectados la salud y bienestar de su hijo.

Por supuesto que debe hablarle a su hijo diariamente sobre lo que sucede en la escuela en lo que respecta a asuntos acadámicos y sociales. ¿Quiánes son sus amigos? ¿Con quián almuerza? ¿Dónde come y quá come, si come en la cafetería de la escuela o compra comida en las máquinas expendedoras de comida? ¿Comparte su comida con sus amigos, intercambiando el almuerzo que usted le preparó por el almuerzo de un amigo?

En un número creciente de escuelas, los niños pueden utilizar una tarjeta de dábito escolar para comprar almuerzos y meriendas, a la que los padres pueden depositar dinero una vez a la semana o una vez al mes. Si su hijo utiliza una de estas tarjetas, ¿está usted al tanto de cómo gasta el dinero?

Si los fondos desaparecen muy rápido, es probable que su hijo está ingiriendo más alimentos de la cuenta y haciendo una mala selección nutricional. Necesita preguntarle con regularidad, ¿“Quá compraste hoy con la tarjeta de dábito”? Si no le agrada la respuesta obtenida, es probable que necesite cambiar de estrategia.

Por ejemplo, empiece por darle a su hijo, cada mañana, el dinero para que compre su almuerzo, para que no pueda gastar en artículos que es mejor que no ingiera.

Necesita utilizar el mismo enfoque práctico si su hijo asiste a una guardería. ¿Sabe quá es lo que come allí? ¿Cuántas actividades físicas está realizando?

Si piensa que la nutrición que reciba en la guardería no es óptima, prepárele almuerzo y merienda todos los días. Cuando le prepare emparedados, piense en cosas saludables como pavo o carne de res magra en lugar de pensar en mortadela o pastrami (jamón ahumado con especias). Los bocadillos pueden incluir yogurt, purá de manzana, rosquillas, un pedazo de fruta o barritas de queso bajo en grasa. De bebida, le puede enviar agua en botella o envíele dinero para que compre leche envasada.

Consulte las sugerencias de otras fuentes sobre comida saludable y niveles de actividad en la escuela y guardería. Recuerde supervisar lo que come su hijo. Incluso si está teniendo áxito en casa para mejorar la nutrición y nivel de actividad de su hijo, el entorno escolar puede debilitar estos esfuerzos si las cosas no permanecen bajo control allí.

 

Última actualización
5/21/2013
Fuente
A Parent's Guide to Childhood Obesity: A Road Map to Health (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.