Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Los niños y las niñas que pesan 10 por ciento o más por encima de su peso saludable pueden ser candidatos para un programa de control de peso. Los años de adolescencia son un momento crucial para adelgazar: Las estadísticas muestran que de cada veinte jóvenes que son obesos al salir de la adolescencia, todos menos uno tendrán ese exceso de peso por el resto de sus vidas.

¿Cuánto debe adelgazar mi hijo adolescente?

El Dr. Sigman recomienda establecer un rango de peso saludable objetivo en comparación con una cifra exacta. Para empezar, nuestro peso fluctúa naturalmente entre cinco a veinte libras. Pero, también, “El objetivo final es lograr que los niños adquieran el hábito de comer alimentos nutritivos y hacer ejercicio regularmente”, dice “y dejar que su peso llegue a un nivel que sea cómodo y realísticamente alcanzable”.

¿Cuántas calorías debe consumir mi hijo adolescente?

Las dietas bajas en calorías, que prometen una reducción de tres a cuatro libras a la semana están condenadas al fracaso y no es solo porque la mayoría de adolescentes las encuentran demasiado restrictivas para seguirlas durante cualquier período de tiempo. Con 400 a 800 calorías al día, estos programas de dieta intensiva proporcionan menos de un cuarto de los requerimientos calóricos del adolescente promedio y menos de un tercio de las calorías que necesita la adolescente promedio.

En respuesta a esta amenaza, el cerebro busca volver el cuerpo a su peso biológico ideal o valor determinado. Actúa como un termostato, al frenar el metabolismo y aumentar la proporción del exceso de calorías almacenadas como grasa. El cerebro también envía mensajes de hambre a la persona. Es por ello que las dietas a menudo parecen tener un buen principio y luego se estabilizan. De hecho, la mayoría de las personas que hacen dieta recuperan más libras de las que perdieron.

Un plan sensato de dieta busca una pérdida gradual de peso de no más de una o dos libras por semana. La mayoría de los jóvenes debe ser capaz de alcanzar este objetivo sin tener que modificar drásticamente su dieta. Los adolescentes desarrollados necesitan recortar solo 500 calorías al día; los niños y niñas que aún se encuentran en la pubertad pueden reducir su consumo de calorías a la mitad de esa cantidad y perder peso sin detener su crecimiento. El enfoque, sin embargo, siempre debe ser el desarrollo de hábitos saludables de alimentación y no la pérdida de peso propiamente.

 

Última actualización
3/31/2014
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.