Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Cualquiera que haya intentado perder peso y no recuperarlo más, ya sean adolescentes o adultos, sabe que no es fácil. Se necesita compromiso, perseverancia y mucha paciencia.

En una sociedad que valora la solución rápida, no es sorprendente que algunos adolescentes obesos estén tomando pastillas para adelgazar como punto mágico para liberarlos del difícil trabajo de comer correctamente y hacer ejercicio con regularidad. En búsqueda de una solución fácil, los adolescentes están pidiéndoles a sus padres (y pediatras) medicamentos con receta médica para perder peso con más frecuencia. O visitan farmacias por su propia cuenta y compran pastillas para adelgazar sin receta médica que prometen desaparecer las libras sin ningún esfuerzo.

Su propio adolescente con sobrepeso puede estar tentado de utilizar estos medicamentos, pero no es aconsejable que lo haga. Hágale saber a su adolescente que no hay ningún medicamento para perder peso sin receta médica que se haya comprobado que es seguro y efectivo para los adolescentes. Orlistat, un medicamento con receta médica para perder peso que bloquea la absorción de grasa en el intestino y que la Administración de drogas y alimentos ha aprobado para niños mayores de 12 años, solo es útil en unos cuantos adolescentes que cumplen un criterio estricto. Es necesario utilizar este medicamento bajo supervisión médica para supervisar la nutrición del adolescente y los efectos secundarios del medicamento. El control de peso requiere un esfuerzo de muchos meses e incluso años, y ningún medicamento sin receta médica se ha desarrollado para uso a largo plazo.

Aquí es donde es necesario mantener la autoridad de padres. Su adolescente no debe tomar pastillas para adelgazar. Existen maneras más seguras para perder peso.

Ahora, ¿que hay de la cirugía de pérdida de peso? Una pequeña cantidad de centros en los Estados Unidos está realizando bypass gástrico y formas similares de cirugía´ en adolescentes extremadamente obesos. Cualquier procedimiento quirúrgico conlleva riesgos, por lo que estos procedimientos solo se deben practicar en centros que realizan investigaciones continuas sobre los riesgos y beneficios a largo plazo. Aún cuando estas operaciones tienen dramáticos beneficios de pérdida de peso, su adolescente aún tendrá que mejorar la manera en la que come y hace ejercicios después de la cirugía.

Hable con su pediatra sobre los beneficios y las desventajas de estas operaciones, y si el médico considera que su adolescente es un candidato para el procedimiento, el pediatra puede referirlo con un cirujano para una evaluación.

 

Última actualización
5/24/2013
Fuente
A Parent's Guide to Childhood Obesity: A Road Map to Health (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.