Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Como se puede imaginar, cuando tiene un hijo intentando perder peso, es necesario que preste atención particular a las horas de la comida. Se deben estructurar firmemente, no solo para su hijo obeso, sino para toda la familia.

En general, 3 comidas y de 1 a 2 meriendas por días, sin omitir ninguna comida, es óptimo (si su hijo omite una comida, se volverá hambrienta y se adaptará para comer en exceso). Así mismo, si sabe que la cena se servirá a las 6:00 p.m., tendrá menos probabilidades de empezar a buscar un bocadillo a las 5:30 p.m., mientras que si la cena se sirve a diferente hora cada noche (por ejemplo, a veces a las 6:00 p.m., pero otras veces a las 8:00 p.m.), es posible que tome un bocadillo a las 5:30 p.m. en vez de arriesgarse a tener que esperar 2 o 3 horas para satisfacer sus retortijones de hambre. Existe otro elemento muy importante para la alimentación estructurada, y es asegurarse de que la familia come junta lo más frecuentemente posible sin distracciones. En muchos hogares, las familias pocas veces se sientan a comer juntas, y cuando lo hacen, la TV está encendida y ninguno (excepto a lo mejor una estrella de alguna serie cómica o el reportero local) dice una palabra durante la hora de la cena. La TV es una interrupción que debe evitar mientras está comiendo.

Precisamente, ¿qué tan importantes son las comidas en familia? En muchos grupos familiares, son el único período del día en el que la familia está unida, brindándole a cada adulto y niño una oportunidad de hablar sobre lo que ocurrió en la escuela o en el trabajo. Es un momento en el que la familia se puede unir unos con otros. También es un momento para enseñarle a su hijo sobre las comidas saludables y balanceadas y los tamaños óptimos de las porciones, y cuando puede ser el modelo del rol de una alimentación saludable. También puede motivar a su hijo, celebrar sus éxitos y reafirmar si está teniendo dificultades. Como un beneficios agregado, podrá observar qué y cuánto está comiendo.

Una nota más: estas comidas familiares probablemente se volverán menos comunes mientras su hijo entra en la adolescencia. Una vez se involucre en los ensayos para la obra teatral de la escuela secundaria o trabaje medio tiempo en la farmacia local, envidiará esos días en los que la familia podía estar unida en el comedor. Aproveche estas oportunidades como entrañables momentos que se convertirán en algunos de los más dulces recuerdos familiares muchos años después.

Peligros durante el fin de semana

Algunos padres consideran que tienen buen control sobre cómo se desarrollan las vidas de sus hijos durante la semana. Existe una estructura para el día, de lunes a viernes, incorporando la escuela y las actividades extracurriculares que ayudan a controlar de manera efectiva los niveles de actividad y nutrición de sus hijos.

Después llega el fin de semana. La rutina en la que se apoyan durante los 5 días anteriores simplemente no está, y es entonces cuando surge con frecuencia el problema. Los sábados, es posible que los niños terminen viendo TV desde que amanece hasta el cansancio (si se los permite). En el proceso, no están haciendo ningún ejercicio, y probablemente están consintiendo demasiado los bocadillos cuando no están jugando con el control remoto. Luego se encuentran las cenas del fin de semana en el restaurante favorito de la familia con bufé libre, o la tarde en el estadio de béisbol en donde todos muchos perros calientes.

¿Cuál es la solución? Es necesario planificar los sábados y los domingos con tanto cuidado como el resto de la semana de su hijo. Ayude a programar su horario para que al menos una parte de cada sábado y domingo se dedique a la actividad física. Inscríbala en un programa deportivo las tardes del sábado en el centro comunitario. En casa, asegúrese de que solo haya disponibilidad de bocadillos saludables para que agarre. No hay necesidad de que su hijo vuelva a lo mismo los fines de semana, pero tomará un poco de planificación familiar consistente para garantizar que no ocurra.

 

Última actualización
5/24/2013
Fuente
A Parent's Guide to Childhood Obesity: A Road Map to Health (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.