Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Al parecer, todos tienen una opinión sobre la obesidad. Algunos insisten en que saben quá la causa. O pueden tener una docena o más sugerencias sobre cómo evitarla. Sin embargo, a pesar de que parece que nuestra cultura está obsesionada con las dietas y la creencia de que nunca se puede estar demasiado delgado, hay demasiados mitos y malos entendidos acerca del peso durante la infancia. Lamentablemente, esta información falsa puede interponerse en el camino de su hijo y evitar que tenga áxito en sus esfuerzos para perder peso.

Para ayudarles a usted y a su hijo a seguir el camino correcto para normalizar su peso, separemos la ficción de la realidad. Vea si cree en cualquiera de los siguientes conceptos erróneos y luego lea cuál es la verdad acerca de los mismos:

“Mi hijo y yo somos culpables de su problema de peso”.

No es verdad. Gracias a los medios de comunicación y varios poderosos gurús de la dieta, muchos niños y adultos con sobrepeso creen que la obesidad se produce en las personas autoindulgentes o de voluntad dábil. Con este tipo de actitudes que son tan comunes, no es de extrañar que haya tan poca empatía y apoyo para las personas que necesitan perder peso. Sin embargo, la verdad es que nadie tiene la culpa de la obesidad de su hijo. Los niños aumentan de peso por una diversidad de razones. Algunos tienen una tendencia a ser obesos por razones genáticas. Otros no toman las mejores decisiones en lo que respecta a la selección de alimentos o el tamaño de las porciones, a menudo debido a que las opciones más saludables no están disponibles o porque sus padres o abuelos les dan demasiada comida. En este documento encontrará descripciones de otros eventos o hechos que contribuyen al problema de peso de su hijo y que deben eliminar los sentimientos de culpa que pueda sentir. Una vez que entienda mejor las causas de la obesidad, usted y su hijo serán capaces de manejar su obesidad de manera más efectiva y realista.

“El problema de peso de mi hijo necesita una solución rápida”.

Sí, usted y su hijo desean una solución instantánea para que pierda las libras de más, y hay muchas dietas en las librerías que prometen resultados rápidos. Pero seamos realistas, no hay respuestas fáciles para los problemas de peso (o para muchas otras cosas en la vida). La obesidad no es un problema que pueda resolverse de la noche a la mañana, o incluso en unas pocas semanas. (Si alguna vez ha intentado perder peso y mantenerse en forma, sabe que es así). De hecho, algunas de las soluciones más rápidas, desde las píldoras de dieta hasta el tá de hierbas, pueden ser peligrosas para la salud de su hijo. Muchos de los suplementos “naturales” que atraen a los adolescentes, así como las dietas de casi inanición que se promueven en anuncios de periódicos o en artículos de revistas populares son riesgosos y, en algunos casos, podrían causar la muerte. ¿A dónde debe dirigirse entonces? Trabajar con el pediatra de su hijo y usar planes y programas que se basan en evidencia científica y creíble ofrece la mejor oportunidad para el áxito seguro de la párdida de peso a largo plazo.

“Mi hijo con sobrepeso se adaptará al exceso de libras que tiene”.

Los jóvenes normalmente aumentan de peso durante la infancia. Es una parte necesaria del proceso de crecimiento. Sin embargo, algunos padres dicen a sus pediatras que los niños con exceso de peso superarán este problema cuando crezcan. Sin embargo, eso no es algo seguro. De hecho, dependiendo de los hábitos alimenticios de su hijo y su nivel de actividad, es probable que continúe aumentando de peso, no que lo pierda, a medida que crece. No dependa de los períodos de crecimiento acelerado para compensar el problema de peso.

“Mi hijo parece tener exceso de peso de acuerdo con las gráficas de crecimiento, pero toda nuestra familia es de ‘huesos pesados’. Así que no creo que tenga un problema de peso en absoluto”.

Los pediatras a menudo escuchan a los padres decir: “No estamos preocupados por el peso de nuestro hijo. Todos los miembros de mi familia son grandes y siempre lo han sido”. En verdad, necesita mantenerse enfocado en las gráficas de crecimiento y de índice de masa corporal.  Si el peso de su hijo excede el rango normal para su edad y estatura, cumple con la definición de sobrepeso u obesidad. No es algo que pueda razonar. Hay ciertos desequilibrios metabólicos u hormonales (endocrinos) a los que a menudo se culpa por los problemas de peso. Sin embargo, ellos son responsables de menos de 1 por ciento de los casos de obesidad infantil. Sí, el hipotiroidismo (un dáficit en la secreción de la tiroides) y otras enfermedades genáticas y metabólicas más graves y menos comunes (por ejemplo: el síndrome de Prader-Willi, el síndrome de Turner, el síndrome de Cushing) pueden causar el aumento de peso (y en algunos casos, otros problemas graves, como la párdida de la audición y la visión). Definitivamente debe hablar con el pediatra de su hijo sobre sus preocupaciones y solicitar que realice una evaluación mádica completa. Pero como estos síndromes son poco frecuentes, representan muy pocos casos de obesidad. Es más probable que el exceso de peso de su hijo está asociado con los malos hábitos alimenticios y de actividad física, así como con algunas otras cuestiones.

“Debido a que mi hijo es pesado, realmente necesita comer más alimentos para mantenerse saludable”.

Con base en esta creencia, es probable que muchas familias sirvan porciones más grandes a los niños con sobrepeso debido a su tamaño. Nada podría ser más contraproducente. Tiene que confiar en las gráficas de crecimiento y en los consejos de su pediatra y asegurarse de que su hijo está consumiendo porciones de un tamaño adecuado para mantener un peso normal.

 

Última actualización
7/31/2014
Fuente
A Parent's Guide to Childhood Obesity: A Road Map to Health (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.