Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Muchos niños (así como adultos) tienden a ganar peso durante los días festivos y las vacaciones. En un viaje de una semana a la playa, por ejemplo, las familias con frecuencia le restan importancia a su nutrición y rutinas de actividad en los eventos del día. Es por eso que es útil pensar con anticipación y prepararse antes de unas vacaciones. ¿Puede ponerse de acuerdo toda la familia en continuar la alimentación saludable durante su viaje? ¿Puede programar alguna actividad física durante sus vacaciones, ya sea caminar por el parque de diversiones o nadar en la piscina del hotel? Cuando se encuentra de viaje, no debe tomar vacaciones con respecto a su ejercicio y alimentación correcta.

Durante los feriados y otras ocasiones especiales, no pierda de vista lo que su hijo está comiendo. Las celebraciones de Navidad y Hanukkah con frecuencia duran gran parte de diciembre, con abundancia de dulces y pasteles que ofrecen una tentación tras otra. En realidad, para muchas familias, la preocupación con la comida se extiende desde el Día de Acción de Gracias hasta Año Nuevo. No es ninguna sorpresa que necesita abordar esta ápoca del año con más cuidado.

Por lo tanto, ¿cómo enfrentará los días festivos? Sin lugar a dudas, no desea privar a su hijo de las celebraciones. Todos nosotros, niños y adultos por igual necesitamos esta clase de celebraciones en nuestras vidas. ¡Pero celebre el día, no el mes completo! Su hijo puede disfrutar el día festivo, saliendo de su plan nutritivo solo por un día, y después regresar a su plan de alimentación saludable.

Los mismo ocurre para las fiestas de cumpleaños, otros días festivos religiosos y Halloween. Si invitan a su hijo a la fiesta de cumpleaños de un amigo, sin lugar a dudas puede comer un poco de helado y pastel. Pero recuerde tomar solo una ayuda del trato. El domingo de Pascua, por ejemplo, puede comer un poco de dulces, pero llene la mayor parte de la canasta de Pascua con juguetes baratos, y no haga de la Pascua una celebración de 2 semanas con abundantes golosinas repletas de azúcar. En Halloween, permita que su hijo pida dulces, pero después sugiérale que le venda los dulces por una cantidad negociada. Ella recibirá un poco de dinero y usted puede deshacerse de los dulces. La mayoría de niños consideran eso como un muy buen trato, además, si los dulces se quedaran en casa en lugar de eso, ¡usted sabe que alguien se los comería! La clave es incorporar estas ocasiones como parte de la rutina de la familia junto con los patrones de actividad y la nutrición diaria de la familia.

Ahora, ¿cuáles son otros tipos de reuniones familiares? En algunas culturas, las reuniones con la familia extendida, se pueden volver en banquete absoluto, que dura desde el desayuno hasta que se apague la última luz. Ciertamente, la familia extendida es importante, pero ¿en realidad necesita su hijo servirse enormes porciones de comida cada vez que visiten la casa de su tío favorito? De hecho, es importante pensar en la moderación cuando se encuentra en la casa de sus familiares. Los familiares, abuelos, tíos y tías, pueden tener un enorme efecto en la salud de su hijo. Invítelos a que la apoyen en su recorrido hacia una mejor salud. Hágales saber que le gustaría que formen parte del equipo de salud de su hijo.

 

Última actualización
3/10/2014
Fuente
A Parent's Guide to Childhood Obesity: A Road Map to Health (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.